Edema

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 09 septiembre, 2019

El edema es un trastorno inflamatorio, provocado por la retención de líquidos en los tejidos, que se manifiesta visiblemente como hinchazón, causando dolor y sensibilidad. Existen muchos tipos de edema, pero los más comunes son el edema idiopático y el edema premenstrual, ambos asociados con los cambios hormonales femeninos. Algunas mujeres sufren formas extremas de edema, que pueden afectar gravemente su bienestar y autoestima.

Afortunadamente, es posible prevenir o controlar el edema en todas las etapas reproductivas. Sigue leyendo para conocer todo sobre los diferentes tipos de edema, sus causas, signos, síntomas y opciones de tratamiento.

Edema

Acerca de

Definición de edema

Datos clave sobre el edema

  • Se estima que aproximadamente 4.4 millones de personas en los EE. UU. sufren de edema.
  • El edema idiopático en mujeres puede durar desde unos pocos meses hasta alrededor de 25 años.
  • Aproximadamente tres cuartas partes de la población femenina experimenta algún tipo de edema durante el embarazo.

El edema es la hinchazón causada por una acumulación de líquido en ciertas partes del cuerpo. Cuando los pequeños capilares sanguíneos que comunican las arterias con las venas pierden permeabilidad y dejan escapar fluidos, éstos quedan atrapados en los tejidos, lo que a menudo resulta en una apariencia hinchada. La ubicación o naturaleza de la hinchazón puede ser un indicador del tipo de edema y de su causa subyacente. Los edemas pueden ser causados por una variedad de condiciones, y sus síntomas pueden ser igualmente diversos. Sin embargo, el edema en las mujeres a menudo indica un desequilibrio hormonal.

Los niveles de hormonas fluctúan naturalmente, de forma cíclica, para provocar el ciclo menstrual, pero incluso un ligero desequilibrio puede conducir a una variedad de síntomas no deseados, que en conjunto componen el síndrome premenstrual (SPM). El edema premenstrual es solo uno de estos síntomas. Las mujeres también experimentarán cambios hormonales profundos durante etapas importantes de su vida reproductiva, como la pubertad, el embarazo, el postparto (incluida la lactancia materna) y la menopausia. Estos desequilibrios pueden conducir a una gran cantidad de síntomas, entre ellos la aparición de edema idiopático.

Identificando el edema

Aunque hay muchos tipos de edema, dos de ellos son frecuentes entre las mujeres. El primero es el edema premenstrual, que provoca la típica hinchazón ligada al ciclo menstrual; y el edema idiopático, una condición inflamatoria más severa y común en mujeres jóvenes, generalmente relacionada con alteraciones hormonales.

Otros tipos de edema, que pueden ser causados por condiciones de salud subyacentes, incluyen el edema periférico, el edema ocular (periorbital, macular o corneal), el edema cerebral, el edema pulmonar, el linfedema (hinchazón en el sistema linfático) y el angioedema (hinchazón repentina debajo de la piel). En caso de experimentar otros síntomas, distintos a los típicos síntomas de edema descritos en este artículo, es aconsejable buscar el consejo de un médico para descartar la existencia de enfermedades.

Sigue leyendo para descubrir las diversas causas de edema en las mujeres, tanto hormonales como de otra naturaleza.

Acerca del edema

Causas

Para poder tratar los edemas, es importante reconocer y comprender sus causas. Aunque los orígenes exactos del edema crónico en las mujeres no se conocen completamente, la mayoría de médicos e investigadores creen que la causa principal del edema idiopático y el edema premenstrual es el desequilibrio hormonal, especialmente porque ambos son más frecuentes durante la vida reproductiva femenina. Sin embargo, otros tipos de edema pueden ser causados por otros factores y condiciones médicas graves, por lo que es importante aprender a distinguirlos.

Sigue leyendo para conocer sobre las causas de los edemas, tanto hormonales como de otra naturaleza.

Causas hormonales de edema

Las hormonas, como mensajeros que trasportan señales desde el cerebro, son responsables de regular y estimular diversas funciones corporales. El sistema endocrino, o grupo de glándulas y órganos que producen hormonas, experimenta cambios en las diferentes etapas de la vida reproductiva de una mujer, y estas alteraciones pueden favorecer la retención de líquido en los tejidos, causando edemas.

Muchos casos de edema idiopático en mujeres son causados principalmente por cambios hormonales. Durante el ciclo menstrual, los niveles de progesterona disminuyen lentamente a un nivel más bajo que los del estrógeno, a fin de desencadenar el sangrado menstrual. Aunque este dominio del estrógeno ocurre naturalmente en los días previos a la menstruación, los investigadores han descubierto que los síntomas extremos del síndrome premenstrual, incluido el edema premenstrual, son causados por una proporción anormalmente alta de estrógeno con respecto a la progesterona. Al igual que durante el síndrome premenstrual (SPM), las mujeres tienen más probabilidades de experimentar edema durante etapas marcadas por importantes fluctuaciones hormonales, tales como la pubertad, el embarazo, el postparto y menopausia.

Los cambios hormonales durante las diferentes etapas reproductivas estimulan la producción de aldosterona, una hormona esteroidea excretada por las glándulas suprarrenales, que estimula la reabsorción de sodio y agua del riñón, aumentando el volumen del torrente sanguíneo. Esto da como resultado que el líquido de los capilares se filtre hacia la matriz intercelular, causando hinchazón. Por lo tanto, si los niveles hormonales no están armonizados, las mujeres pueden experimentar extremos síntomas de edema, así como otros síntomas de desequilibrio hormonal.

Aunque el desequilibrio hormonal es una causa común de edema, cada etapa de la vida reproductiva tiene características hormonales distintivas que, combinadas con otros factores, pueden provocar el desarrollo de edema idiopático en mujeres, tanto durante el síndrome premenstrual como a lo largo de la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia.

La pubertad es el momento en que el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas que provocarán cambios corporales y la menstruación. Estos factores endocrinos, sumados a otras razones, como deficiencias alimenticias  o alergias, se combinan para explicar la aparición de edema durante la pubertad.

El embarazo es una etapa que involucra cambios radicales en los niveles hormonales para acomodar apoyar el desarrollo del feto y preparar el cuerpo para el parto. Cuando estos cambios hormonales se combinan con otros factores, como la presión ejercida por el peso del feto o la preclamsia, se incrementa el riesgo de experimentar edema durante el embarazo, que generalmente se manifiesta como hinchazón en las piernas y los tobillos.

Durante el postparto ocurren rápidos cambios hormonales, destinados a preparar el cuerpo para la lactancia. Éstos y otros factores, como la hinchazón posterior al parto o la congestión mamaria generalmente son causas de edema.

La transición hacia la menopausia se caracteriza por una progresiva disminución de los niveles hormonales, lo que señala el final de la fertilidad femenina. Estas fluctuaciones hormonales son una de las causas de edema en la menopausia, aunque otros factores, como el aumento de peso, también pueden influir en este síntoma.

Si bien el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de edema en las mujeres, en casos graves, los edemas podrían indicar una afección médica más grave. Siga leyendo para obtener más información sobre las otras posibles causas de edema.

Otras causas de edema

Cada uno de los diferentes tipos de edema puede tener sus propias causas subyacentes. A veces no es fácil distinguir entre los edemas vinculados a un desequilibrio hormonal y aquellos causados por enfermedad renal, trastornos tiroideos o diabetes, por ejemplo. Como regla general, si la hinchazón aparece de forma repentina, está localizada (p. ej., en una sola pierna) viene acompañada de dolor, mareos, dificultad para respirar, confusión o dolores en el pecho, entre otros síntomas, es necesario buscar asistencia médica de inmediato.

Algunas mujeres son más propensas a desarrollar ciertos tipos de edema. Siga leyendo para conocer los factores de riesgo y desencadenantes de los edemas.

Causas de edema

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para edema

La probabilidad de sufrir edema aumenta cuando una mujer también se ve afectada por factores psicológicos, conductuales y de salud, tales como antecedentes de trastornos afectivos, sobrepeso o consumo excesivo de sal. Estos factores de riesgo son altamente significativos en el desarrollo de todos los tipos de edema, y aumentan las posibilidades de que una mujer los experimente durante a lo largo de su vida.

Detonantes de edema

Determinadas circunstancias también pueden inducir hinchazón repentina en mujeres con edema idiopático. Estos factores desencadenantes pueden ser ambientales o de comportamiento, como la exposición a un ambiente caluroso o permanecer largo tiempo de pie, y evitarlos contribuye a reducir la frecuencia de los síntomas de edema.

En la siguiente sección se detallan los diferentes signos y síntomas de edema, que es importante aprender a reconocer para elegir el tratamiento más adecuado.

Edema - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Aunque todos los tipos de edema tienen en común la presencia de hinchazón, cada uno de ellos se caracteriza por un específico grupo de síntomas que permite identificarlos. Sin embargo, existen síntomas comunes que afectan a la mayoría de mujeres con edema.

Síntomas comunes de edema

  • Cambios cíclicos o repentinos en el peso corporal
  • Sensación de pesadez y notoria hinchazón en las piernas u otras extremidades
  • La ropa comienza a sentirse incomoda y ajustada
  • Creciente dificultad para mover las articulaciones
  • Sensación de calor, dolor o tensión en el área afectada

Además de su naturaleza esporádica y los cambios visibles en la hinchazón a lo largo del día, así como los dolores de cabeza y la micción nocturna frecuente, el edema idiopático en mujeres tiene otras características, distintas a las del edema premenstrual.

Signos de edema

Aunque se ha vinculado a cambios hormonales en las mujeres, las causas exactas del edema idiopático aún se desconocen, de modo que existen pocos signos médicos que permitan el diagnóstico. Esto, unido al hecho de que los síntomas de edema pueden ser leves o pasar desapercibidos durante largos períodos de tiempo, hace que sea una condición difícil de detectar.

Pese a que comúnmente ocurre de manera periódica en las mujeres, el edema idiopático no tiene relación específica con el ciclo menstrual. Por otro lado, el edema premenstrual se caracteriza por un aumento de peso repentino en los días previos a la menstruación debido a la retención de líquidos, pero no esto no se repite en otros momentos del ciclo menstrual.

Actualmente, el único signo médico de edema idiopático en mujeres es un aumento de peso en el transcurso del día, el mismo que luego se elimina con la orina por la noche. Un médico puede pedirle a las mujeres que se hagan una autoevaluación, pesándose desnudas antes del desayuno y 12 horas más tarde. Un aumento de peso diario de dos a cuatro libras (uno a dos kilos) es indicativo de edema idiopático.

Diagnóstico de edema

Un médico querrá determinar si existe una causa subyacente del edema, especialmente en los casos de enfermedad cardíaca e insuficiencia renal, las dos causas más graves de edema. A fin de identificar los signos y síntomas, el especialista generalmente revisará el historial médico y realizará una evaluación psiquiátrica, además de un examen físico. Si lo considera necesario, solicitará pruebas adicionales.

Complicaciones del edema

Aunque la mayoría de las mujeres que experimentan edema no consideran la posibilidad de tratamiento, en ciertos casos esta condición puede evolucionar hacia otro trastorno o enfermedad más grave. Es por ello que, teniendo en cuenta la frecuencia e intensidad de los síntomas, es importante conocer las opciones de tratamiento para edema. La mayor parte de los edemas con síntomas a largo plazo no requieren hospitalización; sin embargo, complicaciones poco comunes del edema pueden incluir celulitis y reumatismo, además de problemas cardíacos y renales, todas las cuales tienen signos de advertencia específicos.

Es esencial aprender más sobre el manejo y las alternativas de tratamiento para edema. La siguiente sección ofrece información sobre cómo aliviar los síntomas de edema, así como consejos para prevenir su aparición.

Signos y síntomas de edema

Prevención y manejo

Es posible emplear ciertas técnicas de prevención pueden disminuir la probabilidad de desarrollar síntomas de edema. Estas acciones deben tomarse con anticipación, incluso antes de los primeros signos de edema idiopático, para evitar la necesidad de posteriores tratamientos invasivos.

Los mejores métodos de prevención son los cambios en el estilo de vida, especialmente en lo que respecta a la adopción de una dieta balanceada, una rutina de ejercicios y hábitos saludables. Los suplementos también son una excelente manera de complementar estos ajustes en la vida cotidiana para mejorar el funcionamiento del sistema endocrino, lo que puede ayudar a reducir los síntomas de edema causados por el desequilibrio hormonal.

En el caso de mujeres que ya padecen de edema, estos métodos de prevención podrían no ser suficientes para evitar la recurrencia de este trastorno inflamatorio. Sin embargo, hay muchas formas de reducir la intensidad y frecuencia de los síntomas.

Manejo del edema

Ya sea que una mujer experimente edema premenstrual o edema idiopático, existen muchos consejos que la pueden ayudar a combatir la hinchazón y otros síntomas de este trastorno inflamatorio. Estos consejos generales, que incluyen elevar las extremidades, mantenerse hidratado y evitar temperaturas extremas, junto con sencillos cambios en la rutina diaria, marcarán una gran diferencia para las mujeres que sufren de edema.

Consejos alternativos para el manejo del edema

Aunque los tratamientos alternativos no abordan la causa hormonal detrás del edema, pueden ser útiles para reducir la hinchazón y otros síntomas. El masaje y la acupuntura son dos ejemplos de terapias alternativas que podrían ayudar a controlar el edema.

Todos estos métodos pueden hacer que los síntomas de edema sean más soportables para las mujeres que los padecen; sin embargo, no tratan el desequilibrio hormonal en la raíz del edema. Afortunadamente, existen diferentes enfoques terapéuticos disponibles para aliviar  este trastorno inflamatorio; sigue leyendo para saber cómo tratar el edema.

Edema - Prevención y manejo

Tratamientos

Debido a que existen diferentes tipos de edema, el enfoque de tratamiento dependerá de un adecuado diagnóstico y de la gravedad de los síntomas. A continuación se proporciona una descripción general de las opciones de tratamiento para edema, tanto idiopático como premenstrual.

Tres enfoques de tratamiento para edema

En cuanto a los enfoques de tratamiento para edema, pueden considerarse tres niveles. Estos se clasifican en: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas.

Aunque estos enfoques se pueden usar indistintamente, se recomienda que las mujeres comiencen haciendo pequeños cambios en su estilo de vida, que es la opción menos invasiva de tratamiento para edema. Si bien los ajustes en la rutina diaria contribuyen de alguna manera a reducir los síntomas del edema, los beneficios se multiplican cuando se combinan con suplementos herbales o terapias alternativas. Finalmente, si estas medidas no son suficientes para tratar casos más severos de edema, las mujeres pueden considerar opciones farmacológicas.

1

Cambios en el estilo de vida

Los cambios saludables en el estilo de vida son el tratamiento para edema idiopático y premenstrual que implica el menor riesgo, aunque requiere de mayor disciplina. Realizar pequeños ajustes en la rutina diarias, tales como adoptar una dieta balanceada, aumentar la actividad física y desarrollar hábitos saludables, puede generar un impacto positivo en la salud general de las mujeres, así como mejorar las condiciones causadas por el desequilibrio hormonal, entre ellas el edema.

Aunque estas mejoras en la calidad de vida pueden contribuir a reducir los síntomas de edema, para abordar directamente el desequilibrio hormonal subyacente, las mujeres pueden complementar su dieta con suplementos naturales, los cuales son una manera segura de regular los niveles hormonales.

2

Medicina alternativa

La mayoría de las mujeres que buscan cómo tratar el edema encuentran que los suplementos son una opción natural y efectiva. Existen dos tipos principales de suplementos herbales que pueden utilizarse: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Ciertas hierbas, como el cohosh negro (cimicífuga) contienen estrógenos de origen vegetal (fitoestrógenos), los cuales actúan como complemento o reemplazo del estrógeno natural cuando el cuerpo de la mujer no produce esta hormona en cantidades suficientes.

Estos tratamientos son más efectivos para las mujeres que pasan por la menopausia y otras con niveles bajos de estrógeno; sin embargo, los suplementos fitoestrogénicos no son necesariamente eficaces para mujeres con edema hormonal, ya que este tipo de trastorno es causado por un exceso de estrógeno.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,incluido Macafem, carecen de fitoestrógenos pero estimulan las glándulas endocrinas, ayudando al cuerpo a producir hormonas de manera más eficiente y en los niveles adecuados. Esto da como resultado una normalización de los niveles de estrógeno y de otras hormonas.

Estetipo de suplementos se consideran la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal que suele ser la causa principal del edema premenstrual, así como un factor de influencia para el edema idiopático en mujeres. Además, pueden usarse a lo largo de todas las etapas reproductivas, ya que promueven la producción de hormonas naturales.

Otras alternativas naturales, que también pueden contribuir a prevenir, o al menos aliviar los síntomas de edema, son las vitaminas y otros suplementos herbales.

Es probable que una combinación de estos dos enfoques (cambios en el estilo de vida junto con la medicina alternativa) sea la forma más efectiva de aliviar la hinchazón causada por el edema. Sin embargo, en algunas mujeres la severidad de los síntomas de edema puede llevarlas a considerar una tercera opción de tratamiento.

3

Opciones farmacológicas

Los medicamentos recetados suelen ser el último recurso para las mujeres que sufren de edema idiopático o edema premenstrual. Esto se debe a que este tipo de tratamientos suelen ser más costosos e involucran más riesgos, incluyendo efectos secundarios que pueden afectar negativamente la salud. El enfoque farmacológico de tratamiento para edema generalmente incluye medicamentos diuréticos, estimulantes, antihipertensivos y antivaricosos.

Estos tres enfoques de tratamiento (cambios en el estilo de vida y medicina alternativa, así como tratamientos farmacológicos y quirúrgicos) no se excluyen mutuamente. Pueden emplearse determinadas opciones en diferentes momentos, o una combinación de ellas. Sin embargo, muchas mujeres están descubriendo que, dependiendo de la gravedad de sus síntomas, tanto el edema idiopático como el edema premenstrual pueden combatirse mediante sencillos cambios en el estilo de vida, combinados con suplementos herbales u otras terapias alternativas.

Tratamientos para el edema

Bibliografía