Infertilidad

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 04 enero, 2019

La infertilidad puede provocar estrés, incertidumbre y otros problemas en la vida reproductiva de una mujer.

Aunque alrededor de un tercio de las causas de la  infertilidad están en la mujer, el otro tercio se deben al hombre. En general los problemas de infertilidad nacen de una combinación de factores que pueden ser masculinos,  femeninos o desconocidos.

Esta guía puede ayudar a las mujeres a comprender mejor la infertilidad, incluyendo consejos útiles sobre cómo aumentar sus posibilidades reproductivas, así como la interacción de pareja para mejorar la fertilidad.

Infertilidad

Acerca de la infertilidad

El embarazo es el resultado de un largo proceso. Para poder concebir, los ovarios de una mujer liberan un óvulo durante su periodo fértil. Para que la concepción se lleve a cabo,  el esperma de un hombre debe fertilizar el óvulo, que luego se desplazará a través del tubo de falopio hacia el útero o matriz del embrión, donde finalmente se implantará para dar inicio al embarazo.

Cualquier obstáculo en este delicado proceso puede resultar en infertilidad, aunque también debe considerarse el factor de la pareja. En todo caso, se debe comenzar identificando la causa subyacente de esta condición.

Tipos de infertilidad

La infertilidad es una condición relacionada con la dificultad para concebir o llevar a término el embarazo, y se divide en dos tipos:

Tipos de infertilidad

Causas de infertilidad

En general, un sistema reproductivo saludable comienza con un adecuado equilibrio endocrino, ya que las hormonas regulan la menstruación y la fertilidad en las mujeres, así como la producción de esperma en los hombres. Existen, sin embargo, otras causas de infertilidad, que pueden ser de origen genético, debido a enfermedades o como consecuencia de daño físico.

Causas de infertilidad femenina

  • Ovulación anormal. La infertilidad femenina suelen estar relacionada con problemas de ovulación, que representan hasta el 40% de los casos. La causa subyacente es el desequilibrio hormonal provocado por una serie de trastornos de salud, tales como disfunción del hipotalámo o la glándula pituitaria, el síndrome de ovario poliquístico (SOP), insuficiencia ovárica prematura, o niveles inusualmente altos de prolactina (hiperprolactinemia).

  • Daño de los órganos reproductivos. El daño en los órganos reproductores puede causar un bloqueo, evitando que el óvulo se implante en el útero o que el esperma llegue al óvulo. Esta causa de infertilidad se deben principalmente a endometriosis, enfermedades inflamatorias de la pelvis (EIP), o enfermedades de transmisión sexual.

  • Problemas uterinos o cervicales. Anomalías anatómicas dentro del útero o cuello uterino pueden afectar la calidad del moco cervical, diseñado para ayudar al transporte de esperma, o prevenir la implantación del óvulo, lo que aumenta el riesgo de aborto involuntario, entre otros.

Causas de infertilidad masculina

  • Cambios en la calidad del esperma. Los problemas de fertilidad masculina se deben principalmente a una anormal producción, transporte o función de los espermatozoides, lo que afecta su conteo, forma y motilidad. Estas alteraciones pueden ser provocadas por diversas condiciones de salud, como varicocele (agrandamiento de las venas testiculares), traumatismo en los genitales, enfermedades de transmisión sexual (ETS) y diabetes, entre otras.

  • Desequilibrio hormonal. La infertilidad masculina también puede surgir de un desorden hormonal, en particular de la testosterona, una hormona que regula la producción de esperma, estimula el deseo sexual y mantiene la erección.

  • Desordenes genéticos. Ciertos trastornos hereditarios, como el síndrome de Klinefelter o la fibrosis quística, conducen a un desarrollo anormal de los genitales masculinos, lo que puede causar infertilidad.

Causas de la infertilidad

Factores de riesgo y desencadenantes

Los factores de riesgo para la infertilidad son características que aumentan la probabilidad de que una mujer tenga problemas para quedar embarazada; sin embargo, la existencia de factores de riesgo no significa que automáticamente será infértil. Una vez obtenido el diagnóstico de infertilidad, los médicos deben establecer si uno o más factores de riesgo son la causa subyacente.

Algunas mujeres son más propensas que otras a ser infértiles debido a diversos factores, entre los que se incluyen:

  • En las mujeres, tener más de 35 años, y en los hombres, más de 40
  • Deficiente o excesivo porcentaje de masa corporal
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Fumar
  • Toxinas del medio ambiente
  • Estrés prolongado o depresión
Factores de riesgo de la infertilidad

Señales y síntomas de infertilidad

Debido a que lo que se considera como ciclo reproductivo “normal” es diferente en cada mujer, los síntomas de infertilidad también se experimentarán de manera distinta. Sin embargo, es importante tener en cuenta que con frecuencia los problemas de infertilidad no presentan signos o síntomas asociados.

Síntomas comunes de la infertilidad

Muchas parejas descubren sus problemas de fertilidad después de intentar concebir sin éxito, dado que rara vez se manifiestan síntomas claros. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar síntomas asociados con otras condiciones de salud que pueden causar infertilidad.

  • Las mujeres pueden experimentar períodos irregulares, ausentes, abundantes o dolorosos, lo que indica problemas de ovulación.

  • Los hombres pueden reportar problemas con la función sexual, tales como disfunción eréctil o de la eyaculación, al igual que disminución de libido y dolor o hinchazón testicular.

Señales de infertilidad

Las señales de infertilidad, que pueden indicar causas subyacentes, se obtienen a través de diferentes pruebas e incluyen:

  • Señales de infertilidad en las mujeres. Pueden incluir niveles anormales de hormonas reproductivas, niveles altos o bajos de hormona tiroidea, detección de enfermedades de transmisión sexual (ETS), y obstrucción o daño en los órganos reproductivos.

  • Señales de infertilidad en los hombres. Pueden incluir conteo bajo de espermatozoides, desequilibrio de testosterona, biopsia testicular atípica, o anomalías genéticas. Los signos detectados por un médico pueden estar relacionados con un trastorno subyacente de ovulación, como síndrome de ovario poliquístico o disfunción hipotalámica, al igual que con infecciones que afectan el sistema reproductivo femenino. Signos indirectos incluyen crecimiento anormal del cabello, acné y dolor durante las relaciones sexuales, entre otros.

Señales y síntomas de infertilidad

Pruebas de infertilidad

Cuando se sospecha de problemas de infertilidad, se requiere de una evaluación médica integral para lograr un diagnóstico adecuado. Dado que la infertilidad puede ser causada por factores femeninos, masculinos o mixtos, ambos miembros de la pareja deben someterse a pruebas después de 12 meses de intentar concebir sin conseguirlo, o seis meses en el caso de mujeres mayores de 35 años.

Cada evaluación de problemas de fertilidad debe comenzar con un examen físico completo, incluyendo la revisión del historial médico y sexual de la pareja, así como los patrones del ciclo menstrual de la mujer. Otras pruebas de fertilidad podrían incluir lo siguiente:

Pruebas de infertilidad femenina

  • Prueba de Papanicolaou para descartar la presencia de enfermedades de transmisión sexual y problemas anatómicos.
  • Pruebas de sangre para analizar niveles hormonales y descartar deficiencias nutricionales.
  • Ecografía transvaginal para evaluar la reserva ovárica.
  • Prueba genética para detectar defectos cromosómicos.

Pruebas de infertilidad masculina

  • Análisis de semen, también conocido como semiograma o espermiograma, para conocer el conteo de espermatozoides, así como su forma y nivel de motilidad, entre otros.
  • Pruebas de sangre para analizar niveles hormonales y descartar deficiencias nutricionales.
  • Ultrasonido testicular o biopsia para descartar bloqueo o daño en el órgano reproductivo.
  • Prueba genética para detectar defectos cromosómicos.

Tratamientos

En la mayoría de los casos, los tratamientos para la infertilidad son efectivos para resolver las causas subyacentes, y pueden incluir ajustes de estilo de vida, medicina alternativa y medicina convencional.

Ajustes de estilo de vida

Muchas parejas que sufren de infertilidad pueden beneficiarse de la implementación de prácticas saludables, que pueden consistir en alcanzar un índice de masa corporal (IMC) saludable, garantizar una nutrición adecuada, dejar de fumar y beber alcohol, hacer ejercicio regularmente, y reducir el estrés a través del yoga o la meditación. Para las mujeres, también es esencial aprender a estimar el día de la ovulación con mayor precisión, mientras que para los hombres, tener relaciones sexuales frecuentes ayuda a mantener una calidad adecuada de esperma.

Medicina alternativa

El desequilibrio hormonal detrás de los problemas de fertilidad también se puede resolver con suplementos de hierbas que, por lo general, contienen fitoestrógenos, como el trébol rojo, el cohosh negro o el ginseng, o son reguladores de la función endocrina, como Macafem. Otros suplementos que aumentan la fertilidad podrían incluir nutrientes esenciales, tales como zinc, hierro y selenio, así como vitaminas A, B y C.

Medicina convencional

Dependiendo de la causa subyacente, los medicamentos podrían estar dirigidos a estimular la ovulación en las mujeres y tratar las enfermedades de transmisión sexual, así como a mejorar la salud y la función del esperma en los hombres, entre otros. En algunos casos, la cirugía podría ser necesaria para eliminar el bloqueo de trompas de Falopio y restaurar la fertilidad.

Opciones avanzadas

Cuando los problemas para concebir no se pueden solucionar de manera efectiva mediante los tratamientos anteriores, las parejas pueden optar por el uso detecnologías de reproducción asistida (ART), las cuales incluyen inseminación artificial, fertilización in vitro (FIV) y subrogación.

Tratamientos para mejorar la infertilidad

Bibliografía