Menstruación: Todo sobre los períodos

A pesar de que las mujeres pasan una buena parte de sus vidas menstruando, un gran porcentaje de ellas no comprende completamente qué hay detrás de su período menstrual; como resultado, muchas podrían no darse cuenta de tener la regla va mucho más allá de los típicos calambres abdominales y antojos una vez al mes.

Un conocimiento más profundo de la naturaleza de la menstruación, incluyendo los cambios hormonales desencadenantes dela secuencia de eventos fisiológicos que hacen posible la reproducción humana, puede proporcionar a las mujeres una visión más profunda de su propia salud.

Sigue leyendo para aprender todo sobre el período menstrual, desde los conceptos básicos del sistema reproductivo femenino y el ciclo menstrual, hasta los trastornos menstruales y las formas de sobrellevar y monitorear la menstruación.

Menstruación

Sistema reproductivo femenino

El aparato reproductor femenino está diseñado para hacer posible la procreación. Contiene órganos sexuales internos y externos que permiten que los espermatozoides ingresen por la vagina y lleguen hasta el útero para fertilizar un óvulo,el cual ha sido liberado oportunamente desde uno de los ovarios y ha viajado a través de las trompas de Falopio hasta el lugar de implantación.

Además de la producción y transporte de óvulos, cada una de las partes del sistema reproductivo femenino tiene a cargo importantes funciones:

  • Los ovarios producen y liberan hormonas reproductivas, principalmente estrógeno y progesterona, que son responsables de impulsar el ciclo menstrual.

  • La vagina no solo recibe al pene durante las relaciones sexuales, sino que también protege los órganos internos de infecciones y sirve como canal de parto.

  • El útero aloja al feto durante el embarazo y contrae sus músculos al momento del nacimiento, empujando al bebé por el canal de parto.

Todas estas funciones están reguladas por el hipotálamo, un área del cerebro que estimula a las glándulas pituitaria y suprarrenales, así como a los órganos sexuales,a fin de que trabajen en conjunto para liberar las hormonas adecuadas y promover un óptimo funcionamiento.

Ciclo menstrual

La mayoría de las mujeres entran en la pubertad entre los 10 y 15 años de edad, cuando experimentan la menarquia, o primer sangrado menstrual. A partir de entonces, la menstruación continúa durante unos 40 años, hasta que llega la menopausia.

El propósito de la menstruación es preparar al cuerpo cada mes para un posible embarazo. Este proceso comienza cuando uno de los ovarios libera un óvulo del ovario y éste inicia su viaje hacia las trompas de Falopio, desembocando finalmente en el útero para una posible fertilización. Si no se produce la concepción, este ciclo culmina con la salida del óvulo a través de la vagina. Este desprendimiento del óvulo y del revestimiento uterino dura de 3 a 7 días y se denomina menstruación, período menstrual o la regla.

El ciclo menstrual se repite aproximadamente cada 28 días y se divide en dos fases:

  • Fase folicular, que dura desde el primer día de la menstruación hasta la siguiente ovulación.

  • Fase lútea, que se prolonga desde la ovulación hasta el primer día de la menstruación.

Los eventos específicos a lo largo de cada una de esas fases se rigen por cuatro hormonas hipofisarias y ováricas: hormonas foliculo estimulantes (FSH), hormona luteinizante (LH), estrógenos y progesterona.

Síntomas normales de la menstruación

Las fluctuaciones naturales de las hormonas reproductivas a lo largo del ciclo menstrual pueden provocar una miríada de síntomas menstruales. Muchas mujeres no experimentan muchas molestias durante sus períodos, mientras que otras pueden informar síntomas físicos leves justo antes y durante la menstruación. Pueden incluir:

Es importante hacer una distinción entre los típicos síntomas que experimentan las mujeres durante sus períodos y los severos síntomas físicos y emocionales que caracterizan al síndrome premenstrual (SPM) o al trastorno disfórico premenstrual (TDPM), que se analizan a continuación en la sección de trastornos menstruales.

Trastornos menstruales

Casi el 30% de mujeres experimenta trastornos menstruales durante sus años reproductivos. Estas desviaciones de lo que se considera estándar pueden relacionarse con la duración, frecuencia o flujo sanguíneo de un período menstrual, así como con la intensidad de los síntomas menstruales.

Periodos irregulares

Los períodos irregulares pueden ocurrir ocasionalmente a lo largo de las diferentes etapas de la vida reproductiva, como la pubertad, el embarazo o la menopausia. Estos episodios de menstruación irregular son normales y no requieren de ninguna intervención; sin embargo, cuando duran más de tres meses deben evaluarse, ya que pueden tener causas más complejas, como un desequilibrio hormonal o enfermedad de la tiroides.

Síndrome Premenstrual (SPM)

Otro trastorno menstrual común es el síndrome premenstrual (SPM). Por lo general, el SPM causa síntomas leves a moderados, como cambios de humor, acné, fatiga, insomnio o dolor de cabeza, que comienzan una o dos semanas antes del período de una mujer.

Trastorno disfórico premenstrual (TDPM)

Cuando los síntomas del SPM se vuelven severos e incluyen manifestaciones psicológicas extremas, tales como depresión, irritabilidad, enojo o apatía, pueden indicar un trastorno disfórico premenstrual (TDPM). A diferencia del SPM, el TDPM se clasifica como un trastorno mental, ya que puede afectar las actividades diarias y las relaciones interpersonales.

Otros trastornos

Ciertas condiciones médicas también pueden causar problemas menstruales:

Alivio menstrual

Cuando se experimentan síntomas leves y se requiere de un alivio menstrual inmediato, las mujeres tienen una amplia variedad de opciones a su disposición, las cuales van desde remedios caseros y suplementos naturales, hasta medicamentos de venta libre o recetados por un médico.

Remedios naturales

  • Compresas calientes. Cuando se aplican en la pelvis, con una almohadilla térmica o una botella de agua caliente, pueden aliviar los calambres menstruales.

  • Hierbas medicinales. La corteza de calambre y el orégano pueden aliviar molestias menstruales como la hinchazón o el dolor.

  • Terapias alternativas. La acupuntura o la aromaterapia, entre otras terapias no convencionales, han demostrado ser efectivas para relajar el sistema nervioso y reducir los dolores menstruales.

Medicamentos

  • Analgésicos de venta libre. Medicamentos como el naproxeno o el ibuprofeno pueden inhibir las prostaglandinas que causan los dolores menstruales, aliviando así calambres de leves a moderados.

  • Medicamentos recetados. Un médico puede prescribir diuréticos o antiinflamatorios no esteroideos (AINE) más potentes para aliviar los síntomas más graves del SPM y otros trastornos menstruales.

La mayoría de las estrategias antes mencionadas y los medicamentos para el síndrome premenstrual proporcionan un alivio temporal de los síntomas,pero no tratan la causa subyacente. A continuación se mencionan algunas prácticas saludables básicas, destinadas a reducir los factores de riesgo de problemas menstruales.

Menstruación saludable

La mejor manera de tener una menstruación saludable y regular es reducir los factores de riesgo y resolver el desequilibrio hormonal. Existen diversas maneras de mantener la salud y las hormonas bajo control, disminuyendo así la probabilidad de experimentar síntomas desagradables y trastornos menstruales.

Cambios saludables en el estilo de vida

Aunque en muchos casos las prácticas saludables no curan la causa exacta de los trastornos menstruales, pueden funcionar como estrategias de apoyo para ayudar a las mujeres a mejorar su salud.

  • Nutrición adecuada. Una dieta equilibrada y el consumo de suplementos, tales como magnesio o calcio, puede prevenir los efectos de las deficiencias nutricionales causadas por la menstruación.

  • Control de peso. Los ejercicios regulares y no extenuantes, como yoga o natación, pueden ayudar a estabilizar el peso corporal, ya que la obesidad es una de las principales causas de problemas menstruales.

  • Monitoreo de condiciones de salud. Si no se mantienen bajo control, condiciones de salud crónica, tales como las enfermedades de la tiroides o la obesidad, pueden interrumpir los ciclos menstruales.

  • Buena salud mental. Se recomienda recurrir a técnicas de reducción del estrés y manejo de la depresión, ya que estas condiciones se han relacionado con problemas menstruales graves debido a niveles elevados de cortisol.

Tratamiento del desequilibrio hormonal

Para tratar los problemas menstruales, es necesario resolver los desequilibrios hormonales que los provocan. Esto se puede lograr a través de tratamientos naturales o farmacológicos.

Suplementos de hierbas

Los suplementos naturales están hechos con hierbas medicinales y ofrecen una solución efectiva a los problemas menstruales. Estos suplementos pueden ser de dos tipos, fitoestrogénicos o reguladores de hormonas:

  • Suplementos herbales fitoestrogénicos, tales como el trébol rojo, el ginseng y el cohosh negro, pueden aliviar los síntomas menstruales asociados con niveles bajos de estrógeno, logrando un equilibrio hormonal.

  • Suplementos reguladores de hormonas, tales como Macafem, son la forma más segura de solucionar trastornos menstruales como los períodos irregulares o el SPM. Este tipo de suplementos estimulan las glándulas endocrinas para que produzcan hormonas de manera más eficiente, aliviando así los síntomas menstruales más notorios.

Medicamentos

Los medicamentos para la regulación hormonal incluyen:

  • Los anticonceptivos, tales como píldoras anticonceptivas o dispositivos intrauterinos (DIU), pueden ayudar a las mujeres de todas las edades a regular su menstruación. También se pueden usar para aliviar los síntomas de PCOS o endometriosis.

  • La terapia de reemplazo hormonal (TRH) se puede recetar a mujeres que están transitando hacia la menopausia y comienzan a tener períodos irregulares. En algunos casos, las mujeres más jóvenes también pueden beneficiarse de este tipo de terapia. Sin embargo, debido a los graves efectos secundarios asociados con el uso de la TRH, solo se recomienda tratar casos graves de desequilibrio hormonal.

Higiene Menstrual

La higiene menstrual es una parte importante de la menstruación. Una adecuada limpieza personal, que consiste en lavados corporales frecuentes y el uso de productos menstruales, es esencial para la prevención de enfermedades, tales como infecciones del tracto reproductivo. También es un factor importante que garantiza la comodidad, la frescura y la confianza de las mujeres durante sus períodos.

Hoy en día, existen diversos productos menstruales que las mujeres pueden elegir para satisfacer sus necesidades y mantener una higiene adecuada:

  • Toallas sanitarias, incluidas las reutilizables
  • Tampones
  • Copas menstruales
  • Esponjas de mar
  • Calzones para la menstruación

Al elegir productos menstruales, es esencial leer los ingredientes para asegurarse de que no se hayan hecho con aditivos nocivos, como blanqueadores u otros productos químicos tóxicos.

Seguimiento del período menstrual

Debido a que una menstruación saludable y regular es una buena indicación de la salud general de las mujeres, el seguimiento del período menstrual puede ayudar a mantener el bienestar, así como a prevenir o planificar un embarazo.

Calendario menstrual

Hay una amplia selección de herramientas de seguimiento de períodos disponibles en el mercado, las cuales pueden adaptarse a las necesidades de las mujeres; desde calendarios imprimibles, codificados por colores, hasta aplicaciones digitales interactivas donde una mujer puede trazar las fechas de su período mensualmente.

Beneficios del seguimiento del período menstrual

Además de permitir que las mujeres se sientan más en control sobre sus cuerpos, el seguimiento del período menstrual también puede beneficiarlas para:

  • Monitorear la salud en general. Llevar la cuenta de la menstruación puede ayudar a detectar cualquier irregularidad, como desequilibrios hormonales, antes de que progresen a condiciones más graves.

  • Ayudar en la planificación del embarazo. Puede ayudar a las mujeres a determinar su fecha de ovulación y su ventana de fertilidad, que es el momento en que tienen más probabilidades de quedar embarazadas.

  • Prevenir el embarazo. Ya sea que se empleen métodos naturales o anticonceptivos, conocer el ritmo del ciclo menstrual es clave para prevenir la concepción no planificada o retrasarla.

Fuentes