Fatiga

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 14 octubre, 2019

La fatiga es un sentimiento continuo de cansancio. Puede causar una disminución en la capacidad de atención o la incapacidad para enfocar, lo que a veces se denomina niebla cerebral o confusión. Las personas que sienten los agotadores efectos físicos y mentales de la fatiga a menudo tienen dificultades para funcionar, lo que conduce a un menor disfrute de la vida diaria.

La fatiga se caracteriza por letargo y falta de energía, en lugar de somnolencia. Es difícil medir y evaluar con precisión la fatiga, porque los médicos deben confiar enormemente en la descripción del caso del paciente, en lugar de un análisis físico o de diagnóstico completo.

Las condiciones médicas preexistentes pueden empeorar debido a los efectos debilitantes de la fatiga, que pueden experimentar personas de todas las edades.

Fatiga

Acerca de la fatiga

Datos sobre la fatiga

  • Aproximadamente 1,5 a 2 millones de estadounidenses padecen actualmente fatiga crónica.
  • La fatiga es la segunda después del dolor, como el síntoma más común que ven los médicos en los pacientes.
  • Hasta el 80% de las mujeres que pasan por la menopausia reportan experimentar fatiga.
  • Aproximadamente el 20% de los estadounidenses sostienen que tienen fatiga que interfiere con sus vidas normales. De este grupo, se estima que 20-60% de los casos de fatiga tienen causas físicas y 40-80% emocionales.

La fatiga es un sentimiento continuo de cansancio. Puede causar una disminución en la capacidad de atención o la incapacidad para enfocar, lo que a veces se denomina niebla cerebral o confusión. Las personas que sienten los agotadores efectos físicos y mentales de la fatiga a menudo tienen dificultades para funcionar, lo que conduce a un menor disfrute de la vida diaria.

La fatiga se caracteriza por letargo y falta de energía, en lugar de somnolencia. Es difícil medir y evaluar con precisión la fatiga, porque los médicos deben confiar enormemente en la descripción del caso del paciente, en lugar de un análisis físico o de diagnóstico completo.

Las condiciones médicas preexistentes pueden empeorar debido a los efectos debilitantes de la fatiga, que pueden experimentar personas de todas las edades.

Identificando la fatiga

La fatiga se puede separar en dos categorías distintas; Fatiga aguda, que es a corto plazo, y fatiga crónica, que está en curso.

Acerca de la fatiga

Causas

Los cortos períodos de fatiga pueden coincidir con los cambios hormonales. Sigue leyendo para descubrir las causas hormonales de la fatiga.

Aprender sobre las causas de la fatiga es la clave para entender cómo prevenir y tratar estos ataques molestos. Si bien las causas exactas del trastorno son complejas y no se comprenden por completo, la mayoría de los médicos e investigadores creen que los cambios hormonales son la causa principal de la fatiga. Además de estas causas hormonales completamente normales, otros factores y condiciones médicas pueden, en casos más raros, desencadenar episodios de fatiga.

Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas hormonales y adicionales de la fatiga.

Causas hormonales de la fatiga

Las hormonas son compuestos químicos que regulan una variedad de funciones dentro del cuerpo, como la función cerebral, el crecimiento y la reproducción sexual. Se requiere un equilibrio fino de los niveles hormonales para que el cuerpo funcione según lo previsto, aunque los factores congénitos y externos pueden causar un cambio en este equilibrio. Por lo tanto, niveles más altos o más bajos de ciertas hormonas pueden causar fatiga.

Investigadores médicos han descubierto que los niveles fluctuantes de ciertas hormonas, específicamente el estrógeno y la progesterona, pueden hacer que las mujeres sean más susceptibles a la fatiga profunda y frecuente, incluso después de una noche completa de sueño. Esto se debe a que estas hormonas influyen en los niveles corporales de melatonina y cortisol, dos compuestos que influyen fuertemente en la calidad del sueño y la cantidad de energía requerida para realizar cualquier actividad.

Además, también hay factores específicos que pueden explicar la aparición o la gravedad de la fatiga según la etapa de la vida reproductiva de una mujer en la que se presenta el trastorno. Por ejemplo, durante la pubertad, la fatiga tiende a ser causada por algo diferente que durante la menopausia.

Causas hormonales durante diferentes fases en la vida de una mujer

La pubertad es la etapa en la que el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas reproductivas; estos y otros factores, como las presiones académicas y de citas, contribuyen a la fatiga durante la pubertad.

El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas, que junto con otros factores, como los cambios de humor o los cambios corporales, pueden provocar fatiga.

El posparto y la lactancia materna es otra etapa en la que las hormonas reproductivas están desequilibradas, lo que conduce a síntomas como la fatiga. Además, otros factores contribuyen a la fatiga en el posparto, como la depresión posparto.

La menopausia es la etapa en la vida de una mujer cuando la producción de hormonas reproductivas disminuye naturalmente, lo que indica el final de la fertilidad de una mujer. Además de las causas hormonales, otros factores contribuyen a la fatiga durante la menopausia, incluida la experiencia de otros síntomas de la menopausia.

Otras causas menos comunes de fatiga

Aunque la fatiga puede ocurrir a lo largo de la vida de una mujer, y es más comúnmente causada por un cambio en las hormonas, en casos raros puede ser un signo de una condición subyacente más grave, como depresión, narcolepsia, disfunción tiroidea e insomnio.

Aunque la causa más probable de fatiga en las mujeres es el desequilibrio hormonal, algunas mujeres tienen más riesgo de experimentarlo que otras. Sigue leyendo para aprender más sobre los factores de riesgo para desarrollar fatiga.

Causas de la fatiga

Factores de riesgo y desencadenantes

Factores de riesgo para la fatiga

Por diferentes motivos de comportamiento, psicológicos y de salud, algunas mujeres tienen más probabilidades de sufrir fatiga que otras. Estos factores predisponentes pueden afectar los niveles hormonales de una mujer y aumentar las posibilidades de que la mujer desarrolle fatiga durante su vida reproductiva.

Desencadenantes de la fatiga

Además de los factores de riesgo a largo plazo, la fatiga también puede ser provocada por otros hábitos y ambientes más controlables. Evitar estos hábitos y controlar mejor la reacción de uno a estos entornos poco saludables puede ayudar a disminuir la aparición de los síntomas de fatiga.

Continúe leyendo para descubrir más sobre los signos y síntomas más comunes de la fatiga.

Fatiga factores de riesgo y desencadenantes

Signos y síntomas

Hay una variedad de signos y síntomas médicos que ayudan a identificar la fatiga. Siga leyendo para obtener más información sobre los signos y síntomas médicos de la fatiga y qué esperar durante una visita al médico.

Síntomas comunes de fatiga

  • Sentirse extremadamente débil o agotado
  • Incapacidad para concentrarse, mente con niebla
  • Tiempos de reacción más lentos (mentales y / o físicos)
  • Irritabilidad, baja tolerancia al estrés
  • Cansancio extremo después de comer
  • Sensación pesada en el cuerpo
  • Falta de energía

Signos de fatiga

Más allá de los síntomas físicos de la fatiga, también hay indicadores médicos que pueden ser evaluados por un médico o profesional de la salud, y se pueden tener en cuenta al diagnosticar el trastorno:

  • Niveles de estrógeno. Los desequilibrios hormonales pueden ser causados por el estrógeno, especialmente durante la pubertad, el embarazo, el posparto y la menopausia. Los niveles cambiantes de estrógeno en el cuerpo de una mujer durante estos períodos pueden provocar fatiga.
  • Tiempo y duración de los síntomas. Podría ser una buena idea registrar los sentimientos de fatiga en un diario. Incluya cuándo ocurre (hora del día y con qué frecuencia), alimentos consumidos, niveles de estrés, ejercicio y cualquier información relevante adicional. Esto puede ayudar a establecer un patrón, para ver si la fatiga es causada por algo manejable, como comer en exceso, el estrés o el trabajo.

Diagnóstico de fatiga

Un médico también realizará tres procedimientos para diagnosticar e identificar la fatiga. Revisarán el historial médico del paciente, realizarán un examen físico y finalizarán con una evaluación psicológica. Si es necesario, se pueden ordenar pruebas adicionales.

Complicaciones de la fatiga

Los casos leves e infrecuentes de fatiga pueden ocurrir como un pasado natural de los cambios hormonales asociados con el ciclo menstrual de una mujer. Sin embargo, la fatiga crónica causada por un desequilibrio hormonal puede interferir con la calidad de vida de una mujer. En casos raros, cuando la fatiga crónica no se trata, puede dar lugar a ciertas complicaciones, que son más riesgosas para la salud emocional y mental de la mujer. Estas posibles, pero infrecuentes, complicaciones de la fatiga pueden incluir depresión o un tiempo de reacción reducido, y tienen algunas señales de advertencia específicas.

Las mujeres que experimentan síntomas frecuentes de fatiga extrema que interfieren con sus vidas diarias pueden desear tratarlas o aprender cómo prevenirlas. Sigue leyendo a continuación para aprender técnicas y hábitos útiles que eviten la fatiga o que sean más manejables.

Fatiga signos y sintomas

Manejando la fatiga

Prevención de la fatiga

Hay muchas cosas diferentes que una persona que sufre de fatiga puede hacer para prevenir y controlar los síntomas. Si bien no existe una única cura para la fatiga, hay cambios que una mujer puede hacer en su vida, lo que ayudará a disminuir los efectos físicos y mentales de la fatiga.

Los cambios en el estilo de vida son la primera línea de tratamiento disponible y son muy importantes para tratar la fatiga. Centrarse en la dieta, el ejercicio y los hábitos saludables puede tener un gran impacto en la experiencia de fatiga de una mujer. Además, las mujeres pueden tratar de mejorar estos enfoques de estilo de vida con el uso de los suplementos adecuados para ayudarlos a mantener su sistema endocrino en buena forma y, por lo tanto, ayudar a prevenir o aliviar los síntomas de desequilibrio hormonal, como la fatiga.

Manejando la fatiga

Cuando una mujer experimenta fatiga, hay cosas que puede hacer para controlarla de manera efectiva. Trabajar para evitar los factores desencadenantes y hacer cambios simples puede afectar en gran medida la experiencia de la mujer con la fatiga.

Consejos alternativos de manejo para la fatiga

Los tratamientos alternativos también son una excelente manera de aliviar los síntomas de la fatiga. Este tipo de tratamiento no llegará a la causa principal de la fatiga, que es un desequilibrio hormonal, pero generalmente disminuirá los síntomas a corto plazo. Los tratamientos alternativos para la fatiga incluyen la acupuntura y la terapia de relajación.

Si bien estas medidas a menudo ayudan a reducir los síntomas de fatiga, no pueden tratar la raíz del problema, que en la mayoría de los casos es un desequilibrio hormonal. Sin embargo, existen varios tratamientos naturales que pueden tratar las causas hormonales de la fatiga. Continúe en la siguiente sección para obtener más información sobre el tratamiento de la fatiga del estado de ánimo.

Fatiga prevencion y manejo

Tratamientos

El tratamiento de la fatiga, ya sea aguda o crónica, es importante para evitar que empeore o se convierta en un problema continuo.

Tres enfoques para tratar la fatiga

Hay tres niveles de tratamiento para la fatiga que son:

  1. Cambios en el estilo de vida
  2. Medicina alternativa
  3. Opciones farmacéuticas

Siempre se recomienda comenzar con el enfoque menos riesgoso, los ajustes de estilo de vida, que suele ser el menos costoso e invasivo, y luego pasar al siguiente nivel de atención. Si bien la intervención médica no suele ser necesaria para tratar la fatiga, algunas mujeres que no pueden encontrar alivio a los cambios en el estilo de vida y la medicina alternativa pueden considerar opciones farmacéuticas, después de evaluar adecuadamente los riesgos asociados con dicho tratamiento.

1

Cambios en el estilo de vida para la fatiga

La mayoría de los casos de fatiga aguda pueden revertirse con el reposo. Debido a que diferentes personas requieren diferentes cantidades de sueño para un funcionamiento óptimo, es mejor tratar de tener un sueño que sea refrescante, en lugar de alcanzar un número específico de horas cada noche. Está bien tomar siestas, siempre que no sean más de una hora, lo que causará aturdimiento y probablemente una incapacidad posterior para dormir durante la noche. Sin embargo, un rápido 10 minutos puede ser suficiente para hacer una diferencia en los niveles de energía y disminuir los síntomas de fatiga.

Si bien los cambios en el estilo de vida solo pueden disminuir la intensidad de la frecuencia de la fatiga, no abordan directamente el desequilibrio hormonal que se encuentra debajo de él. La medicina alternativa ha demostrado ser una excelente manera de tratar la fatiga y los desequilibrios hormonales de una manera segura y natural.

2

Medicina alternativa para la fatiga

Las medicinas alternativas y los suplementos implican un riesgo mínimo y pueden ser formas efectivas de tratar la fatiga. Hay dos tipos diferentes de suplementos herbales disponibles; fitoestrógenos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrógenos

Las hierbas fitoestrógenas como el cohosh negro y el trébol rojo contienen componentes estrogénicos producidos por las plantas y agregan estrógeno al cuerpo.

Estas hierbas son principalmente efectivas para ayudar a las mujeres que sufren desequilibrios hormonales relacionados con niveles bajos de estrógeno, pero no se recomiendan para uso a largo plazo porque pueden hacer que el cuerpo de una mujer sea menos capaz de producir su propio estrógeno.

Además, no son necesariamente eficaces para las mujeres que sufren de otros tipos de desequilibrio hormonal, o que pasan por la pubertad o el embarazo.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Los suplementos herbales que regulan las hormonas, incluido Macafem, estimulan la producción de hormonas de una mujer sin contener estrógenos, al nutrir directamente las glándulas pituitaria y endocrina, promoviendo una producción hormonal más eficiente.

Estos suplementos pueden considerarse la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal subyacente detrás de la fatiga, y pueden tomarse a lo largo de la vida de una mujer, ya que apoyan la producción natural de hormonas del cuerpo.

También existen otros suplementos herbales que pueden mejorar el manejo de síntomas de la fatiga.

Una combinación de métodos suele ser efectiva. Cambios en el estilo de vida, junto con el uso de medicina alternativa, usualmente son la mejor manera de aliviar los síntomas de la fatiga crónica. En algunas mujeres, sin embargo, la gravedad de los síntomas hace necesario un tratamiento especializado y más intensivo.

3

Opciones farmacéuticas para la fatiga

Si ni los hábitos de estilo de vida ni los tratamientos alternativos proporcionan alivio de los síntomas de fatiga, puede ser necesario tomar medicamentos recomendados por un profesional de la salud. Sin embargo, las intervenciones farmacéuticas implican el mayor riesgo y, a menudo, los costos más altos, y no todos los tratamientos son adecuados para las mujeres en cada etapa de la vida; muchos medicamentos pueden ser riesgosos para las mujeres embarazadas o en período de lactancia. Se recomienda encarecidamente hablar con un médico autorizado antes de comenzar cualquier tratamiento farmacéutico para la fatiga.

Hay tres tipos principales de opciones farmacéuticas que se pueden prescribir para tratar la fatiga, los medicamentos que regulan las hormonas, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y los medicamentos que regulan el estado de ánimo.

Estos tres enfoques no son mutuamente excluyentes. Una mujer puede usar diferentes enfoques en diferentes momentos o cualquier combinación de ellos, dependiendo de la duración y la severidad de los síntomas. Hoy en día, cada vez más mujeres encuentran que tratar los síntomas de fatiga relacionados con el desequilibrio hormonal se logra mejor a través de una combinación de estilo de vida saludable y tratamientos alternativos.

Tratamientos para la fatiga

Fuentes