Piel grasa

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 04 septiembre, 2019

Las mujeres que sufren de piel grasa con frecuencia se sienten incómodas e inseguras debido al exceso de brillo en su rostro. Este problema dermatológico, también conocido como seborrea, se puede experimentar en diferentes etapas de la vida reproductiva, como resultado de un aumento o disminución en la producción de hormonas, lo que puede causar hiperactividad en las glándulas sebáceas, que comienzan a secretar grasa en exceso.

Afortunadamente, hay formas de controlar la piel grasa causada por un desequilibrio hormonal, independientemente de la edad de una mujer. Sigue leyendo para conocer todo acerca de la piel grasa, sus causas, factores de riesgo, signos y síntomas, prevención y opciones de tratamiento.

Piel grasa

Acerca de

Datos clave sobre la piel grasa

  • Las mujeres con antecedentes familiares de piel grasa tienen mayor probabilidad de desarrollar esta afección.
  • Los adolescentes de ambos sexos y las mujeres corren mayor riesgo de padecer de piel grasa.
  • Lavarse la cara en exceso también puede estimular la producción de sebo, causando cutis graso.

La piel grasa se caracteriza por un aspecto brilloso y amarillento, con tendencia a presentar poros visibles. Una de las causas más probables de piel grasa en mujeres es el desequilibrio hormonal que normalmente ocurre durante el ciclo menstrual, aunque aquellas que sufren de síndrome premenstrual (SPM) lo experimentan con mayor intensidad.

La seborrea, particularmente en la forma de cutis graso, también puede producirse debido a cambios hormonales significativos durante ciertas etapas de la vida reproductiva, tales como la pubertad, el embarazo, el postparto (incluyendo el periodo de lactancia), y la menopausia, estimulando una excesiva secreción de sebo, el cual normalmente cumple con la función de proteger la piel del medio ambiente.

Identificando la piel grasa

Cada mujer experimenta la piel grasa de una forma distinta. Muchas mujeres reportan brotes solo en ciertos momentos del mes o durante ciertos períodos de sus vidas, mientras que para otras es una batalla continua.

La piel grasa se manifiesta en aquellas zonas del cuerpo donde hay presencia de glándulas sebáceas, particularmente en la cara, el cuero cabelludo, el pecho y la parte superior de la espalda.  Existen tres criterios que pueden ayudar a identificar la seborrea: la ubicación, la frecuencia y la intensidad, los cuales pueden variar de una mujer a otra pero generalmente causan un impacto negativo, sobre todo a nivel psicológico.

Para comprender los procesos detrás de la piel grasa, en la siguiente sección se explican sus causas subyacentes, tanto hormonales y como de otro tipo.

Acerca de la piel grasa

Causas

Conocer las causas de la piel grasa es clave para comprender cómo prevenir y tratar este problema dermatológico. Si bien existen factores externos e internos que pueden contribuir al exceso de grasa en la piel, la mayoría de investigaciones sostiene que los cambios hormonales son la causa principal de seborrea.

Sigue leyendo para conocer las causas de la piel grasa, tanto hormonales y como de otra naturaleza.

Causas hormonales de la piel grasa

Dado que las hormonas son mensajeros químicos que controlan los procesos corporales, cualquier alteración significativa en sus niveles normales puede dar lugar a trastornos de salud específicos. Se ha descubierto que las fluctuaciones hormonales, especialmente de estrógeno y progesterona, hacen que las mujeres sean más susceptibles a la piel grasa. Esto se debe a que estas dos hormonas reproductivas influyen en las glándulas sebáceas, responsables de secretar una sustancia aceitosa llamada sebo, cuya función es proteger y mantener la flexibilidad del cabello y la piel. Sin embargo, su sobreproducción puede obstruir los poros, así como causar piel grasa y acné.

La deficiencia de estrógeno en ciertos puntos del ciclo menstrual y durante fases de desequilibrio hormonal significativo (pubertad, embarazo, postparto y menopausia) hace que se incrementen los niveles de testosterona, lo que estimula la producción de sebo. En este sentido, se puede decir que la piel grasa en mujeres es causada, en gran medida, por las fluctuaciones hormonales que ocurren a lo largo de la vida.

Otros problemas hormonales específicos, así como ciertos factores ambientales, también pueden explicar la aparición de seborrea en diferentes etapas reproductivas.

Cambios hormonales a lo largo de la vida de una mujer

El síndrome premenstrual es una consecuencia de las fluctuaciones hormonales relacionadas con el período. Presenta una variedad de síntomas, entre ellos la aparición de piel grasa.

La pubertad es la etapa en la cual el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas reproductivas; éstos y otros factores, como el estrés y los cambios emocionales, contribuyen a la piel grasa durante la pubertad.

El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas, lo cual, junto con otros factores, como el aumento del volumen de sangre, pueden provocar piel grasa.

Durante el postparto (incluyendo la lactancia) las hormonas reproductivas están desequilibradas y provocan síntomas que incluyen piel grasa. El estrés de un nuevo bebé es otro de los factores que contribuye al exceso de grasa en la piel.

En la menopausia la producción de hormonas reproductivas disminuye naturalmente, señalando el final de la fertilidad femenina. Factores que contribuyen a la aparición de piel grasa durante esta etapa incluyen la influencia de otros síntomas de la menopausia.

Otras causas de piel grasa

Si bien el desequilibrio hormonal es la principal causa subyacente de la piel grasa en mujeres, los expertos también señalan que la seborrea puede ser causada por otras razones menos comunes, como el bronceado, el uso inapropiado de productos cosméticos y como efecto secundario de ciertos tipos de medicación.

Sigue leyendo para conocer los factores de riesgo y los detonantes que influyen en la aparición de piel grasa.

Causas de piel grasa

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para piel grasa

Algunas mujeres tienen más probabilidades que otras de sufrir de piel grasa debido a razones de salud y de comportamiento, tales como obesidad y estrés. Estos factores predisponentes pueden afectar sus niveles hormonales y aumentar las posibilidades de desarrollar seborrea a lo largo de la vida.

Detonantes de piel grasa

Además de los factores de riesgo a largo plazo, el exceso de grasa en la piel también puede estar relacionado a ciertos factores ambientales y de comportamiento. Evitar circunstancias detonantes y hábitos poco saludables, tales como fumar y llevar una vida sedentaria, tanto como sea posible, puede ayudar en la prevención y cuidado de la piel grasa.

En la siguiente sección se detallan los síntomas y signos de piel grasa, los cuales es importante conocer para poder elegir un tratamiento adecuado.

Piel grasa - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Debido a que cada mujer tiene su propia forma de manejar sus problemas dermatológicos y su régimen de cuidado personal, así como de hacer frente al estrés, el exceso de grasa en la piel puede manifestarse en ellas de manera diferente. Sin embargo, las mujeres que sufren de desequilibrios hormonales experimentan algunos síntomas comunes de piel grasa.

Síntomas comunes de piel grasa

  • Poros dilatados
  • Cara grasosa
  • Brotes de espinillas (acné)

Signos de piel grasa

Los signos médicos constituyen criterios medibles que generalmente son evaluados por un médico. La naturaleza visible de la piel grasa en mujeres, hace posible realizar un rápido diagnóstico. Los siguientes signos médicos generalmente son tomados en cuenta por el médico al diagnosticar este trastorno:

  • Secreciones sebáceas
  • Producción excesiva de sebo (determinada con un Sebumeter, un dispositivo que permite medir el sebo en la piel, cabello y cuero cabelludo ).

Diagnóstico de piel grasa

Para diagnosticar e identificar los síntomas de piel grasa, un médico generalmente revisa el historial de salud y luego realiza un examen físico. De considerarlo necesario, también puede ordenar pruebas adicionales.

Complicaciones de la piel grasa

En algunos casos, el exceso de grasa en la piel puede provocar complicaciones (más comúnmente acné) que pueden afectar gravemente la confianza de una mujer. Sin embargo, es importante recordar que, en la mayoría de los casos, el tratamiento para piel grasa no requiere de ninguna intervención médica seria. Posibles complicaciones, aunque poco comunes, pueden incluir cicatrices y depresión, y tienen señales de advertencia específicas.

Las mujeres que experimentan exceso de grasa en la piel con frecuencia, hasta el punto en que este problema interfiere con su vida diaria, por lo general desean saber cómo cuidar la piel grasa. Sigue leyendo para aprender acerca de la prevención y manejo de la seborrea, así como sobre los hábitos saludables que pueden hacer esta condición más llevadera.

Signos y síntomas de la piel grasa

Prevención y manejo

Prevención de la piel grasa

Es posible que la piel grasa de origen hormonal no pueda prevenirse por completo, ya que no hay manera de evitar los procesos endocrinos naturales, pero existen medidas que una mujer puede tomar para disminuir sus posibilidades de desarrollar seborrea o minimizar la frecuencia con que se presenta el exceso de grasa en la piel.

Los cambios en el estilo de vida para la prevención son extremadamente importantes, especialmente en lo respectivo a la dieta, el ejercicio y la adopción de hábitos saludables. Además, las mujeres pueden buscar formas de complementar estos ajustes en su rutina diaria con el uso de suplementos naturales que ayuden a mejorar la salud de su sistema endocrino y, por lo tanto, contribuyan a prevenir o aliviar el desequilibrio hormonal que causa la piel grasa.

Las mujeres que ya padecen de piel grasa, o seborrea, tienen a su disposición muchas alternativas de manejo para para disminuir la intensidad de los síntomas. Sigue leyendo para saber cómo cuidar la piel grasa y mantener bajo control este incómodo problema dermatológico.

Manejo de la piel grasa

Existen formas efectivas de controlar rápidamente el exceso de grasa en la piel. Hacer pequeños cambios en la rutina diaria y evitar factores detonantes puede marcar una gran diferencia.

Existe una variedad de técnicas para el cuidado de la piel grasa y recomendaciones disponibles para que las mujeres pueden encontrar alivio a síntomas como el exceso de brillo y las imperfecciones. Algunos consejos generales, para mujeres de todas las edades, incluyen el lavado frecuente y el uso regular de un exfoliante para piel grasa.

Consejos alternativos para el manejo de la piel grasa

Los tratamientos alternativos también son una excelente opción para el cuidado de la piel grasa. Aunque no abordan el desbalance hormonal, que suele ser una de las principales causas de la piel grasa en mujeres, son efectivos para reducir el estrés a corto y mediano plazo, lo que a su vez puede aliviar los síntomas más comunes. Entre los más populares remedios para piel grasa se incluyen los masajes, las mascarillas de clara de huevo y las infusiones de hierbas.

Si bien estas medidas a menudo ayudan a reducir el exceso de grasa en la piel, existen otras alternativas naturales que se enfocan en las causas hormonales de la piel grasa. En la siguiente sección conocerás las opciones de tratamiento para piel grasa.

Prevención y manejo de la piel grasa

Tratamientos

Padecer de piel grasa, generalmente por causa de un desequilibrio hormonal, puede ser frustrante; sin embargo, algunas mujeres experimentan graves síntomas de seborrea, los cuales llegan a interferir con sus actividades diarias. Cualquiera sea el caso, es posible encontrar opciones viables de tratamiento para piel grasa.

Tres enfoques de tratamiento para piel grasa

En cuanto a los enfoques de tratamiento para la piel grasa, pueden considerarse tres niveles. Estos se clasifican en: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas.

Aunque estos enfoques se pueden usar indistintamente, se recomienda que las mujeres comiencen haciendo pequeños cambios en su estilo de vida, que son la opción menos invasiva de tratamiento para piel grasa y pueden complementarse con terapias alternativas. Si bien la intervención médica generalmente no es necesaria para tratar la piel grasa en mujeres, si las dos primeras medidas resultan insuficientes, las mujeres pueden considerar opciones farmacológicas, después de evaluar adecuadamente los riesgos asociados con dichos tratamientos.

1

Cambios en el estilo de vida

Este nivel primario de tratamiento implica el menor riesgo, aunque requiere de autodisciplina. A menudo, sencillos cambios en el estilo de vida pueden obtener grandes beneficios en la lucha contra la piel grasa, además de mejorar la salud en general.  Fundamentalmente, una dieta balanceada, el ejercicio diario y la adopción de hábitos saludables pueden ser de gran ayuda para una mujer.

Si bien estos cambios ayudarán a controlar el exceso de grasa en la piel, no tratan directamente el desequilibrio hormonal, que es la causa más común de seborrea, por lo que puede ser necesario un tratamiento adicional. La medicina alternativa ha demostrado ser una excelente opción de tratamiento para piel grasa cuando ésta es causada por un desequilibrio hormonal.

2

Medicina alternativa

Los medicamentos y suplementos naturales implican poco o ningún riesgo y pueden ser una opción extremadamente efectiva de tratamiento para piel grasa. Existen dos tipos principales de suplementos herbales que pueden utilizarse: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Ciertas hierbas, como el cohosh negro (cimicífuga) contienen estrógenos de origen vegetal (fitoestrógenos), los cuales actúan como complemento o reemplazo del estrógeno natural cuando el cuerpo de la mujer no produce esta hormona en cantidades suficientes, ayudando a aliviar la piel grasa.

Estos tratamientos son más efectivos para las mujeres que pasan por la menopausia y tienen niveles bajos de estrógeno; sin embargo, los suplementos fitoestrogénicos no son necesariamente eficaces para mujeresen otras etapas reproductivas, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,incluido Macafem, carecen de fitoestrógenos pero estimulan las glándulas endocrinas, ayudando al cuerpo a producir hormonas de manera más eficiente y en los niveles adecuados. Esto da como resultado una normalización de los niveles de estrógeno y de otras hormonas.

Este tipo de suplementos se consideran la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal que suele ser la causa principal de la piel grasa, y  pueden usarse a lo largo de todas las etapas reproductivas, ya que promueven la producción de hormonas naturales.

Otras alternativas naturales, que también pueden contribuir a prevenir, o al menos aliviar la piel grasa, son las vitaminas y otros suplementos herbales.

Es probable que una combinación de estos dos enfoques (cambios en el estilo de vida y medicina alternativa) sea la forma más efectiva de aliviar el exceso de grasa en la piel. Sin embargo, en algunas mujeres la severidad de los síntomas de seborrea puede llevarlas a considerar un tratamiento más drástico.

3

Opciones farmacológicas

Las intervenciones en este tercer nivel implican mayor riesgo y, a menudo, costos más altos. No todos los tratamientos son adecuados para mujeres en todas las etapas de la vida. Por lo tanto, se recomienda hablar con un profesional de la salud con licencia antes de comenzar cualquier tratamiento. El enfoque farmacológico de tratamiento para piel grasa generalmente incluye reguladores hormonales y seborreguladores.

Estos tres enfoques de tratamiento (cambios en el estilo de vida, terapias alternativas y tratamiento farmacológico) no se excluyen mutuamente. Pueden emplearse determinadas opciones en diferentes momentos, o una combinación de ellas. Sin embargo, muchas mujeres están descubriendo que, dependiendo de la gravedad de sus síntomas, la piel grasa puede combatirse mediante sencillos cambios en el estilo de vida, combinados con suplementos herbales u otras terapias alternativas.

Tratamientos para piel grasa

Bibliografía