Cólicos menstruales

Las contracciones naturales del útero durante la menstruación suelen ir acompañadas de dolor y cólicos fuertes en muchas mujeres. El grado de dolor puede verse influido por un desequilibrio hormonal que controla el ciclo menstrual. Algunas veces el dolor es tan intenso que interfiere con la vida diaria.

La buena noticia es que el dolor menstrual causado por un desequilibrio hormonal puede controlarse durante todas las diferentes etapas de la vida. Continúe leyendo para obtener más información sobre los cólicos menstruales, sus causas, factores de riesgo, signos y síntomas, prevención y opciones de tratamiento.

Cólicos menstruales

Acerca de

Datos breves sobre los cólicos menstruales

  • El dolor menstrual es la razón principal por lo que falta a la escuela o al trabajo entre mujeres menores de 20 años.
  • 50-75% de las mujeres experimentan un cierto grado de períodos dolorosos.
  • Los cólicos tienden a disminuir o detenerse después del primer embarazo de una mujer hasta que alcanza la menopausia.

Los cólicos menstruales son dolor pélvico, ya sea sordo, agudo, intermitente o constante, que experimenta una mujer durante su período. El dolor puede irradiar a las áreas vecinas, a saber, la parte inferior de la espalda y los muslos. Durante la menstruación, el útero se contrae para arrojar su revestimiento. Algunas veces, estas contracciones pueden cortar el flujo de sangre y oxígeno a los músculos cercanos, lo que causa cólicos. Las contracciones están influenciadas  por las hormonas. Por lo tanto, un desequilibrio puede hacer que los cólicos sean más notorios o dolorosos.

El dolor también puede ocurrir durante otros momentos del ciclo menstrual. En particular, algunas mujeres experimentan dolor durante la ovulación, que a veces se conoce con el nombre alemán mittlelschmerz o dolor en el medio. Típicamente ocurre alrededor del día  14 en el ciclo, cuando el óvulo es liberado del ovario. La expansión del ovario a medida que crece el folículo que almacena los huevos puede causar molestias, generalmente breves y leves.

Los niveles de hormonas pueden fluctuar mucho durante las diversas etapas de la vida reproductiva femenina: pubertad, embarazo, postparto (incluida la lactancia materna) y la menopausia. Estos cambios pueden causar cólicos, que pueden ser un obstáculo para las actividades cotidianas.

Identificando el dolor menstrual

El grado de dolor y cólicos puede variar mucho de mujer a mujer; algunas mujeres pueden no tener dolor  en absoluto, mientras que otras experimentan dolores tan severos que no pueden ir al trabajo ni a la escuela. Los períodos dolorosos o dismenorrea se clasifican en primarios y secundarios. Además, existen tres criterios que pueden ayudar a identificar el dolor menstrual: frecuencia, duración e intensidad.

Para obtener más información sobre las causas de los cólicos menstruales, incluidas las causas hormonales y no hormonales, continúe leyendo la siguiente sección.

Acerca de cólicos menstruales

Causas

Para controlar y tratar los cólicos menstruales, es útil saber un poco sobre los procesos que los causan. Si bien un trastorno subyacente podría empeorar el dolor menstrual, los cólicos son más comúnmente causados por fluctuaciones hormonales y desequilibrios que pueden ocurrir a lo largo del ciclo menstrual. A pesar de que algunos cólicos y dolores ocurren naturalmente como parte de la menstruación, un desequilibrio hormonal puede empeorarlos.

Sigue leyendo para obtener más información sobre las causas hormonales y adicionales de los períodos dolorosos.

Causa hormonal de los cólicos menstruales

Al comienzo de la menstruación, una hormona producida en el útero llamada prostaglandina induce contracciones para eliminar el revestimiento del útero. Si bien estas contracciones son una parte necesaria de la menstruación, pueden estrechar los vasos sanguíneos y el flujo sanguíneo, lo que significa que menos oxígeno llega a los tejidos. Cuando los tejidos corporales se ven privados de oxígeno, liberan sustancias químicas desencadenantes del dolor que producen cólicos. (Esta es la misma razón por la cual los músculos pueden sufrir cólicos después de correr u otro ejercicio).

Una acumulación de prostaglandina puede desencadenar contracciones más intensas o prolongadas, que hacen que los calambres sean más severos. Un desequilibrio de hormonas, especialmente cuando la hormona sexual progesterona está fuera de proporción con el estrógeno, también puede causar una mayor producción de prostaglandinas y, por lo tanto, períodos más dolorosos.

Del mismo modo, las fluctuaciones hormonales que ocurren durante la vida reproductiva de una mujer pueden causar cólicos pélvicos, incluso si no están directamente relacionados con la menstruación. Vea los cuadros a continuación para obtener más información sobre los cólicos durante las diferentes etapas de la vida reproductiva femenina: pubertad, embarazo, posparto y menopausia.

La pubertad es la etapa en la que el cuerpo comienza a producir hormonas reproductivas y también es el momento en que una mujer joven tiene su primer período, que a menudo va acompañado de cierto grado de cólicos.

El embarazo es un momento en que los niveles hormonales fluctúan mucho para acomodar al bebé en crecimiento. Si bien, por supuesto, una mujer no menstrúa durante el embarazo, puede experimentar cólicos y dolor pélvico debido a otras causas, como problemas digestivos y estrés muscular.

El posparto, el tiempo después del nacimiento cuando la madre amamanta, es otra etapa en la cual las hormonas no están en sus niveles normales, lo que puede causar calambres entre otros síntomas. Si bien algunos calambres son una parte natural del postparto, aún pueden ser dolorosos y desagradables.

La menopausia es la etapa en la que las hormonas reproductivas comienzan a disminuir, y los períodos se vuelven más esporádicos. Durante este tiempo, los niveles hormonales suelen ser desequilibrados, lo que puede causar cólicos y otros síntomas.

Otras causas menos comunes de los cólicos menstruales

En la mayoría de los casos, el dolor menstrual es causado por un desequilibrio hormonal. Sin embargo, en algunos casos raros, el dolor menstrual y pélvico puede deberse a un trastorno subyacente, como la endometriosis o la fibromas uterinos.

Continúe leyendo para obtener más información sobre los factores de riesgo y los desencadenantes que pueden influir en el dolor menstrual.

Causas de cólicos menstruales

Factores de riesgo y desencadenantes

Factores de riesgo para los cólicos menstruales

Algunas mujeres tienen mayor riesgo que otras cuando se trata de cólicos menstruales debido a posibles factores de riesgo que las hacen más propensas a sufrir períodos dolorosos. Estos factores se relacionan con la edad, la genética, otros problemas menstruales y el comportamiento.

Desencadenantes de los cólicos menstruales

Aunque los cólicos van de la mano con la menstruación mensual, algunos factores desencadenantes externos pueden causar calambres durante ciclos sin dolor; Lo mejor es evitar los desencadenantes tanto como sea posible para evitar los cólicos , especialmente en las mujeres con riesgo de dismenorrea. Estos desencadenantes incluyen estrés y factores dietéticos.

Siga leyendo para obtener más información sobre los síntomas de los cólicos menstruales y para poder elegir el tratamiento más adecuado para su causa.

Cólicos menstruales-factores de riesgo y factores desencadenantes

Signos y síntomas

No todas las mujeres experimentarán cólicos menstruales, pero la mayoría de las mujeres sienten algún dolor asociado con la menstruación durante su vida. Sin embargo, pueden experimentar diferentes síntomas en distintos grados.

Síntomas comunes de los cólicos menstruales (dismenorrea)

  • Calambres o dolores en la región pélvica durante la menstruación
  • Dolor que se irradia hacia los muslos o la parte baja de la espalda

Además de los síntomas básicos que experimentan casi todas las mujeres con cólicos menstruales, algunos pueden sufrir síntomas adicionales como dolores de cabeza y mareos, pueden variar según el desequilibrio hormonal y si hay un trastorno subyacente detrás de los cólicos.

Signos de cólicos menstruales

Los cólicos  menstruales no tienen signos médicos distintivos o criterios mensurables evaluados por un médico o ginecólogo mientras se diagnostica el trastorno. En cambio, un médico puede buscar otros signos de desequilibrio hormonal:

  • Incomodidad durante o directamente antes de los momentos de mayor sangrado
  • Anomalías pélvicas (crecimientos, etc.)
  • Niveles anormales de hormonas reproductivas en el torrente sanguíneo
Cólicos menstruales signos y síntomas

Diagnóstico de cólicos menstruales

Para identificar los síntomas de los cambios de humor y luego diagnosticar el trastorno, un médico u obstetra o ginecólogo generalmente preguntará sobre el historial médico del paciente, realizará un examen pélvico y ordenará pruebas adicionales cuando sea necesario.

Complicaciones de los cólicos menstruales

En casos raros, la menstruación dolorosa puede provocar complicaciones, especialmente si es causada por un trastorno subyacente. En resumen, las causas de la dismenorrea secundaria tienen sus propias complicaciones. Los calambres menstruales a veces pueden causar problemas personales y sociales cuando son tan graves que interfieren con la vida diaria. Algunas de las complicaciones incluyen infertilidad y cicatrices internas, pero solo ocurren en casos muy raros cuando hay una afección subyacente. Afortunadamente, estas condiciones tienen algunas señales de advertencia específicas; a menudo se pueden detectar junto con los cólicos menstruales antes de que se vuelvan más severos.

Las mujeres que experimentan cólicos y períodos dolorosos pueden querer aprender a tratarlos y prevenirlos. Continúe leyendo para obtener más información sobre algunas técnicas y hábitos que pueden ayudar a prevenir o controlar los cólicos.

Prevención y manejo

No existe un único método garantizado para prevenir los cólicos menstruales por completo, al igual que no hay forma de detener los procesos hormonales naturales del cuerpo. No obstante, las mujeres pueden tomar algunas medidas para reducir las posibilidades de tener cólicos, especialmente los severos.

En términos de prevención, los cambios en el estilo de vida relacionados con la dieta, el ejercicio y los hábitos saludables pueden ayudar mucho. Además, una mujer puede tener interés en complementar los ajustes del estilo de vida con suplementos de hierbas que mejoran el sistema endocrino, lo que alivia un posible desequilibrio hormonal subyacente que puede causar cólicos.

La prevención puede no ser posible para las mujeres que ya tienen cólicos con regularidad. En ese caso, algunas de las muchas formas de controlar el dolor menstrual pueden ayudar a reducir la intensidad o la duración de los cólicos. Siga leyendo para conocer algunos consejos para controlar los períodos dolorosos.

Manejando los cólicos menstruales

Hay muchas técnicas para controlar de manera efectiva los cólicos menstruales; cada mujer tiene el método que mejor funciona para ella. Una serie de actividades simples puede ayudar a aliviar el dolor y hacer que una mujer vuelva a ponerse de pie. Estos consejos generales, como el uso de compresas calientes o técnicas de relajación, pueden ser utilizados por mujeres de todas las edades para ayudar a reducir los cólicos.

Cólicos menstruales prevención y manejo

Consejos alternativos de manejo para los cólicos menstruales

Para algunas mujeres, los métodos de manejo alternativos también pueden ayudar a reducir la menstruación dolorosa, aunque no abordan la causa hormonal subyacente, pero estas técnicas si pueden con los cólicos menstruales como acupuntura, masaje Maya y tratamiento quiropráctico.

Todos estos métodos pueden ayudar a reducir el dolor menstrual y aliviar temporalmente los cólicos, pero no tratan las causas de raíz, que muchas veces es un desequilibrio hormonal subyacente. Sin embargo, existen varios tratamientos naturales que pueden abordar las causas hormonales de los cólicos menstruales. Continúe leyendo para obtener más información sobre el tratamiento de los cólicos menstruales a través de diferentes enfoques.

Tratamientos

Los cólicos menstruales, que comúnmente son causados por un desequilibrio hormonal, a menudo pueden ser dolorosos y pueden interferir con la vida diaria. Afortunadamente, existen tratamientos efectivos para el dolor menstrual que pueden ayudar.

Tres enfoques para tratar los cólicos menstruales

Los tratamientos para los cólicos menstruales se pueden categorizar en tres niveles de enfoques: 

  1. Cambios en el estilo de vida
  2. Medicina alternativa 
  3. Opciones farmacéuticas y quirúrgicas.

Se recomienda a las mujeres que comiencen con el enfoque menos arriesgado para tratar los cólicos  menstruales: cambios en el estilo de vida. Si eso no es efectivo, entonces deberían intentar el siguiente nivel. El tratamiento médico generalmente no es necesario para tratar los períodos dolorosos, pero algunas mujeres no experimentan una reducción en los cólicos debido a ajustes en el estilo de vida y tratamientos alternativos solos. En tales casos, una mujer puede considerar opciones farmacéuticas después de evaluar completamente los riesgos que acompañan a dicho tratamiento.

1

Cambios en el estilo de vida para los cólicos menstruales

El primer nivel de tratamiento conlleva la menor cantidad de riesgo, aunque también el nivel más alto de autodisciplina. Los cambios simples en el estilo de vida, como una dieta mejorada, ejercicio y hábitos saludables, pueden ayudar a reducir o eliminar los cólicos menstruales.

Estos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir el dolor, pero no abordan directamente el desequilibrio hormonal que causa o empeora los dolores menstruales de muchas mujeres. Entonces, se puede requerir un tratamiento adicional. La medicina alternativa ha demostrado ser una excelente manera de tratar de forma segura y natural los cólicos menstruales asociados con un desequilibrio hormonal.

2

Medicina alternativa para los cólicos menstruales

Con poco o ningún riesgo, los suplementos y medicamentos alternativos pueden ser una forma altamente eficaz de tratar el dolor menstrual. Para los suplementos a base de hierbas, hay dos tipos principales: suplementos herbales reguladores de hormonas y fitoestrogénicos.

Suplementos de hierbas fitoestrógenos

Los suplementos de estrógenos vegetales, como el ginseng, pueden complementar las diferencias de estrógenos, que son especialmente prevalentes en las mujeres menopáusicas. Ayudan a equilibrar las hormonas, lo que puede aliviar los cólicos si los niveles estrógenos son bajos.
Estos son prinicipalmente efectivos para mujeres que tienen deficiencias de estrógeno, como muchas mujers menopáusicas. Es posible que no sean apropiados para las mujeres en todas las etapas de la vida, como la pubertad.


Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos, como Macafem, estimulan la producción de hormonas naturales al nutrir el sistema endocrino en su conjunto, ayudando al sistema a producir las hormonas correctas de manera más eficiente.Esto resulta en un equilibrio de todas las hormonas, no solo de estrógenos.
Dado que estos suplementos tratan el desequilibrio hormonal subyacente, se pueden tomar a lo largo de la vida de una mujer. Se pueden considerar el tratamiento más seguro y natural.

Además, hay otros tipos de suplementos que también pueden aliviar los períodos dolorosos o, al menos, hacer que sean más fáciles de controlar, incluidas las vitaminas y otros suplementos a base de hierbas.

La combinación de los distintos enfoques (cambios de estilo de vida y medicina alternativa juntas) suele ser la forma más efectiva de tratar los cólicos menstruales. Sin embargo, algunas mujeres experimentarán dolores y síntomas tan severos que pueden necesitar un tratamiento médico.

3

Opciones farmacológicas y quirúrgicas para los cólicos menstruales

El tratamiento en el tercer nivel implica el mayor riesgo y muchas veces los costos más altos también. Algunos tratamientos pueden no ser adecuados para las mujeres en todas las etapas de la vida, y muchos de ellos requieren una receta. Es muy recomendable consultar a un profesional médico antes de comenzar los tratamientos farmacéuticos para los cólicos menstruales.

Existen tres tipos de tratamientos farmacéuticos: medicamentos reguladores de hormonas, analgésicos y cirugía. Es importante observar que la cirugía solo se usa a veces en casos de dismenorrea secundaria o períodos dolorosos causados por una afección subyacente; no es una opción para la dismenorrea primaria o el dolor menstrual causado por fluctuaciones hormonales normales.

Los tres niveles de tratamiento (cambios en el estilo de vida, medicina alternativa y opciones farmacéuticas) no son mutuamente excluyentes. Una mujer puede optar por utilizar diferentes enfoques en diferentes momentos o una combinación de los mismos, dependiendo de los síntomas. Muchas mujeres encuentran que sus síntomas se alivian mejor usando una combinación de cambios de estilo de vida saludable y tratamientos alternativos.

Tratamientos de cólicos menstruales

Bibliografía

  • Better Health Channel. (2014). Menstruation – pain (dysmenorrhoea). Retrieved January 24, 2018, from https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/conditionsandtreatments/menstruation-pain-dysmenorrhoea
  • Health Direct. (2017). Painful periods. Retrieved January 24, 2018, from https://www.healthdirect.gov.au/painful-periods
  • Mayo Clinic. (2014). Menstrual cramps: Symptoms & causes | Menstrual cramps: Diagnosis & treatment. Retrieved January 24, 2018, from https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/menstrual-cramps/symptoms-causes/syc-20374938 
  • National Institutes of Health. (2016). Painful menstrual periods | Period pain. Retrieved January 24, 2018, from https://medlineplus.gov/ency/article/003150.htm
  • University of Maryland Medical Center. (2016). Menstrual pain. Retrieved January 24, 2018, from https://www.umm.edu/health/medical/altmed/condition/menstrual-pain
  • U.S. National Library of Medicine. (n.d.). Period pain: Overview. Retrieved January 24, 2018, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0072508/