Sequedad vaginal

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 29 marzo, 2019

La sequedad vaginal es la pérdida de la mucosa que normalmente recubre las paredes de la vagina debido a la falta de lubricación natural. Esta condición puede ser muy irritante, provocando picazón o sensación de ardor. La falta de lubricación vaginal puede ser consecuencia de fluctuaciones hormonales, por lo que las mujeres tienen más probabilidades de experimentar síntomas de resequedad vaginal durante el síndrome premenstrual y otras fases de cambio hormonal, como la pubertad, el embarazo, el posparto y la menopausia.

Afortunadamente, hay soluciones disponibles para tratar esta condición. Continúe leyendo para aprender todo sobre la sequedad vaginal, sus causas, signos y síntomas, y las opciones de tratamiento.

Sequedad vaginal

Acerca de la sequedad vaginal

¿Qué es la sequedad vaginal?

Datos clave sobre la sequedad vaginal

  • Alrededor de 13.9 millones de mujeres estadounidenses han experimentado sequedad vaginal.
  • El 87% de ellas considera que los síntomas de sequedad vaginal son "moderadamente incómodos".
  • 40-60% de las mujeres experimentan sequedad vaginal en la menopausia.
  • El 26% de las mujeres mayores de 50 años y el 12% de las mujeres menores de 40 años experimentan sequedad vaginal.

Existen diversas causas de falta de lubricación en la mujer, pero una de las más comunes es el desequilibrio hormonal, específicamente la deficiencia de estrógenos, que causa una reducción en la mucosa que recubre las paredes vaginales. Esto significa que es mucho más probable que ocurra durante el síndrome premenstrual (SPM), así como durante las principales etapas de fluctuaciones hormonales: la pubertad, el embarazo, el posparto (incluyendo el periodo de lactancia) y la menopausia. Sin embargo, la sequedad vaginal es cada vez más común a medida que una mujer envejece. El revestimiento de la vagina se adelgaza progresivamente y pierde su elasticidad, debido a que el cuerpo femenino deja de producir estrógeno durante la menopausia.

Dado que la mucosa vaginal es importante para mantener un nivel de pH equilibrado en la vagina, proteger la vagina de bacterias extrañas y ayudar al esperma a llegar al útero, la sequedad vaginal influye en la salud sexual y la fertilidad. La falta de lubricación aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) y disminuye las posibilidades de concebir. Por lo tanto, es vital que las mujeres busquen opciones de tratamiento para esta condición, a fin de prevenir posibles complicaciones de salud.

Identificando la sequedad vaginal

Aunque la sequedad vaginal es bastante fácil de identificar, es difícil distinguir entre los diferentes grados de esta condición. Muchas mujeres experimentarán algún tipo de sequedad vaginal a lo largo de su vida, ya sea como causa del desequilibrio hormonal o debido a otros factores, como una insuficiente estimulación o el uso de tampones. Los síntomas de resequedad vaginal pueden variar en frecuencia e intensidad.

Sigue leyendo para comprender los procesos detrás de la sequedad vaginal, así como sus causas hormonales y no hormonales.

Acerca de la sequedad vaginal

Causas

Aprender sobre las causas de la resequedad vaginal es la clave para entender cómo prevenir y tratar estos ataques molestos. Si bien las raíces de la sequedad vaginal son complejas y no se comprenden por completo, la mayoría de investigadores cree que los cambios hormonales son el motivo principal de la falta de lubricación en las mujeres. Además de las naturales fluctuaciones hormonales a lo largo de la vida, otros factores y condiciones médicas pueden, en casos más raros, estar detrás de la sequedad vaginal.

Continúe leyendo para obtener más información sobre las diferentes causas de la resequedad vaginal.

Causas hormonales de sequedad vaginal

Las hormonas son mensajeros químicos que controlan diversos procesos corporales; si sus niveles normales se ven alterados pueden ocurrir trastornos de la salud. Investigadores médicos han descubierto que las fluctuaciones hormonales, especialmente en los niveles de estrógeno, hacen que las mujeres sean más susceptibles a experimentar síntomas de resequedad vaginal. El estrógeno actúa sobre las membranas del cuello uterino para producir la mucosa vaginal (también conocida como moco cervical), responsable de mantener la humedad y la lubricación en las paredes de la vagina. Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, también lo hace la producción de dicha mucosa, lo que lleva a la falta de lubricación vaginal.

La cantidad de estrógeno disminuye en ciertos momentos del ciclo menstrual, así como en etapas de desequilibrio hormonal significativo, principalmente durante la pubertad, el embarazo, el posparto y la menopausia. En este sentido, podemos decir que la sequedad vaginal es causada, en gran medida, por las fluctuaciones hormonales que sufren las mujeres a lo largo de su vida reproductiva. Estos cambios hormonales, combinados con factores ambientales, influyen en la manera en que cada mujer experimenta los síntomas de resequedad vaginal.

Cambios hormonales a lo largo de la vida de una mujer

El síndrome premenstrual (SPM) ocurre como consecuencia de las fluctuaciones hormonales relacionadas con el ciclo menstrual. Las mujeres pueden experimentar síntomas de resequedad vaginal en ciertas fases de su ciclo debido a estos cambios hormonales.

  • La pubertad o adolescencia, es la etapa en la que el cuerpo femenino comienza a producir hormonas reproductivas; estos y otros factores, como el uso de tampones, pueden contribuir a la sequedad vaginal.
  • El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas, lo cual, junto con factores como la ansiedad natural por el desarrollo del feto, puede causar resequedad vaginal durante el embarazo.
  • El posparto y la lactancia son etapas de gran desequilibrio hormonal. Esto, añadido a factores como los cambios en la vagina después del parto, puede hacer que muchas mujeres experimenten falta de lubricación vaginal.
  • La menopausia marca el final de la fertilidad femenina debido al declive natural en la producción de hormonas reproductivas. Estas causas hormonales, unidas a otros factores, contribuyen a la sequedad vaginal durante la menopausia, así como a la pérdida de libido.

Si bien los desbalances hormonales constituyen la causa principal de sequedad vaginal a lo largo de la vida de una mujer, existen otros factores que pueden ocasionar esta condición. Sigue leyendo para conocer las otras causas de falta de lubricación en la mujer.

Otras causas

Además del desequilibrio hormonal como causa primaria, existen otros factores que pueden causar síntomas de resequedad vaginal, como la quimioterapia y otros tratamientos para combatir el cáncer, factores psicológicos (estrés, ansiedad, depresión), una infección vaginal por levaduras (candidiasis) o cierto tipo de medicamentos.

Sigue leyendo para conocer los factores de riesgo y los detonantes que pueden explicar por qué algunas mujeres son más propensas a desarrollar sequedad vaginal.

Causas de sequedad vaginal

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para la sequedad vaginal

Hay muy pocos factores de riesgo para desarrollar sequedad o falta de humedad en la vagina. Dado que todas las mujeres experimentan etapas de desequilibrio hormonal, tienen la misma probabilidad de desarrollar síntomas de resequedad vaginal. Sin embargo, las mujeres con predisposición genética, así como aquellas que se han sometido a una histerectomía, pueden tener más probabilidades de experimentar sequedad vaginal.

Detonantes de la sequedad vaginal

La sequedad vaginal puede ser provocada por factores ambientales y ciertos hábitos, tales como el uso de jabones con fuerte olor y duchas vaginales, entre otros potenciales detonantes externos. Evitar la exposición a dichos factores y abandonar hábitos poco saludables puede ayudar a prevenir la falta de lubricación vaginal y sus síntomas asociados.

Sigue leyendo para descubrir los signos y síntomas de resequedad vaginal.

Factores de riesgo y detonantes de sequedad vaginal

Signos y síntomas

Algunas mujeres experimentan signos y síntomas leves de sequedad vaginal, los cuales pueden ser menos molestos que otros efectos causados por el desequilibrio hormonal. Sin embargo, la falta de lubricación vaginal puede presentar complicaciones, y si los tratamientos simples no logran aliviar esta condición es importante buscar consejo médico.

Síntomas de resequedad vaginal

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, se recomienda consultar de inmediato con un médico:

  • Sensación de picazón o ardor en la vagina o en la vulva.
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Micción frecuente
  • Infecciones frecuentes del tracto urinario (ITU)
  • Incomodidad

Signos de sequedad vaginal

Los siguientes signos de sequedad vaginal suelen ser similares a la infección por levaduras (candidiasis), por lo que se requiere de una evaluación médica para realizar un diagnóstico diferencial:

  • Falta de lubricación vaginal
  • Paredes vaginales secas y de color rojo oscuro
  • Canal vaginal más corto y estrecho (solo en casos de atrofia vaginal)

Diagnóstico de sequedad vaginal

Con el fin de diagnosticar e identificar correctamente los síntomas de resequedad vaginal, un médico generalmente realiza una revisión del historial médico y sexual de la mujer, así como una evaluación psicológica y un examen físico.

Complicaciones de la sequedad vaginal

Si no es tratada adecuadamente, la sequedad vaginal puede conducir a otras complicaciones. La mayoría de estas son poco probables, como un riesgo ligeramente mayor de contraer enfermedades de trasmisión sexual (ETS); sin embargo, otras son consecuencia directa de una prolongada falta de lubricación, como la atrofia vaginal durante la menopausia.

Las mujeres que experimentan episodios severos y frecuentes de sequedad vaginal deben aprender a prevenir su aparición, así como a controlar los síntomas si éstos se presentan.

Continúa leyendo para conocer todo sobre la prevención y el manejo de la sequedad vaginal.

Signos y síntomas de sequedad vaginal

Prevención y manejo

Prevención de la sequedad vaginal

La sequedad vaginal es uno de los efectos secundarios más frustrantes del desequilibrio hormonal, de modo que su prevención y manejo son fundamentales para asegurar el bienestar físico y emocional de las mujeres en todas las etapas de su vida.

Si bien no es posible prevenir los desequilibrios hormonales y, por lo tanto, la sequedad vaginal, las mujeres que toman las siguientes medidas preventivas tienen menos probabilidades de desarrollar síntomas de resequedad vaginal en el futuro.

Los cambios en el estilo de vida son fundamentales en la prevención de la sequedad vaginal, e incluyen una dieta balanceada, hábitos saludables y ejercicio. Los suplementos complementan estos cambios, maximizando la eficacia del sistema endocrino para ayudar a prevenir o controlar la falta de lubricación vaginal causada por desequilibrios hormonales. También es recomendable el uso de lubricantes naturales, los cuales pueden ayudar a reducir la picazón y el ardor que generalmente acompañan a la sequedad vaginal.

Cuando una mujer ya experimenta esta condición, aprender cómo combatir la sequedad vaginal puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas. Continúa leyendo para conocer estrategias de manejo para la sequedad vaginal.

Manejo de la sequedad vaginal

La sequedad vaginal es uno de los síntomas más frustrantes del desequilibrio hormonal, pero hay una cantidad sorprendente de pequeños cambios que las mujeres pueden hacer en sus vidas para reducir la sensación de picazón, el ardor y dolor, así como para prevenir otras complicaciones de salud. Consejos generales, como cambiar el detergente para la ropa o usar ropa interior de algodón, pueden ayudar a mejorar los síntomas de resequedad vaginal en mujeres de todas las edades.

Tratamientos alternativos para la sequedad vaginal

Otra forma de reducir los síntomas de resequedad vaginal es recurrir a tratamientos alternativos. Aunque éstos no abordan las causas hormonales de la falta de lubricación, podrían ser eficaces para aliviar o prevenir este problema. Los tratamientos alternativos incluyen acupuntura y biorretroalimentación.

Si bien estas opciones pueden ayudar a proporcionar alivio a corto plazo, es posible que no erradiquen totalmente la sequedad vaginal. Sin embargo, diversas opciones de tratamiento natural están disponibles para tratar el desequilibrio hormonal que causa esta condición. Sigue leyendo para descubrir los diferentes tipos de tratamiento para la resequedad vaginal.

Sequedad vaginal - Prevención y manejo

Tratamientos

Muchas mujeres que sufren de sequedad vaginal no buscan tratamiento porque piensan que no hay cura. Afortunadamente, existen muchas opciones de tratamiento eficaces posibles para aliviar la falta de lubricación vaginal, y estas se pueden clasificar en tres enfoques.

Tres enfoques para tratar la sequedad vaginal

El tratamiento de la sequedad vaginal se puede abordar en tres niveles: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas y quirúrgicas.

La falta de lubricación vaginal es causada principalmente por la reducción en los niveles de estrógeno, por lo que es vital asegurar que el sistema endocrino esté preparado para combatir esta condición. Es recomendable comenzar con el enfoque menos riesgoso de tratamiento para la resequedad vaginal, los ajustes de estilo de vida y luego a la medicina alternativa. Si bien la intervención médica no suele ser necesaria para tratar la sequedad vaginal, las mujeres que no encuentran alivio a través de tratamientos naturales pueden considerar opciones farmacológicas, previa evaluación de los posibles riesgos.

1

Cambios en el estilo de vida

Este nivel primario de tratamiento implica la menor cantidad de riesgo, aunque requiere la mayor cantidad de autodisciplina. A menudo, cambios simples en el estilo de vida generan enormes beneficios en la lucha contra la sequedad vaginal y logran un mayor nivel de bienestar. Fundamentalmente, una dieta balanceada, así como la práctica diaria de ejercicio y hábitos saludables pueden mejorar los síntomas asociados a esta condición.

2

Medicina alternativa

Los medicamentos y suplementos alternativos implican poco o ningún riesgo, y pueden ser una forma extremadamente efectiva de tratar la sequedad vaginal. Con respecto a los suplementos herbales, pueden clasificarse en dos tipos principales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Existen hierbas, como el cohosh negro y la soya, que contienen componentes similares al estrógeno, los cuales complementan la baja producción hormonal de la mujer, ayudando a aliviar la sequedad vaginal. Al introducir suplementosherbales ricos en fitoestrógenos puede tratarse de manera natural el desequilibrio hormonal detrás de la falta de lubricación vaginal.

Lossuplementos herbales fitoestrogénicos son ideales para mujeres que atraviesan la menopausia, ya que éstas tienen niveles muy bajos de estrógeno, pero no son necesariamente eficaces en otras etapas de la vida, como la pubertad o el embarazo, e incluso están contraindicados enmujeres con determinados problemas de salud.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,incluyendo Macafem, estimulan la producción natural de hormonas en el cuerpo al promover el buen funcionamiento de las glándulas endocrinas. Esto da como resultado un equilibrio en los niveles de estrógeno y otrashormonas importantes, como la progesterona. Lo que contribuye a aliviarlos síntomas de resequedad vaginal.

Los suplementos reguladores de hormonas pueden considerarse la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal subyacente detrás de la sequedad vaginal, y pueden tomarse en cualquiera de las etapas de la vida de una mujer, ya que no tienen fitoestrógenos pero, en cambio, restablecen el balance hormonal.

Existen otros tipos de suplementos que también pueden aliviar, o hacer más manejable, la sequedad vaginal, tales como vitaminas y otros suplementos a base de hierbas.

Para la mayoría de las mujeres, una combinación de cambios en el estilo de vida y medicina alternativa, además del uso de lubricantes naturales, puede proporcionar alivio para la sequedad vaginal. Sin embargo, algunas mujeres pueden experimentar síntomas persistentes o de mayor gravedad, que podrían requerir de un enfoque médico.

3

Opciones farmacéuticas y quirúrgicas

Las intervenciones en el tercer nivel implican el mayor riesgo y, a menudo, costos más altos. Es posible que estos tratamientos no sean apropiados para todas las mujeres en cada etapa de la vida, por lo que se recomienda consultar con un médico antes de iniciar cualquier tratamiento farmacéutico para la sequedad vaginal.

Hay dos tipos principales de opciones farmacéuticas que pueden prescribirse para tratar la sequedad vaginal: terapia de reemplazo hormonal (TRH) y otros medicamentos. Las mujeres que han alcanzado la menopausia y sufren de atrofia vaginal también tienen opciones quirúrgicas disponibles.

Los tres enfoques arriba mencionados no son mutuamente excluyentes. Las mujeres pueden querer usar una combinación de tratamientos para prevenir y manejar los síntomas de resequedad vaginal en diferentes períodos de su vida, dependiendo de lo que mejor funcione para ellas. Cada vez más mujeres encuentran que la forma más efectiva y menos riesgosa de aliviar la sequedad vaginal es a través de una combinación de cambios en el estilo de vida y la medicina alternativa.

Tratamiento de la sequedad vaginal