Reflujo

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 20 agosto, 2019

La acidez estomacal es la incómoda sensación de ardor en el pecho y la garganta que ocurre cuando el ácido gástrico (un líquido abrasivo, necesario para la digestión) alcanza las paredes del esófago, acción que recibe el nombre de reflujo. Muchas causas pueden estar detrás de este trastorno, pero las mujeres tienen más probabilidades de padecerlo que los hombres debido a las fluctuaciones hormonales que experimentan durante su vida reproductiva.

La buena noticia es que existen muchos métodos para controlar la acidez estomacal causada por el reflujo en todas las etapas de la vida, especialmente cuando ésta se ve alterada por un desequilibrio hormonal. Sigue leyendo para obtener más información sobre el reflujo gastroesofágico, sus causas, factores de riesgo, signos y síntomas, prevención y opciones de tratamiento.

Reflujo

Acerca de

Datos clave sobre el reflujo

  • Se estima que, solo en los Estados Unidos, 15 millones de mujeres sufren de acidez estomacal.
  • El porcentaje de mujeres que experimentan problemas digestivos, incluyendo reflujo, es aproximadamente el doble que el de los hombres.
  • Muchas mujeres tienen su primer episodio de acidez estomacal durante el embarazo, debido generalmente a cambios hormonales.

El reflujo ocurre cuando el ácido gástrico entra en contacto con el esófago debido a un mal funcionamiento del esfínter esofágico inferior (EEI), un músculo en forma de válvula que conecta ambas partes del aparato digestivo. El ácido puede ascender desde el estómago si el esfínter no se cierra completamente, o si se abre cuando no debería. Varios factores pueden afectar el funcionamiento del EEI, incluidos los desequilibrios hormonales.

Dadas las fluctuaciones en los niveles de hormonas que las mujeres experimentan durante importantes etapas de su vida reproductiva, particularmente durante la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia, es más probable que sufran de acidez estomacal por reflujo.

Identificando el reflujo ácido

Entre las mujeres que padecen de reflujo, cada una lo experimenta con distinta frecuencia e intensidad. Por esa razón, los problemas causados por este trastorno digestivo reciben diferentes nombres, principalmente acidez estomacal y enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).

Sigue leyendo para conocer las causas hormonales y no hormonales que pueden provocar reflujo.

Acerca del reflujo

Causas

Para saber cómo prevenir la acidez estomacal provocada por reflujo gastroesofágico, así como para tratar adecuadamente este problema, es crucial entender sus causas subyacentes. Si bien muchos factores pueden influir en la contracción, presión y relajación del esfínter esofágico inferior (EEI), las alteraciones en los niveles hormonales son una causa común de disfunción del esfínter que produce reflujo. Sin embargo, otras causas, más raras y menos frecuentes, también pueden estar detrás de la sensación de acidez estomacal.

Sigue leyendo para obtener más información sobre las posibles causas del reflujo gastroesofágico.

Causas hormonales de reflujo

Las hormonas son mensajeros químicos cuya función es regular casi todos los procesos y funciones corporales. Por lo tanto, un desequilibrio endocrino puede conducir a una variedad de síntomas incómodos, incluyendo reflujo gastroesofágico.

El movimiento de los músculos lisos, como el EEI, no se controla voluntariamente y también se ve afectado por las alteraciones en los niveles hormonales. La progesterona desempeña un papel esencial en la regulación del ciclo menstrual y en la preparación del cuerpo para el embarazo. Sin embargo, cuando los niveles de esta hormona femenina se incrementan de manera excesiva, otras partes del cuerpo pueden verse afectadas. Otra función de la progesterona es la relajación del músculo liso; de modo que puede evitar la contracción del esfínter, generando reflujo ácido y, por lo tanto, acidez estomacal.

Un exceso de progesterona, especialmente en ciertos puntos del ciclo menstrual y durante el embarazo, así como en otros momentos de la vida reproductiva, puede causar reflujo, el cual puede empeorar y llegar a convertirse en lo que se conoce como la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Por lo tanto la acidez estomacal en las mujeres generalmente se relaciona con un desequilibrio en los niveles de progesterona.

Sin embargo, existen factores no hormonales que pueden favorecer la aparición de reflujo gastroesofágico en diferentes etapas de la vida reproductiva, como el síndrome premenstrual, la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia.

Causas hormonales durante las diferentes fases en la vida de una mujer

El síndrome premenstrual es un grupo de síntomas relacionados con los cambios hormonales que ocurren antes de que la mujer menstrúe; entre ellos se encuentra la acidez estomacal.

La pubertad es el momento en que el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas reproductivas y se desarrolla. Estos cambios hormonales, sumados a otros factores, tales como los cambios en la dieta, pueden favorecer la aparición de reflujo durante la pubertad.

El embarazo conlleva fluctuaciones drásticas en los niveles de hormonas, que junto con otros factores, como los cambios corporales, suelen causar reflujo y otras molestias digestivas.

El postparto, incluyendo la lactancia materna, es otro importante período de desequilibrio hormonal que, a veces, puede conducir a la aparición de reflujo, aunque este trastorno es mucho más común durante el embarazo.

La menopausia es una fase de transición que marca el fin de la fertilidad femenina. Durante esta etapa, los niveles hormonales fluctúan y eventualmente disminuyen, lo que a menudo produce síntomas incómodos, incluyendo reflujo gastroesofágico.

Causas menos comunes de reflujo ácido

A pesar de que el desequilibrio hormonal es la causa fundamental de acidez estomacal durante las distintas etapas de la vida reproductiva de una mujer, condiciones de salud menos comunes pueden estar detrás de la presencia de los síntomas de reflujo y la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Estas condiciones incluyen la hernia de hiato y los efectos secundarios de medicamentos que relajan el EEI.

Continúa leyendo para obtener más información sobre los factores de riesgo y desencadenantes que pueden favorecer la aparición de reflujo.

Causas de reflujo

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo

Algunas mujeres tienen más probabilidades de experimentar reflujo que otras debido a sensibilidades alimentarias, así como a otros factores que varían de persona a persona. Ciertos comportamientos y hábitos también pueden aumentar la predisposición de una mujer a sufrir de acidez estomacal, la cual puede empeorar hasta convertirse en enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).

Detonantes

La acidez estomacal puede ser desencadenada por factores externos, generalmente sensibilidades alimentarias. Los alimentos que pueden provocar reflujo varían de una mujer a otra, pero algunos (tales como refrescos y diversos condimentos) tienden a generar más acidez estomacal que otros.

Sigue leyendo para conocer los signos y síntomas de reflujo a fin de elegir un tratamiento adecuado.

Reflujo - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Los síntomas de reflujo a menudo se manifiestan de manera diferente de una mujer a otra, según su dieta individual y sensibilidad a las fluctuaciones hormonales. Sin embargo, existen diversas señales comunes en los episodios de acidez estomacal por reflujo gastroesofágico.

Síntomas comunes de reflujo

  • Acidez estomacal (dolor o sensación de ardor en el pecho)
  • Irritación de garganta
  • Sabor ácido en la parte posterior de la boca
  • Mal aliento
  • Náusea
  • Eructos excesivos

Además de los ya mencionados, otros síntomas pueden indicar la presencia de reflujo gastroesofágico, dependiendo de la sensibilidad de cada mujer y de cualquier otra condición de salud existente.

Signos de reflujo

Los síntomas anteriores suelen ser suficiente indicativo de un mal funcionamiento del esfínter esofágico inferior (EEI). Cualquier cantidad de ácido gástrico que ingrese nuevamente a través del esófago, no importa cuán pequeña sea, es un signo de reflujo.

El reflujo es un signo de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) cuando ocurre más de dos veces por semana o cuando no responde al tratamiento normal.

Diagnóstico de reflujo ácido

Para diagnosticar el reflujo y su intensidad, un médico gastroenterólogo generalmente realiza tres procedimientos: revisa el historial médico de la paciente, realiza un examen físico y, finalmente, puede solicitar cualquier prueba adicional que considere necesaria.

Complicaciones del reflujo ácido

La mayoría de las personas experimentan acidez estomacal de vez en cuando, lo cual es normal y no representa peligro (aparte del malestar pasajero), por lo que generalmente no se requiere atención médica. Sin embargo, los episodios frecuentes de reflujo (tres veces o más por semana) constituyen un claro indicativo de enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) que, si bien puede considerarse como un caso de reflujo agravado, también tiene sus propias complicaciones. El reflujo crónico y repetido de ácido gástrico puede dañar permanentemente el esófago y provocar otros problemas de salud. Por lo tanto, la ERGE no debe dejarse sin tratamiento, o puede conducir a esófago de Barrett y problemas respiratorios. Estas complicaciones tienen signos de advertencia específicos que no deben ignorarse.

Las mujeres pueden desear prevenir o controlar el reflujo, ya sea porque éste se ha vuelto crónico (ERGE) o porque tienen acidez estomacal durante períodos de fluctuación hormonal y después de comer ciertos alimentos. Sigue leyendo para conocer algunos consejos que pueden ayudarte a prevenir y controlar el reflujo.

Síntomas de reflujo

Prevención y manejo

Prevención del reflujo

Puede que no haya una manera segura de prevenir por completo el reflujo gastroesofágico, así como no hay forma de evitar las fluctuaciones hormonales naturales. No obstante, pueden tomarse algunas precauciones y adoptarse ciertos hábitos para ayudar a prevenir el reflujo o reducir la frecuencia e intensidad de los episodios de acidez estomacal.

Los ajustes de estilo de vida son cruciales para la prevención, especialmente en términos de dieta, ejercicio y hábitos saludables. Además, pueden complementarse con suplementos de vitaminas y hierbas que ayudan a mejorar el sistema endocrino y, por lo tanto, contribuyen a prevenir o aliviar los síntomas de desequilibrio hormonal, incluido el reflujo.

Para las mujeres que ya experimentan episodios frecuentes de reflujo gastroesofágico, la prevención no es una opción. Sin embargo, hay muchas formas de controlar la acidez estomacal para disminuir la intensidad o la frecuencia de los síntomas de reflujo. Sigue leyendo para obtener más información sobre el manejo del reflujo gastroesofágico.

Manejo del reflujo

Cuando una mujer experimenta acidez estomacal u otros síntomas de reflujo, existen formas efectivas de controlar el malestar e incluso a reducir la ocurrencia de futuros episodios. Hacer ajustes menores y evitar posibles detonantes puede hacer mucho para controlar la acidez estomacal.

Controlar la acidez es muy importante para prevenir la ERGE y otras complicaciones, así como para evitar los incómodos síntomas de reflujo. Existen consejos y herramientas generales que una mujer puede aplicar para controlar este problema gástrico, como ajustar los hábitos alimenticios y llevar un diario sobre sus niveles de acidez estomacal.

Consejos alternativos para el manejo del reflujo

Los métodos de manejo alternativos pueden ayudar a disminuir el estrés y la ansiedad, reduciendo así los niveles de ácido en el estómago. Aunque estos tratamientos no abordan las causas hormonales o dietéticas detrás de muchos casos de reflujo ácido (leve o crónico) pueden reducir los síntomas a corto plazo. Algunos consejos alternativos de manejo son la acupuntura, el masaje y las terapias de relajación.

Por otro lado, existen varios remedios naturales para la acidez que sí abordan las causas hormonales del reflujo gastroesofágico. Sigue leyendo para aprender más sobre los diferentes enfoques de tratamiento para el reflujo.

Reflujo  -  Prevención y manejo

Tratamientos

El reflujo puede ser bastante incómodo, llegando incluso a dañar la mucosa digestiva. Cuando los episodios de acidez estomacal se vuelven frecuentes e interfieren con la vida diaria, aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Afortunadamente, hay muchos tratamientos efectivos para el reflujo, dependiendo de la causa subyacente.

Tres enfoques de tratamiento para el reflujo

Se pueden considerar tres niveles de abordaje para tratar el reflujo gastroesofágico que causa acidez estomacal: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacéuticas y quirúrgicas.

Se alienta a las mujeres a comenzar con el enfoque menos riesgoso de tratamiento para el reflujo ácido, los ajustes de estilo de vida, y luego pasar al siguiente nivel. Si bien la intervención médica no suele ser necesaria para tratar el reflujo, algunas mujeres que no pueden encontrar alivio a los cambios en el estilo de vida y la medicina alternativa pueden considerar opciones farmacéuticas o quirúrgicas, después de evaluar adecuadamente los riesgos asociados con dichos tratamientos.

1

Cambios en el estilo de vida

Este nivel primario de tratamiento para el reflujo implica la menor cantidad de riesgo, aunque demanda mayor autodisciplina. A menudo, simples cambios en la rutina diaria pueden generar enormes beneficios en la lucha contra la acidez estomacal. Fundamentalmente, una dieta balanceada, ejercicio regular y hábitos saludables pueden mejorar la calidad de vida y los síntomas del reflujo.

Si bien estos cambios ayudan a reducir el reflujo gastroesofágico, no abordan directamente el desequilibrio hormonal que generalmente lo causa, por lo que puede ser necesario recurrir a un siguiente nivel. La medicina alternativa ha demostrado excelentes resultados en el tratamiento para el reflujo cuando éste se relaciona con alteraciones hormonales.

2

Medicina alternativa

Los remedios naturales para la acidez implican poco o ningún riesgo y pueden ser una forma extremadamente efectiva de tratar el reflujo gastroesofágico. En el caso de los suplementos herbales, existen dos tipos principales: los fitoestrogénicos y los reguladores de hormonas:

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Suplementos de hierbas como el cohosh negro (cimicífuga) son ricos en compuestos vegetales similares al estrógeno humano, que pueden ayudar a suplir el déficit de esta hormona sexual en el cuerpo femenino y, por lo tanto, tratar directamente la causa subyacente detrás de la acidez estomacal, o reflujo gastroesofágico.

Los suplementos fitoestrogénicos son principalmente eficaces para mujeres que atraviesan la menopausia y tienen niveles bajos de estrógeno, pero no son necesariamente eficaces en otras etapas de la vida, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,como Macafem, no contienen hormonas, pero estimulan su producción natural en el cuerpo femenino. En última instancia, esto resulta en un restablecimiento del  equilibrio hormonal, no solo de estrógeno, sino también de otras hormonas importantes, como la progesterona.

Estos suplementos se consideran como la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal subyacente detrás del reflujo, y pueden tomarse a lo largo de la vida de una mujer, ya que promueven la salud integral del sistema endocrino.

Otro tipo de remedios naturales para la acidez, que también pueden brindar alivio, o al menos atenuar la intensidad y duración de los síntomas de reflujo, son los suplementos dietéticos y herbales.

Una combinación de los dos primeros enfoques suele ser la ruta más eficaz a seguir. Los cambios en el estilo de vida combinados con la medicina alternativa probablemente serán la mejor manera de revertir y prevenir el reflujo. Sin embargo, aquellas con síntomas de mayor gravedad pueden requerir de un tratamiento más drástico.

3

Opciones farmacológicas y quirúrgicas

Las intervenciones en este tercer nivel implican el mayor riesgo y, a menudo, los costos más altos. No todos los tratamientos son adecuados para las mujeres en cada etapa de su vida reproductiva. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente hablar con un profesional de la salud autorizado antes de comenzar cualquier tratamiento para el reflujo.

Existen dos tipos principales de opciones farmacológicas que pueden prescribirse para tratar el reflujo gastroesofágico, así como algunas opciones quirúrgicas para la ERGE. Los medicamentos suelen incluir neutralizadores de ácido, reductores e inhibidores, así como medicamentos para fortalecer el EEI.

Estos tres niveles de enfoques no son mutuamente excluyentes, y pueden aplicarse de manera independiente, en diferentes momentos de la vida, o combinarse, dependiendo de la severidad de la acidez estomacal. Hoy en día, cada vez más mujeres encuentran que es más efectivo tratar los síntomas de reflujo a través de una combinación de cambios en su estilo de vida y tratamientos alternativos.

Tratamiento para el reflujo

Bibliografía