Polimenorrea: períodos frecuentes - ciclos cortos

Datos verificados

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 16 noviembre, 2021

Como si una vez al mes no fuera suficiente, algunas mujeres sufren períodos menstruales frecuentes, a menudo cada tres semanas.

La menstruación frecuente no solo resulta inconveniente en la vida diaria, sino que también indica un desequilibrio en el cuerpo y requiere de una evaluación médica. Conocer los patrones menstruales es fundamental para identificar cualquier trastorno y lograr una óptima salud reproductiva.

Sigue leyendo para aprender todo sobre la polimenorrea, desde su definición médica, síntomas y causas, hasta los riesgos y consecuencias que pueden tener los períodos frecuentes sobre la salud y cómo obtener un alivio duradero.

Polimenorrea: períodos frecuentes - ciclos cortos

¿Qué es la polimenorrea?

¿Qué es la polimenorrea?

Polimenorrea es el término médico utilizado para designar los ciclos cortos, con menos de 21 días de duración.1 Las mujeres con polimenorrea tienen períodos menstruales frecuentes, alrededor de 20 por año, en comparación con los 9 a 12 que caracterizan a una menstruación saludable.2

Un ciclo menstrual saludable se define como aquel que dura entre 21 y 35 días, donde el sangrado ocurre de 3 a 7 días.3

La menstruación frecuente se clasifica generalmente como períodos irregulares o sangrado uterino anormal. Es uno de los trastornos menstruales más comunes y requiere de evaluación y tratamiento.

Síntomas de ciclos cortos

Síntomas de polimenorrea

Además de la menstruación frecuente, no hay otros síntomas asociados con la polimenorrea. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los ciclos cortos indican la existencia de un desequilibrio en el cuerpo. Por ello, pueden ir acompañados de síntomas relacionados con la causa subyacente, tales como:

Causas de polimenorrea

Causas de polimenorrea

La mayoría de los casos de menstruación frecuente comparten la misma causa subyacente, un desequilibrio hormonal, que puede ser provocado, directa e indirectamente, por hábitos de vida poco saludables o ciertas condiciones médicas.

Las causas más comunes de períodos menstruales frecuentes incluyen:

  • Insuficiencia de la fase lútea
  • Estrés prolongado
  • Endometriosis
  • Premenopausia
  • Enfermedad de la tiroides
  • Ejercicio excesivo
  • Síndrome de ovario poliquístico (SOP)
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Trastornos hipotalámicos o pituitarios
  • Diabetes
  • Grasa corporal excesiva o insuficiente
  • Trastornos alimenticios
  • Miomas o quistes uterinos
  • Métodos de control de la natalidad

Períodos frecuentes: riesgos y consecuencias

Tener períodos más frecuentes de lo que se considera saludable puede tener repercusiones negativas en la salud general y reproductiva, tales como:

Anemia

La menstruación frecuente puede provocar anemia debido a la pérdida de sangre durante el período.4 Cuando la sangre no tiene suficientes glóbulos rojos, el transporte de oxígeno se ve comprometido, lo que provoca fatiga, falta de energía y otros síntomas.

Infertilidad

Las mujeres con ciclos cortos pueden tener dificultad para determinar su ventana fértil, ya que ésta puede coincidir con sus días de sangrado. Otros pueden luchar con problemas de ovulación, incluida la escasa frecuencia o falta total de ovulación, lo que lleva a la infertilidad.

Aborto espontáneo

También es posible que una mujer con polimenorrea tenga una fase lútea corta (la segunda parte del ciclo menstrual después de la ovulación), lo cual podría no dar tiempo suficiente para que se lleve a cabo la implantación del óvulo fecundado, provocando un aborto espontáneo.5

Tratamiento de la polimenorrea

Tratamiento de la polimenorrea

Es importante mencionar que, siempre que se hayan descartado posibles causas subyacentes, los ciclos cortos pueden ser la norma para quienes siempre los han tenido y, por lo tanto, no requieren tratamiento.

Por otro lado, en el caso de mujeres cuyos ciclos cortos son el resultado de hábitos poco saludables o condiciones de salud no resueltas, el tratamiento estará principalmente dirigido a controlar la causa subyacente y aliviar el desequilibrio hormonal, pudiendo incluir lo siguiente:

Ajustes en el estilo de vida

  • Dieta balanceada, rica en alimentos con fitoestrógenos y hierro, tales como la linaza, la espinaca, las nueces y las lentejas.
  • Ejercicio regular, con entrenamientos de intensidad moderada durante 150 minutos semanales.6
  • Técnicas para aliviar el estrés, que incluyan ejercicios de respiración profunda, meditación o yoga.

Terapias alternativas

  • Suplementos nutricionales, como hierro, para resolver las deficiencias que pueden estar detrás de la menstruación frecuente.
  • Suplementos fitoestrogénicos, como el sauzgatillo, para promover el equilibrio hormonal mediante compuestos de origen vegetal con efectos similares al estrógeno.
  • Suplementos reguladores de hormonas, como Macafem Períodos Saludables, que nutren las glándulas endocrinas para lograr una óptima producción de hormonas.

Medicina convencional

  • Medicamentos, como píldoras anticonceptivas, para reducir el flujo menstrual y alargar el ciclo.
  • Psicoterapia para las personas con trastornos alimenticios, o ansiedad, que puedan provocar alteraciones en el período.

Conclusiones

Sin duda, padecer de polimenorrea puede afectar negativamente la calidad de vida de las mujeres. Este trastorno menstrual se caracteriza por ciclos cortos, con una duración menor de 21 días, lo que se traduce en períodos menstruales frecuentes durante todo el año. Si bien los ciclos menstruales cortos no suelen ir acompañados de otros síntomas, generalmente son una señal que indica la existencia de otras condiciones de salud subyacentes, las cuales pueden manifestarse mediante diversos síntomas, tales como calambres, sofocos o fatiga. La mayoría de esas causas son hormonales y se deben a trastornos como el síndrome de ovario poliquístico, enfermedades de la tiroides, o hábitos poco saludables, tales como ejercicio excesivo o un estilo de vida estresante. Debido al mayor riesgo de anemia, infertilidad y aborto espontáneo asociados con ciclos menstruales cortos, la polimenorrea debe evaluarse y tratarse de inmediato, combinando buenos hábitos (dieta balanceada, ejercicio y técnicas de alivio del estrés) con el consumo de suplementos herbales y el uso de medicina convencional para controlar las condiciones subyacentes.