Tratando de concebir

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 17 junio, 2020

Para la mayoría de las parejas, la decisión de intentar traer a un bebé al mundo está llena de alegría y expectativas esperanzadoras.

Naturalmente, estas importantes decisiones tienden a ir acompañadas de muchas preguntas e inquietudes con respecto a las posibilidades de concebir, el tiempo que lleva quedar embarazada, las mejores posiciones sexuales para concebir y dónde obtener ayuda en caso de dificultades para concretar el embarazo de manera fácil y rápida.

Esta guía de concepción ayudará a las mujeres a conocer todo sobre el proceso de la concepción, a fin de aumentar sus posibilidades de éxito. Las tres secciones principales ofrecen una descripción detallada de cómo se produce la concepción, cómo asegurar el embarazo y, por último, consejos para las parejas que necesitan ayuda para concebir.

Tratando de concebir

Aprendiendo cómo funciona la concepción

cómo funciona la concepción

En biología, la concepción ocurre cuando un espermatozoide fertiliza al óvulo. Sin embargo, hay una serie de importantes eventos reproductivos determinan el embarazo.

Eventos que influyen en la concepción

Debido a que ciertos eventos, antes y después de la concepción, son clave para determinar un embarazo, conocerlos puede ayudar a las parejas a optimizar sus esfuerzos reproductivos de manera más eficiente.

  • Ovulación. Para que un óvulo sea fecundado, debe ser liberado del ovario y llegar a una de las trompas de Falopio. Esta liberación, llamada ovulación, generalmente ocurre en la mitad del ciclo menstrual de una mujer. El huevo permanece en el tubo entre 12 y 24 horas, y es durante este tiempo que puede ser fertilizado.

  • Fertilización. Si el espermatozoide ingresa al tracto reproductivo mientras el óvulo está en una de las trompas de Falopio, puede fertilizarlo, marcando el comienzo del desarrollo fetal, conocido como concepción.

  • Implantación. Una vez fertilizado, el óvulo continuará viajando por una de las trompas de Falopio hacia el útero, para implantarse en su revestimiento. La implantación ocurre entre seis y diez días después de la fertilización.

Una vez implantado, el óvulo fecundado sufrirá numerosos cambios en el desarrollo, desde su etapa de cigoto y su evolución en un feto durante las próximas 40 semanas, hasta el nacimiento.

Posibilidades de concebir

Una de las preguntas más frecuentes que hacen las parejas que intentan tener un bebé es cuánto tiempo lleva quedar embarazada. En general, una mujer tiene hasta un 25% de posibilidades de embarazarse con éxito en cualquier ciclo ovulatorio. Por lo tanto, puede tomar hasta un año de mantener relaciones sexuales regulares y sin protección para que una pareja sana pueda concebir.

La fertilidad de una mujer depende principalmente de su reserva ovárica, un suministro vitalicio de óvulos almacenados en sus ovarios para una posible fertilización. Debido a que la reserva ovárica disminuye gradualmente con los años, es un factor que determina sus posibilidades de quedar embarazada, entre otros, tales como las condiciones de salud previas al embarazo, la edad paterna o el momento del coito.

Espaciamiento del embarazo

El espaciamiento del embarazo es un concepto importante a tener en cuenta al intentar concebir. Se refiere al lapso de tiempo que debe transcurrir entre el momento del parto y el siguiente embarazo.

Investigaciones científicas han demostrado que el tiempo de espera ideal entre embarazos es de 18 a 23 meses a partir del momento de la llegada del bebé. Concebir nuevamente antes de los 18 meses se ha asociado con complicaciones del embarazo, tales  como parto prematuro o bajo peso al nacer. También pone en peligro la vida de las madres debido a un mayor riesgo de sangrado y depresión posparto.

Concebir un niño, niña o gemelos

Los futuros padres a menudo investigan sobre las mejores formas de concebir un niño o una niña, al igual que cómo concebir gemelos. Genéticamente hablando, es imposible predeterminar naturalmente el sexo de un bebé. Los espermatozoides contienen cromosomas que llevan ese tipo de información, y el resultado se debe al puro azar.

La única forma de aumentar las probabilidades de tener un bebé con un sexo específico es mediante la selección de sexo, una técnica utilizada con la fertilización in vitro (FIV). Aunque originalmente fue diseñada para detectar embriones en busca de trastornos genéticos antes de transferirlos al útero, puede permitir a los padres elegir el sexo de su bebé.

Intentando activamente concretar el embarazo

Intentando concretar el embarazo

Antes de intentar concebir, una pareja debe empezar la preparación para el embarazo con meses de anticipación; este proceso involucra saber cómo calcular el momento de la ovulación y tomar medidas para estimular la fertilidad.

Sin embargo, ya sea que una pareja haya dedicado algún tiempo a la planificación del embarazo o haya decidido concebir recientemente, el objetivo es el mismo: lograr concebir de manera fácil y rápida. Afortunadamente, hay una serie de pasos a seguir para aumentar las posibilidades de concebir con éxito.

Suspensión del control de la natalidad

Aunque suspender el control de la natalidad es un paso obvio cuando se trata de planificar un embarazo,saber sobre cuánto tiempo después de suspender el control de la natalidad una mujer puede quedar embarazada es crucial para lograr la concepción.

La mayoría de métodos anticonceptivos detienen la ovulación de una mujer para evitar embarazos no planificados. Dependiendo del método utilizado, la ovulación puede demorar en regresar, hasta que la fertilidad se restablezca por completo. En general, la ovulación se reinicia dentro del primer mes después de dejar la mayoría de métodos anticonceptivos. Sin embargo, en ciertos casos puede tomar más tiempo.

La ventana fértil

Aprender a estimar los días más fértiles del ciclo de la ovulación es esencial para concebir un bebé rápidamente. Esto puede hacerse con facilidad gracias apruebas de ovulación, como la verificación del moco cervical y diversas herramientas de predicción, que incluyen calculadoras de ovulación o rastreadores de ovulación.

Por lo general, hay seis días fértiles dentro del ciclo menstrual de una mujer. El coito oportuno dentro de esa ventana fértil brinda las mayores posibilidades de concebir.

  • Día de la ovulación, que dura de 12 a 24 horas, período durante el cual el óvulo está en una de las trompas de Falopio.

  • Tres a cinco días antes de la ovulación, ya que los espermatozoides pueden sobrevivir en el tracto reproductivo hasta por cinco días.

Relaciones sexuales frecuentes

Además de saber cuándo tener relaciones sexuales, tener relaciones sexuales frecuentes es la segunda cosa más importante para la concepción del bebé.

  • Se aconseja a las mujeres que tengan relaciones sexuales sin protección todos los días o al menos cada dos días durante su período fértil.
  • Para las mujeres con períodos irregulares u ovulación irregular, tener relaciones sexuales cada dos o tres días a lo largo del ciclo asegurará que lleguen a sus días fértiles.

Las parejas que intentan tener un bebé a menudo buscan las mejores posiciones sexuales para lograr el embarazo. Aunque no hay evidencia científica de que ciertas posiciones mejoren la probabilidad de concebir, generalmente se cree que las que permiten una penetración profunda y le dan al esperma una forma más rápida de alcanzar el óvulo son las mejores para hacer bebés, incluido el estilo misionero o la posición del perrito.

Ayuda para concebir

Ayuda para concebir

Se recomienda a las parejas que intentan concebir que persistan durante 12 meses si una mujer es menor de 35 años, o durante seis meses si tiene 35 años o más. Si no se produce la concepción, se necesitan evaluaciones adecuadas de infertilidad para determinar la causa subyacente.

Infertilidad

Se dice que la infertilidad afecta hasta al 15% de las parejas en edad reproductiva. Las causas más comunes de la infertilidad femenina son problemas de ovulación, mientras que la infertilidad masculina tiende a girar en torno a la producción, transporte y calidad del esperma.

Afortunadamente, la mayoría de las parejas pueden restaurar su capacidad para concebir y tener embarazos saludables con un adecuado tratamiento para la infertilidad, que podría incluir lo siguiente:

  • Cambios saludables en el estilo de vida, incluyendo una dieta nutritiva, ejercicio regular y terapias alternativas para mantener o alcanzar un peso óptimo, equilibrio hormonal y alivio del estrés, todo lo cual puede estimular la fertilidad.

  • Medicina alternativa, que consiste en suplementos fitoestrogénicos como el cohosh negro o el dong quai,y suplementos reguladores de hormonas, como Macafem, que pueden ayudar a resolver el desequilibrio hormonal que causa la infertilidad.

  • Medicina convencional, que suele incluir píldoras para la fertilidad e inyecciones para inducir la ovulación, al igual que cirugía de fertilidad para eliminar las anormalidades anatómicas que impiden una concepción saludable.

Opciones para parejas infértiles

Cuando el embarazo natural no es factible, existen opciones alternativas para las parejas que desean tener un bebé, incluyendo las siguientes:

  • Tecnologías de reproducción asistida (TRA). Incluyen una variedad de procedimientos diseñados para ayudar a las parejas a quedar embarazadas. Las TRA más comunes incluyen inseminación artificial o fertilización in vitro, ya sea con óvulos propios o mediante donación de óvulos o embriones.

  • Embarazo subrogado. Ocurre cuando una mujer que no es la pareja acuerda quedar embarazada, llevar el embarazo a término y darle el hijo a la pareja después del nacimiento. Se puede lograr la concepción con el esperma del padre y los óvulos sustitutos o con el material genético de la pareja a través de fertilización in vitro.

  • Adopción. Es una opción para parejas que no pueden tener hijos biológicos. Consiste en convertirse legalmente en padre de un hijo que no es de una pareja.

Conclusiones

Muchas parejas no se dan cuenta de que en realidad lograr el embarazo es una tarea difícil hasta que comienzan a tratar de concebir. La breve ventana de fertilidad de una mujer, que alguna vez fue vista como una ventaja cuando no se deseaba tener hijos, puede convertirse rápidamente en el enemigo número uno para los aspirantes a padres, a medida que pasan los meses sin que ocurra el ansiado embarazo. Esto produce mucha ansiedad y estrés, que a menudo afectan la relación de una pareja y dificultan aún más sus esfuerzos reproductivos. Es por ello que comprender cómo funciona el sistema reproductivo, darse cuenta de que puede tomar tiempo concebir y conocer las mejores formas de quedar embarazada puede ayudar a las parejas a abordar la concepción de un bebé con expectativas más realistas y menos estrés por el resultado final.

Fuentes