Insomnio

Actualizado: 12 mayo, 2020

El insomnio se define por frecuentes noches en vela o incapacidad para conciliar el sueño. Para un funcionamiento óptimo, el cuerpo requiere una cierta cantidad de descanso nocturno, y su ausencia  o deficiencia puede tener graves consecuencias mentales y físicas.

Durante la pubertad, el embarazo, el postparto (incluyendo la lactancia materna) y la menopausia, se producen importantes fluctuaciones hormonales en el cuerpo de una mujer, los cuales pueden causar diversos trastornos del sueño,  entre ellos insomnio. Sin embargo, existen una serie de medidas que una mujer puede tomar para disminuir el impacto del insomnio en su vida.

Sigue leyendo para conocer todo sobre el insomnio, desde sus causas, factores de riesgo, síntomas y signos, hasta las opciones disponibles de prevención y tratamiento.

Insomnio

Sobre el insomnio

Datos rápidos sobre el insomnio en mujeres

  • Aproximadamente el 50% de los adultos experimentan insomnio agudo (a corto plazo), y hasta uno de cada diez describe su condición como crónica.
  • El 67% de las mujeres afirman perder el sueño durante su ciclo menstrual todos los meses.
  • El insomnio es dos veces más común en mujeres que en hombres, y los informes de insomnio aumentan con la edad.
  • Las personas que están separadas, divorciadas o viudas tienden a reportar casos más altos de insomnio que aquellos que están casados. También las personas con un nivel socioeconómico más bajo tienden a reportar más casos de insomnio.

El insomnio se caracteriza por la dificultad para iniciar o mantener un sueño profundo al menos tres veces por semana, durante un período mínimo de un mes. Las mujeres con insomnio suelen despertarse con frecuencia por la noche, después de lo cual se les dificulta volver a dormir y levantarse por la mañana. Al no tener un sueño reparador, pueden experimentar fatiga o cansancio extremo durante todo el día.

El insomnio puede causar problemas de funcionamiento diurno, disminución de la productividad y capacidades motoras deterioradas. Sus causas, gravedad y duración varían de una mujer a otra. Además, los episodios de insomnio se alternan con períodos de sueño regular y reparador.

No todas las personas necesitan las mismas horas de sueño, por lo que una evaluación del insomnio considera la calidad del sueño y no la duración del mismo.

Identificando el insomnio

El insomnio se puede separar en dos categorías: insomnio agudo e insomnio crónico; siendo el primero de corto plazo, mientras que el segundo se mantiene por largos períodos.

El insomnio agudo a menudo es desencadenado por condiciones o circunstancias específicas, tales como la descompensación horaria después de un vuelo, el estrés, enfermedades o medicamentos. El insomnio crónico, en cambio, ocurre con mayor frecuencia entre personas con trastornos mentales u otras condiciones de salud.

Acerca del insomnio

Causas de insomnio

El insomnio suele ser la manifestación física de un problema subyacente, como el desequilibrio hormonal, la ansiedad o la depresión.

Las típicas causas de insomnio incluyen:

  • Desequilibrio hormonal
  • Estrés
  • Enfermedad (p.ej., tiroides hiperactiva)
  • Medicamentos
  • Descompensación horaria
  • Trabajo por turnos (cambio de días a noches, o viceversa)
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor / molestias físicas

Breves períodos de insomnio pueden coincidir con cambios endocrinos en las mujeres. Siga leyendo para descubrir las causas hormonales del insomnio.

Causas hormonales del insomnio

Las hormonas regulan una variedad de funciones corporales, como el crecimiento, la reproducción sexual y la función cerebral. Se requiere un óptimo equilibrio de los niveles hormonales para que el cuerpo funcione según lo previsto, aunque factores congénitos y externos pueden alterar ese equilibrio. Por lo tanto, los niveles altos o bajos de ciertas hormonas pueden causar trastornos del sueño.

  • Estrógeno. Durante la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia, los niveles de estrógeno en el cuerpo de una mujer fluctúan, lo que puede interferir con su capacidad de lograr y mantener una buena noche de sueño.

  • Melatonina. Los receptores de melatonina, la “hormona del sueño”, se pueden encontrar en la misma área del cerebro que los del estrógeno. Cuando hay un cambio en los niveles de estrógeno en el cuerpo, debido al síndrome premenstrual o la menopausia, la melatonina se ve automáticamente afectada y existe una mayor probabilidad de que se produzca insomnio hormonal, entre otros trastornos del sueño.

  • Progesterona. La investigación ha encontrado que la progesterona está relacionada con el ácido gamma-amino butírico (GABA), un neurotransmisor relacionado con la regulación de la ansiedad y el sueño. GABA tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso, lo que facilita la transición al sueño. Cuando hay una deficiencia de progesterona en el cuerpo, este neurotransmisor no puede funcionar correctamente y el sueño se interrumpe o deja de ser reparador.

  • Cortisol. Los niveles de cortisol, o la “hormona del estrés”, parecen ser más altos en personas con insomnio crónico y evitan el sueño profundo. De esta manera, el cortisol funciona de forma contraria a la melatonina; en lugar de promover el sueño, lo interrumpe.

Puede ser necesario hacer cambios en el estilo de vida o tomar suplementos para disminuir los efectos del insomnio hormonal. Sin embargo, antes de iniciar un tratamiento para el insomnio, es importante tener certeza sobre sus causas. Siga leyendo para conocer las otras causas del insomnio.

Aunque el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de insomnio durante la vida reproductiva de una mujer, esto puede variar en cada etapa del desarrollo. Por ejemplo, durante la pubertad, el insomnio tiende a ser causado por fluctuaciones hormonales diferentes a las que ocurren en la menopausia. Estas causas específicas, junto con otros factores, pueden afectar la manera en que cada mujer experimenta el insomnio hormonal.

Causas hormonales durante diferentes fases en la vida de una mujer

Durante la pubertad, el cuerpo de una niña comienza a producir las hormonas de la fertilidad, estrógeno y progesterona. Los niveles de estas hormonas aumentan gradualmente, lo que a veces puede causar insomnio.

El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas; esto, junto con otros factores, como la fatiga o los cambios corporales, puede provocar insomnio.

Las etapas de postparto y lactancia materna se caracterizan por un profundo desequilibrio de hormonas reproductivas, lo que conduce a síntomas como el insomnio. Otro factor que contribuye al insomnio en las mujeres es la depresión postparto.

La menopausia es el momento en que la producción de hormonas reproductivas comienza a disminuir naturalmente, lo que indica el fin de la fertilidad y también puede conducir al insomnio. Sin embargo, existen otros factores en la vida de una mujer que pueden contribuir al insomnio en esta etapa.

Causas menos comunes de insomnio

Aunque el insomnio puede ocurrir naturalmente en distintos períodos a lo largo de la vida de una mujer debido a cambios hormonales, también puede indicar condiciones más graves. Algunas otras causas de insomnio que no están relacionadas con el desequilibrio hormonal son; trastornos de pánico y ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático y anorexia nerviosa, así como abuso de alcohol y drogas.

Aunque la causa más probable de insomnio en las mujeres es el desequilibrio hormonal, algunas tienen más riesgo que otras de experimentar este síntoma. Sigue leyendo para obtener más información sobre los factores de riesgo del insomnio.

Causas de insomnio

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo de insomnio

Algunas mujeres tienen más probabilidades que otras de sufrir insomnio por razones psicológicas, conductuales y de salud. Estos factores predisponentes pueden afectar los niveles hormonales y aumentar las posibilidades de que una mujer experimente insomnio durante su vida reproductiva.

Detonantes del insomnio

Además de los factores de riesgo de insomnio a largo plazo, este síntoma también puede ser provocado por hábitos y circunstancias controlables, los cuales pueden evitarse, a fin de prevenir o reducir los síntomas de insomnio.

Es importante reconocer y comprender los signos y síntomas de insomnio, a fin de seleccionar el tratamiento más adecuado.

Factores de riesgo y detonantes del insomnio

Signos y síntomas de insomnio

Hay muchos síntomas y signos médicos que pueden ayudar a identificar el insomnio. Sigue leyendo para obtener más información y saber qué esperar durante una evaluación médica formal.

Síntomas comunes de insomnio

Las mujeres que experimentan insomnio pueden sufrir varios de estos síntomas, mientras que otras pueden experimentar solo uno o dos. La intensidad y la frecuencia también pueden variar. Los típicos síntomas de insomnio incluyen:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Dificultad para permanecer dormida
  • Despertarse con frecuencia durante la noche y no poder volver a dormir.
  • Despertarse muy temprano en la mañana
  • Sueño no reparador 
  • Fatiga extrema

Signos de insomnio

Más allá de los síntomas físicos del insomnio, también hay indicadores médicos que pueden no ser tan obvios y deben ser evaluados por un médico.

  • Niveles de estrógeno. El estrógeno puede causar desequilibrios hormonales a lo largo de la vida de una mujer. Los niveles fluctuantes de esta hormona pueden provocar insomnio.

  • Tiempo y duración de los síntomas. Puede ser útil monitorear y registrar episodios de insomnio, incluyendo datos como los momentos en que ocurre y su frecuencia, así como los alimentos consumidos y los niveles de estrés de cada día. Esto puede ayudar a establecer un patrón y descubrir, por ejemplo, el insomnio provocado por una cantidad excesiva de cafeína, una situación estresante o la menstruación.

Si el insomnio no puede controlarse o tiene causas no hormonales, se recomienda consultar a un médico, que puede realizar pruebas para llegar a un diagnóstico y tratar adecuadamente cada caso.

Diagnóstico de insomnio

Un médico realiza tres procedimientos para diagnosticar e identificar el insomnio: revisión del historial médico, examen físico y evaluación psicológica. Si es necesario, puede ordenar pruebas adicionales.

Complicaciones del insomnio

El insomnio indica hiperactivación, lo que significa que el cuerpo está en un estado de estrés fisiológico y psicológico elevado. Mientras que en condiciones normales el cuerpo y la mente se desaceleran de forma natural, a fin de conciliar el sueño con relativa facilidad, quienes sufren de insomnio no pueden hace este proceso. Para estas personas se recomienda realizar ejercicios mentales, así como optar por terapias alternativas o medicamentos, a fin de lograr un óptimo descanso nocturno.

El cuerpo requiere una cierta cantidad de horas de sueño para funcionar correctamente. Cuando esto no ocurre, es posible que aparezcan alteraciones en el estado de ánimo, problemas interpersonales, fatiga extrema y un deterioro general en la calidad de vida. Por otro lado, la somnolencia extrema puede representar una seria amenaza para el bienestar de una mujer. El aumento en el consumo de alcohol y el riesgo de accidentes automovilísticos también se han relacionado con el insomnio.

Los episodios leves de insomnio pueden ocurrir como parte natural de los cambios hormonales asociados con el ciclo menstrual. Sin embargo, en casos raros, el insomnio crónico, causado por un desequilibrio hormonal, puede interferir con la calidad de vida de una mujer. Complicaciones menos comunes del insomnio incluyen: cáncer, aumento de peso, diabetes, enfermedades cardíacas y Alzheimer, por lo que resulta esencial abordar la dificultad para dormir e identificar la raíz del problema, de ser posible en las primeras etapas.

Signos y síntomas de insomnio

Prevención y manejo

Prevención del insomnio

Afortunadamente para quienes padecen de insomnio, existe una serie de ajustes en el estilo de vida que permite prevenir y controlar mejor los síntomas de este trastorno del sueño. Una dieta balanceada, junto con el uso de suplementos, la adopción de hábitos saludables y la práctica de ejercicio regular pueden ayudar a disminuir las consecuencias del insomnio.

Manejo del insomnio

Existen varias estrategias de afrontamiento para las personas que experimentan insomnio, y se pueden usar tanto en casos de insomnio agudo como crónico.

Es importante descubrir las causas de insomnio y tratarlas, dado que incluso los casos leves  pueden provocar futuras alteraciones en los patrones de sueño si no se controlan a tiempo.

Prevención y manejo del insomnio

Tratamiento para el insomnio

El tratamiento para el insomnio, ya sea agudo o crónico, es esencial para evitar que se convierta en un problema continuo. Las mujeres que padecen de este trastorno del sueño pueden ser derivadas a un centro del sueño para pruebas especiales, las cuales a menudo implican dormir toda una noche conectadas a monitores.

Tres enfoques de tratamiento para el insomnio

Se consideran tres niveles de tratamiento para el insomnio: (1) Cambios de estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Opciones farmacológicas. Siempre se recomienda comenzar con la primera línea de tratamiento, que suele ser la menos costosa e invasiva, aunque a menudo implica la mayor autodisciplina.

1

Cambios de estilo de vida

Se recomienda llevar un diario para registrar los patrones de sueño, los estados de ánimo, los alimentos consumidos antes de acostarse y cualquier otro detalle relevante.

Si los cambios en el estilo de vida por sí solos no son efectivos para disminuir la intensidad o la frecuencia del insomnio, también puede ser beneficioso incorporar tratamientos alternativos en la rutina diaria.

2

Terapias alternativas

Las terapias alternativas están virtualmente libres de riesgos y pueden ser una forma efectiva de controlar el insomnio. Hay dos tipos diferentes de suplementos herbales que se pueden usar: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Estos suplementos, como el cohosh negro, contienen componentes de origen vegetal, similares al estrógeno, que contribuyen a compensar la deficiencia de esta  hormona en el cuerpo de una mujer, lo que ayuda a aliviar el insomnio.

Los suplementos fitoestrogénicos son principalmente beneficiosos durante la menopausia, cuando las mujeres tienen niveles naturalmente bajos de estrógeno, pero no son necesariamente efectivos en otras etapas de la vida, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Suplementos naturales, como Macafem, estimulan la producción de hormonas naturales al nutrir las glándulas endocrinas, promoviendo una eficiente producción de hormonas, lo que resulta en un equilibrio de estrógeno y progesterona, además de otras hormonas importantes.

Estos suplementos se consideran una forma segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal subyacente que causa el insomnio, y pueden tomarse durante toda la vida de una mujer, ya que apoyan la producción de hormonas naturales del cuerpo.

Si ni los hábitos de estilo de vida ni los tratamientos alternativos alivian los síntomas de insomnio, puede ser necesario consultar con un médico para evaluar la posibilidad de un tratamiento con fármacos.

3

Opciones farmacológicas

Este tipo de tratamiento para el insomnio implica mayor riesgo y costos más altos, por lo que solo debe considerarse si los cambios en el estilo de vida y las terapias alternativas han resultado ineficaces.

Los antidepresivos, los sedantes (p. ej., zolpidem) y las benzodiacepinas, son medicamentos comunes para tratar los síntomas de insomnio. Es importante que cualquier medicamento se use exactamente como fue recetado, ya que algunos están destinados para un uso a corto plazo, y otros pueden crear hábito. Una combinación de terapias alternativas y medicamentos parece ser la solución más efectiva para casos de insomnio crónico.

Todos los medicamentos conllevan el riesgo de efectos secundarios, por lo que se recomienda tomarlos solo cuando sea necesario, y bajo estricto asesoramiento y monitoreo de un profesional de la salud.

Los tres enfoques descritos no son mutuamente excluyentes. Una mujer puede usarlos de manera individual o combinarlos, dependiendo de la duración y la gravedad de sus síntomas de insomnio. Hoy en día, cada vez más mujeres descubren que una combinación de ajustes en el estilo de vida y terapias alternativas es la fórmula más efectiva para la prevención y alivio de los diversos síntomas de desequilibrio hormonal a lo largo de la vida.

Tratamiento para el insomnio

Fuentes