Acné

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 25 septiembre, 2019

El acné es una afección dermatológica que ocurre cuando los poros de la piel se obstruyen o congestionan, provocando inflamación o lesiones que generalmente aparecen en la cara, la espalda y el pecho. El acné puede ser desagradable a cualquier edad y, lo que es peor, puede ser fuente de gran estrés emocional.

Se sabe que las fluctuaciones hormonales a lo largo de la vida pueden causar acné en mujeres durante la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia. Aunque todas las mujeres experimentan desequilibrios hormonales, existen soluciones para aquellas que padecen de acné.

Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas, los factores de riesgo, los signos y síntomas, las estrategias de prevención y el tratamiento para el acné en mujeres adultas.

Acné

Acerca de

Datos clave sobre el acné

  • El acné afecta a entre 40 y 50 millones de personas en los EE. UU., lo que lo convierte en el trastorno de la piel más común.
  • El acné tiene una fuerte correlación con la herencia. Si al menos uno de los padres tuvo acné, es probable que los hijos también lo tengan.
  • El acné adulto se está volviendo cada vez más común en mujeres de 20 a 50 años de edad.

El acné es una condición en la cual los folículos pilosos del cuerpo se obstruyen debido a la acumulación de grasa, células de piel muerta o bacterias; esto conduce a una visible inflamación y a la aparición de lesiones. El exceso en la producción de sebo o grasa natural está profundamente influenciado por las hormonas, y es la causa principal del acné.

Los brotes de acné pueden ocurrir en la cara, el cuello, el pecho, los hombros y la espalda, ya que estas áreas contienen la mayor concentración de glándulas sebáceas activas.

Identificando el acné

Aunque el acné varía de persona a persona, se puede dividir en diferentes categorías según el tipo y la gravedad. De acuerdo a sus características físicas, se distinguen dos tipos de acné: acné inflamatorio y acné no inflamatorio.

Por otro lado, de acuerdo al momento de la vida en que aparece, el acné puede clasificarse en cualquiera de los siguientes grupos: acné adolescente, acné persistente y acné adulto, o de inicio tardío.

Continúe leyendo la siguiente sección para obtener más información sobre las causas del acné, tanto hormonales como de otra naturaleza.

Acerca del Acné

Causas

El acné tiene una fuerte correlación con las alteraciones endocrinas; un desequilibrio entre las hormonas masculinas y femeninas puede causar acné. Las mujeres son especialmente vulnerables a esta afección dermatológica, ya que aparece íntimamente relacionada con las fases reproductivas que atraviesan a lo largo de sus vidas.

Además de los cambios hormonales, otros factores también pueden ser causa de acné. Este problema de la piel puede indicar la existencia de una afección más grave o simplemente el resultado de una tendencia hereditaria.

Causas hormonales del acné

Las hormonas regulan una variedad de funciones corporales, tales como el crecimiento, la reproducción sexual y la actividad cerebral. Cuando se producen alteraciones en el sistema endocrino, los órganos reciben las señales incorrectas, lo que da como resultado trastornos hormonales. El acné hormonal es uno de los trastornos más comunes en las mujeres y, por lo general, ocurre durante etapas significativas de transición a lo largo de la vida reproductiva femenina, principalmente durante la pubertad, el embarazo, el posparto y la menopausia.

Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas que están presentes en ambos sexos, aunque los hombres generalmente las poseen en grandes cantidades, y cumplen un papel importante en los cambios que ocurren durante las diferentes etapas de la vida reproductiva de las mujeres. El aumento en el nivel de andrógenos provoca una sobreestimulación de las glándulas sebáceas; y la excesiva producción de sebo es la causa más común de acné.

Acné por cambios hormonales en mujeres a lo largo de la vida

La pubertad es la etapa en la cual el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas reproductivas; éstos y otros factores, como defectos de nacimiento o un desarrollo físico más lento, pueden contribuir al acné durante la pubertad.

El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas, lo cual, junto con otros factores, como la fatiga o los cambios corporales, puede provocar acné.

El postparto (incluyendo la lactancia) es otra etapa en la que las hormonas reproductivas están desequilibradas y conducen a síntomas como el acné.

Durante la menopausia, el cuerpo de la mujer se prepara para el final de sus días fértiles. Este proceso da como resultado una disminución gradual en la producción de estrógeno y progesterona, lo cual puede provocar brotes de acné en la menopausia.

Otras causas del acné

Si bien el desequilibrio hormonal es una causa común de acné durante la vida de una mujer, los expertos señalan que el acné adulto puede ser causado por otras afecciones subyacentes, como el síndrome de ovario poliquístico (SOP), la diabetes o la hiperplasia suprarrenal.

En la siguiente sección se explican los factores de riesgo y los desencadenantes influyen en la aparición del acné en mujeres adultas.

Causas del Acné

Factores de riesgo y desencadenantes

Factores de riesgo para el acné

Hay ciertos momentos de la vida en los que una mujer tiene mayores probabilidades de desarrollar acné, tales como la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia, debido a los cambios hormonales que tienen lugar durante estas etapas reproductivas. Además, existen diversos factores de salud que pueden influir en los niveles hormonales de una mujer y aumentar sus posibilidades de experimentar diferentes tipos de acné.

Algunas mujeres son más propensas que otras a sufrir de acné debido a razones psicológicas, conductuales y de salud, que incluyen el uso de anticonceptivos hormonales, el estrés y otras afecciones médicas.

Detonantes del acné

Además de los factores de riesgo a largo plazo, el acné también puede desencadenarse por circunstancias ambientales y hábitos, que deben evitarse tanto como sea posible para prevenir brotes.

En la siguiente sección de describen los signos y síntomas del acné, los cuales resulta sumamente importante aprender a identificar, a fin de elegir un tratamiento enfocado en su causa específica.

Acné - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

El acné generalmente se manifiesta a través de síntomas físicos, los cuales pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero suelen ser más frecuentes en la cara, la espalda y el pecho.

Además de los más comunes síntomas del acné, el análisis de signos médicos permite al especialista confirmar su diagnóstico y recomendar el tratamiento más adecuado.

Síntomas comunes del acné

Los síntomas del acné son evidentes en cualquiera de las áreas afectadas mencionadas anteriormente y se distinguen por su apariencia física.

  • Grado I. En este tipo de acné aparecen granos menores sin inflamación, que se manifiestan como puntos blancos y negros. El acné leve suele controlarse eficazmente con remedios caseros y productos dermatológicos de venta libre.

  • Grado II. También conocido como acné moderado, presenta espinillas, granos, pápulas y pústulas generalizadas. Aunque los productos dermatológicos de venta libre pueden ayudar con el manejo de los síntomas, generalmente es necesario acudir a un médico de atención primaria o un dermatólogo para tratar el problema.

  • Grado III. Se caracteriza por el desarrollo de pústulas y pápulas generalizadas e inflamadas, así como por acné nodular, y su intensidad es de moderada a severa.

  • Grado IV. Más conocido como acné severo, se caracteriza por la presencia de puntos blancos, espinillas y pústulas inflamadas; así como por acné quístico y nodular.

Signos del acné

A diferencia de los síntomas físicos, fácilmente identificables, los signos médicos constituyen criterios medibles que generalmente son evaluados por un dermatólogo. Para determinar la presencia de acné hormonal, u otros tipos de acné, se tomarán en cuenta los siguientes indicadores:

  • Niveles de andrógenos. Las pruebas hormonales, para conocer los niveles de andrógenos, deben realizarse en mujeres que tienen acné y experimentan cualquiera de los siguientes síntomas: voz grave, crecimiento excesivo de vello facial o corporal, y períodos menstruales irregulares o poco frecuentes.

  • Tiempo y duración de los síntomas. Llevar un registro de cuándo ocurren los brotes de acné, así como la duración de los episodios, puede ser útil para identificar su causa y gravedad. Por ejemplo, la aparición de acné durante la pubertad, antes y durante la menstruación, y a lo largo del embarazo puede ser simplemente el resultado de un desequilibrio hormonal natural.

Diagnóstico del acné

Para identificar y diagnosticar el acné, un dermatólogo generalmente revisará el historial médico y completará un breve examen físico, que incluye la inspección del área afectada. De considerarlo necesario, el médico también puede ordenar pruebas adicionales.

  • Historial médico. El diagnóstico se centrará en descubrir la condición subyacente que está causando el acné. Para evaluar si se trata de acné hormonal o indica algún otro problema de salud, un médico puede solicitar información sobre condiciones de salud preexistentes, medicamentos que la mujer esté tomando y eventos de su vida actual, como el inicio de la pubertad, un embarazo en curso o la presencia de síntomas de la menopausia.

  • Examen físico. Se trata de un paso necesario para llegar a un adecuado diagnóstico.  Durante este examen, generalmente se recolecta la siguiente información: presión arterial, frecuencia cardíaca, temperatura y peso. Luego, el médico examina directamente las zonas afectadas por el acné para evaluar el mejor curso de tratamiento.

  • Pruebas de laboratorio. Se trata de exámenes que suelen incluir indicadores como niveles hormonales en la sangre, específicamente andrógenos.

Complicaciones del acné

El acné en mujeres es una consecuencia normal de los cambios hormonales asociados con el ciclo menstrual, así como de las diferentes etapas reproductivas a lo largo de la vida. Aunque el acné no es una afección grave o potencialmente mortal, existen algunas posibles complicaciones, que incluyen la posibilidad de cicatrices permanentes y estrés emocional.

Para las mujeres que padecen de este problema dermatológico, saber cómo combatir el acné o eliminarlo por completo, poder ser crucial para su bienestar físico y emocional. Sigue leyendo a continuación para obtener más información sobre cómo evitar el acné o tratar sus síntomas de la manera más efectiva.

Acné - Signos y síntomas

Prevención y manejo

Prevención del acné

Si bien no existe forma de prevenir por completo el acné en mujeres, ya que no pueden evitarse los procesos hormonales naturales, hay algunos pasos que pueden tomarse para disminuir las posibilidades de desarrollarlo o minimizar la frecuencia de los brotes.

Los cambios en el estilo de vida son extremadamente importantes para la prevención, especialmente en lo referente a dieta, ejercicio y adopción de hábitos saludables. Además, las mujeres pueden buscar formas de complementar estos ajustes en su rutina diaria con el uso de suplementos naturales que ayuden a mejorar la salud de su sistema endocrino y, por lo tanto, contribuyan a prevenir o aliviar el desequilibrio hormonal, que es una de las más frecuentes causas del acné.

Por otro lado, las mujeres que ya padecen de acné tienen a su disposición muchas alternativas para el manejo de los síntomas, las cuales pueden ayudar a controlar la aparición de brotes o disminuir su intensidad.

Manejo del acné

Las decisiones que se toman para aliviar el acné pueden promover la curación o empeorar los síntomas. Realizar pequeños cambios en la rutina diaria y evitar posibles desencadenantes puede marcar una gran diferencia en el manejo del acné. Recomendaciones generales, que mujeres de todas las edades pueden seguir, incluyen lavarse la cara dos veces al día, evitar compuestos irritantes, o usar productos que contengan ácido salicílico y peróxido de benzoilo.

Si bien estas medidas pueden ayudar a reducir la frecuencia e intensidad de los brotes de acné, no atacan la raíz más común de este problema dermatológico, que es el desequilibrio hormonal. Sin embargo, existen varios tratamientos naturales que pueden tratar eficazmente el acné hormonal.

En la siguiente sección encontrará más información sobre las opciones de tratamiento para el acné.

Acné - Prevención y manejo

Tratamientos

El acné es una consecuencia común del desequilibrio hormonal, y puede ser fuente de  frustración para cualquier mujer que lo experimente; Sin embargo, algunos tipos de acné presentan síntomas tan graves que pueden llegar a interferir con la vida diaria y dañar la autoestima de las mujeres. Afortunadamente, es posible encontrar opciones efectivas de tratamiento para el acné en mujeres adultas y de todas las edades.

Tres enfoques de tratamiento para el acné

En cuanto a los enfoques de tratamiento para el acné, pueden considerarse tres niveles: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas. Aunque estos enfoques se pueden usar indistintamente, se recomienda que las mujeres comiencen haciendo pequeños cambios en su estilo de vida, que es la opción menos costosa e invasiva. Si bien esto suele ser efectivo para frenar los síntomas, no aborda directamente una causa común del acné en mujeres: el desequilibrio hormonal. Afortunadamente, la medicina alternativa se puede combinar con cambios en el estilo de vida para proporcionar un tratamiento seguro y efectivo.

Si bien la intervención médica generalmente no es necesaria en el tratamiento para el acné, algunas mujeres con graves síntomas, que no encuentran alivio en los tratamientos naturales, podrían considerar opciones farmacéuticas o quirúrgicas, luego de sopesar cuidadosamente los riesgos asociados con estas formas de tratamiento del acné.

1

Cambios en el estilo de vida

El primer nivel implica el menor riesgo, pero también una mayor autodisciplina. A menudo, los cambios simples en el estilo de vida pueden mejorar muchísimo los síntomas del acné y la salud en general. Estos cambios incluyen, principalmente, una dieta balanceada, ejercicio regular y hábitos saludables.

Si bien estos cambios pueden ayudar a aliviar los síntomas, no abordan directamente el desequilibrio hormonal, que es una de las más frecuentes causas del acné; por lo tanto, puede ser necesario un tratamiento adicional. La medicina alternativa, segura y natural, ha demostrado ser una excelente manera de tratar el acné hormonal.

2

Medicina alternativa

Los enfoques alternativos implican poco o ningún riesgo y pueden ser una forma extremadamente efectiva de tratar el acné. Los suplementos herbales son la opción más destacada, y existen dos tipos principales: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Ciertas hierbas, como el cohosh negro (cimicífuga) contienen estrógenos de origen vegetal (fitoestrógenos), los cuales actúan como complemento o reemplazo del estrógeno natural cuando el cuerpo de la mujer no produce esta hormona en cantidades suficientes, ayudando a aliviar el acné.

Estos tratamientos son más efectivos para las mujeres que pasan por la menopausia y tienen niveles bajos de estrógeno; sin embargo, no son necesariamente eficaces para mujeres en otras etapas de la vida, como lapubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,incluido Macafem, carecen de fitoestrógenos pero estimulan las glándulas endocrinas, ayudando al cuerpo a producir hormonas de manera más eficiente y en los niveles adecuados. Esto da como resultado una normalización de los niveles de estrógeno y de otras hormonas, como la progesterona.

Este tipo de suplementos se consideran la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal que causa el acné, ypueden usarse a lo largo de todas las etapas reproductivas, ya que promueven la producción de hormonas naturales.

En los remedios naturales para el acné, que pueden contribuir al alivio de los síntomas, también pueden considerarse los aceites naturales y otros suplementos herbales.

Consultar con un médico antes de iniciar cualquier plan de tratamiento, es indispensable, a fin de asegurar el bienestar general y evitar posibles efectos secundarios.

3

Opciones farmacológicas

Las intervenciones en este tercer nivel implican mayor riesgo y, a menudo, los costos más altos. No todas las opciones de tratamiento para el acné son adecuados para mujeres en todas las etapas de la vida. Por lo tanto, se recomienda hablar con un dermatólogo antes de comenzar a usar cualquier producto farmacéutico.

Las opciones farmacológicas de tratamiento para el acné incluyen tratamientos tópicos medicados, antibióticos, isotretinoína, anticonceptivos orales, terapia con láser y procedimientos cosméticos.

Los resultados del tratamiento para el acné generalmente pueden verse después de seis a ocho semanas y es posible que los síntomas empeoren antes de mejorar. Para obtener resultados óptimos, es importante seguir al pie de la letra las indicaciones, así como comunicarse con el médico o dermatólogo si la terapia no alivia el acné en el tiempo esperado.

Estos tres enfoques no son mutuamente excluyentes. Pueden emplearse determinadas opciones en diferentes momentos, o una combinación de ellas, dependiendo de la duración y la gravedad de los síntomas del acné. Sin embargo, muchas mujeres están descubriendo que una combinación de estilo de vida saludable y suplementos naturales suele ser la mejor alternativa de tratamiento para el acné.

Tratamiento para el acné

Fuentes