Irritabilidad

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 19 agosto, 2019

La irritabilidad, o malhumor, es un importante trastorno del estado de ánimo que frecuentemente afecta a las  mujeres a lo largo de su vida reproductiva, desde la menarquia hasta la menopausia, y puede ser lo suficientemente grave como para interrumpir la rutina diaria y justificar la búsqueda de tratamiento.

Conocer y aprender a identificar las características de la irritabilidad puede ser de gran utilidad para detectar la causa subyacente de este síntoma. Adicionalmente, esta guía ofrece consejos sobre cómo combatir el malhumor, al igual que información sobre las alternativas de tratamiento para la irritabilidad.

Irritabilidad

Acerca

Datos clave sobre la irritabilidad

  • La irritabilidad es un síntoma común del síndrome premenstrual (SPM) y un síntoma central del trastorno disfórico premenstrual (TDPM).
  • La irritabilidad, o malhumor, es el principal trastorno del estado de ánimo reportado, hasta por un 70% de mujeres, durante la perimenopausia.
  • Los estudios del trastorno del estado de ánimo perinatal han demostrado que existe un deterioro psicológico durante el segundo y tercer trimestre del embarazo.

La irritabilidad, o malhumor, se define como una tendencia a sentir frustración, enojo, o impaciencia. Se caracteriza por un estado de tensión física o psicológica, el cual se intensifica con facilidad y rapidez. La irritabilidad puede atribuirse a muchos factores externos. Sin embargo, una de las principales causas de irritabilidad en las mujeres es el desequilibrio hormonal.

Las fluctuaciones hormonales ocurren naturalmente durante el ciclo menstrual de una mujer, así como durante ciertas etapas de su vida reproductiva, como la pubertad, el embarazo, el postparto, la perimenopausia y la menopausia. Estos cambios hormonales pueden afectar la estabilidad emocional y el funcionamiento físico, causando una variedad de síntomas, entre ellos la irritabilidad.

Identificación de la irritabilidad

Es difícil establecer con precisión los diferentes tipos de irritabilidad, ya que la experiencia de cada mujer puede ser drásticamente diferente. Sin embargo, existen tres criterios que pueden ayudar a identificar las formas en que este síntoma puede variar: frecuencia, duración e intensidad.

Acerca de la irritabilidad

Causas

Aprender sobre las posibles causas de irritabilidad es clave para comprender cómo combatir el malhumor y prevenir su aparición. Si bien las razones exactas que motivan la aparición de esta sensación de frustración y enojo son complejas, la mayoría de médicos e investigadores identifica a los cambios hormonales como una de las principales causas de irritabilidad en las mujeres.

Causas hormonales

Debido a que las alteraciones hormonales conducen a trastornos de la salud, los investigadores los han relacionado con una tendencia a la irritabilidad y la depresión en las mujeres. El estrógeno y la progesterona cumplen un papel importante en la producción de serotonina, un neurotransmisor conocido como "la hormona del bienestar", debido a que influye en los estados de ánimo, el apetito, el sueño, el deseo sexual y la memoria.

Una deficiencia de estrógeno en ciertos puntos del ciclo menstrual, así como durante otras fases de desequilibrio hormonal significativo, hace que los niveles de serotonina disminuyan y, en consecuencia, se produzca irritabilidad, entre otros cambios de humor. En este sentido, puede afirmarse que el malhumor es causado, en gran medida, por las fluctuaciones hormonales que las mujeres experimentan a lo largo de su vida reproductiva.

Existen momentos de cambios hormonales durante los cuales es más probable que una mujer se sienta irritable, como el síndrome premenstrual, además de las etapas de pubertad, embarazo, postparto, lactancia, perimenopausia, menopausia y postmenopausia.

Otras causas de irritabilidad

Si bien el desequilibrio hormonal es la principal causa subyacente de irritabilidad en las mujeres, los expertos también señalan que la irritabilidad también puede ser causada por circunstancias externas, como problemas en las relaciones personales, mala alimentación, dificultades financieras y estrés laboral.

Causas de la irritabilidad

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para la irritabilidad

Algunas mujeres tienen más probabilidades que otras de experimentar malhumor, o irritabilidad, debido a razones psicológicas, de comportamiento y de salud, como la obesidad y el estrés. Estos factores pueden afectar los niveles hormonales de una mujer y predisponerla a padecer de trastornos del ánimo durante su vida reproductiva.

Detonantes de la irritabilidad

Además de los factores de riesgo a largo plazo, la irritabilidad también puede ser provocada por circunstancias ambientales y ciertos hábitos, como el consumo excesivo de azúcar y la falta de sueño. Evitar estos detonantes, tanto como sea posible, puede ayudar a prevenir la aparición de los síntomas de irritabilidad.

Irritabilidad - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Aunque cada mujer tiene un manejo distinto de sus emociones, y ante situaciones de estrés responderá de manera muy personal, existen muchos síntomas de irritabilidad que son comunes entre las mujeres que experimentan un desequilibrio hormonal.

Síntomas comunes de irritabilidad

  • Sentirse frustrada o enojada con facilidad
  • Mayores niveles de estrés
  • Depresión o exaltación del ánimo
  • Intolerancia hacia los demás
  • Reacción exagerada ante cosas que antes parecían poco importantes

Además de estos síntomas generales, la irritabilidad puede ir acompañada de otros, que varían según la causa subyacente o la etapa específica en la que se encuentra la mujer. Estos síntomas pueden ser físicos o psicológicos.

Signos de irritabilidad

A diferencia de los síntomas de irritabilidad, más notorios, los signos son criterios medibles que generalmente son evaluados por un médico. Los siguientes signos médicos suelen tomarse en cuenta para el diagnóstico de irritabilidad en una mujer.

  • Latido cardíaco rápido o irregular
  • Fluctuaciones en la presión sanguínea
  • Temperatura corporal ligeramente elevada o reducida
  • Niveles anormales de hormonas reproductivas en la sangre
  • Lectura de densidad ósea anormal

Diagnóstico de irritabilidad

Para diagnosticar e identificar los síntomas de irritabilidad, un médico generalmente seguirá el  siguiente procedimiento: revisar el historial médico, realizar un examen físico y, finalmente, una evaluación psicológica. De considerarlo necesario, también puede ordenar pruebas adicionales.

Complicaciones de la irritabilidad

En casos raros, cuando las causa de irritabilidad no se tratan, los síntomas pueden llevar a ciertas complicaciones, que pueden ser conllevar riesgo para la salud física y emocional de la mujer. Sin embargo, es importante recordar que, en la mayoría de los casos, la irritabilidad no requiere de intervención médica. Entre las posibles, aunque infrecuentes, complicaciones de la irritabilidad, pueden incluirse el desarrollo de depresión, ansiedad, estrés y trastornos del sueño.

Las mujeres que experimentan episodios de irritabilidad pueden desear tratarlos o aprender a prevenirlos. Sigue leyendo y aprende cómo combatir el malhumor, mediante sencillas técnicas y hábitos saludables que evitarán la aparición de este síntoma o lo harán más llevadero.

Irritabilidad - Signos y síntomas

Prevención y manejo

Prevención de la irritabilidad

Si bien no hay una forma única de prevenir las fluctuaciones hormonales que causan irritabilidad en las mujeres, hay algunos consejos que pueden seguirse para disminuir las posibilidades de desarrollar severos síntomas de irritabilidad, o para minimizar la frecuencia de los episodios de malhumor.

Los ajustes en el estilo de vida son extremadamente importantes para prevenir la irritabilidad, especialmente en lo que respecta a dieta, ejercicio y hábitos saludables. Además, estos enfoques de estilo de vida pueden complementarse con el uso de suplementos que ayuden a estabilizar el sistema endocrino y, por lo tanto, contribuyan a evitar o aliviar síntomas de desequilibrio hormonal, tales como el malhumor.

Manejo de la irritabilidad

Dondequiera que una mujer se encuentre al experimentar irritabilidad, existen formas efectivas de controlar su malhumor. Hacer pequeños cambios en la rutina diaria, así como evitar posibles detonantes, puede marcar una gran diferencia.

Los siguientes son algunos consejos que las mujeres pueden encontrar útiles para mejorar el manejo de la irritabilidad o malhumor a lo largo de su vida reproductiva, desde la pubertad, el embarazo y el postparto (incluida la lactancia materna), hasta la perimenopausia y la postmenopausia. Algunas recomendaciones básicas incluyen practicar técnicas de respiración, realizar actividad física diariamente, y evitar posibles detonantes.

  • El manejo de la irritabilidad durante la pubertad incluye aprender a identificar los detonantes o circunstancias que provocan el malhumor en el momento en que éste se presenta, dormir lo suficiente y realizar actividades creativas.

  • Para evitar la irritabilidad durante el embarazo, se recomienda compartir los sentimientos, practicar yoga o meditación y realizar ejercicios prenatales.

  • Durante el postparto (incluyendo la lactancia materna) los episodios de irritabilidad pueden prevenirse realizando ejercicio moderado, así como reservando “tiempo de calidad” para la relajación y las actividades recreativas.

  • La irritabilidad durante la transición hacia la menopausia (perimenopausia), así como en la postmenopausia, puede minimizarse uniéndose a un grupo de apoyo, así como disfrutando de una escapada de fin de semana.

Consejos alternativos para el manejo de la irritabilidad

Los tratamientos alternativos también son una excelente manera de controlar la irritabilidad,  o malhumor, ya que reducen el estrés y mejoran la salud física y emocional. Dichos tratamientos incluyen masajes, acupuntura, atención plena y meditación.

Si bien estas medidas pueden ayudar a una mujer a aprender cómo combatir el mal humor y manejar los síntomas de irritabilidad en general, no tratan directamente su causa principal, que es el desequilibrio hormonal. Sin embargo, existen varias opciones de tratamiento para la irritabilidad, las cuales pueden ayudar a tratar las causas hormonales de este síntoma.

Irritabilidad - Prevención y manejo

Tratamientos

La irritabilidad puede ser frustrante para cualquier mujer que la experimente. Sin embargo, algunos casos son tan graves que comienzan a interferir con la vida cotidiana. Afortunadamente, es posible encontrar un tratamiento eficaz.

Tres enfoques para tratar la irritabilidad

Se pueden considerar tres enfoques de tratamiento para la irritabilidad: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas.

Dependiendo de la gravedad de los síntomas, los cambios en el estilo de vida generalmente se recomiendan como el primer curso de acción porque conllevan el menor riesgo y también benefician la salud en general.

1

Cambios en el estilo de vida

El primer nivel implica el menor riesgo, pero también una mayor autodisciplina. A menudo, los cambios simples en el estilo de vida pueden generar enormes beneficios y lograr un mayor nivel general de salud. Estos cambios incluyen, principalmente, una dieta balanceada, ejercicio regular y hábitos saludables.

Aunque estos cambios pueden promover el bienestar general, no abordan directamente el desequilibrio hormonal, que es una causa común de irritabilidad en las mujeres. Para ello, es necesario tomar medidas adicionales. La medicina alternativa ha demostrado ser una opción segura y natural de tratamiento para la irritabilidad causada por un déficit hormonal.

2

Medicina alternativa

La medicina alternativa y los suplementos herbales implican poco o ningún riesgo y pueden ser una forma extremadamente efectiva de prevenir y tratar la irritabilidad, o malhumor, dependiendo de las causas subyacentes. En el caso de los suplementos herbales, existen dos tipos principales: los fitoestrogénicos y los reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Hierbas como St. John's Wort contienen componentes estructuralmente similares al estrógeno humano, llamados fitoestrógenos, que ayudan a compensar la deficiencia de esta hormona reproductiva, contribuyendo a aliviar la irritabilidad omalhumor.

Estos suplementos son más adecuados para mujeres durante la menopausia, que es cuando los niveles de estrógeno alcanzan sus niveles más bajos, pero pueden no ser tan efectivos en otros momentos de cambios hormonales, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Los suplementos reguladores de hormonas, como es el caso de Macafem, estimulan el sistema endocrino y tratan el desequilibrio hormonal subyacente. Esto dacomo resultado el equilibrio del estrógeno y otras hormonas importantes, como la progesterona.

Estos suplementos pueden considerarse la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal subyacente detrás de la irritabilidad, y pueden tomarse a lo largo de la vida de una mujer, ya que apoyan la producción natural de hormonas en el cuerpo.

Una combinación de enfoques suele ser la ruta más eficaz a seguir. Cuando los cambios en el estilo de vida se acompañan con el uso de medicina alternativa pueden, en última instancia, ser más efectivos para prevenir y tratar la irritabilidad. Sin embargo, en algunas mujeres los síntomas de irritabilidad pueden ser tan intensos que podrían requerir de un tratamiento más drástico.

3

Opciones farmacológicas

Las intervenciones en este tercer nivel implican mayor riesgo y, a menudo, costos más altos. Se recomienda encarecidamente hablar con un médico especialista antes de iniciar cualquier tratamiento farmacéutico para tratar los síntomas de irritabilidad.

Hay dos tipos principales de medicamentos que se pueden prescribir para tratar la irritabilidad: reguladores hormonales y estabilizadores del estado de ánimo.

Estos tres enfoques no son mutuamente excluyentes. Una mujer puede usar diferentes alternativas de tratamiento o combinarlas, según la duración y la gravedad de sus síntomas. Hoy en día, cada vez más mujeres encuentran que acompañar los cambios de estilo de vida con el uso de medicina alternativa, puede ser muy efectivo para prevenir o aliviar los síntomas de irritabilidad.

Tratamientos para la irritabilidad

Bibliografía