Exceso de vello

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 08 abril, 2020

El crecimiento excesivo de vello en la mujer, o hirsutismo, es una condición que afecta a muchas mujeres que atraviesan periodos de fluctuaciones hormonales. El vello emerge grueso y oscuro en lugares donde generalmente crece en los hombres, de ahí el nombre de crecimiento del vello con patrón masculino.

Afortunadamente, en todas las etapas de la vida hay formas de controlar el vello excesivo causado por un desequilibrio hormonal. A continuación se detallan las causas del exceso de vello, el papel de las hormonas en su desarrollo, sus factores de riesgo, signos y síntomas, consejos de prevención y opciones de tratamiento.

Exceso de vello

Sobre el exceso de vello

Mantener niveles adecuados de andrógenos es vital para la salud de las mujeres, aunque en cantidades mucho más pequeñas que en los hombres. Una producción excesiva de andrógenos puede conducir a la aparición de rasgos masculinos, como el patrón de vello corporal que caracteriza al hirsutismo. Con frecuencia, el crecimiento excesivo de vello en la mujer indica una afección subyacente que estimula la producción de andrógenos, los cuales incluyen testosterona y sus precursores.

Datos rápidos sobre el hirsutismo en mujeres

  • Alrededor del 8% de las mujeres adultas en los EE. UU. Han experimentado hirsutismo.
  • El síndrome de ovario poliquístico es la causa más común detrás de la aparición de vello excesivo.
  • 1 de cada 10 mujeres jóvenes se ven afectadas por el síndrome de ovario poliquístico.

Es importante notar la diferencia entre el hirsutismo y la hipertricosis, un patrón de crecimiento excesivo del vello corporal que no está relacionado con un desequilibrio hormonal.  Este último trastorno se caracteriza por la presencia de vello ocurre en lugares donde generalmente no crece, como la frente y los pómulos. Este tipo de vello es más fino y claro que el vello normal. La hipertricosis es una condición rara y generalmente de naturaleza genética, aunque también puede estar relacionada con un trastorno alimenticio o ciertos medicamentos. No está relacionado con el hirsutismo, que es el crecimiento de vello excesivo, con patrón masculino, que muchas mujeres experimentan a lo largo de su vida debido a alteraciones hormonales.

Un desequilibrio en la producción de andrógenos durante ciertas etapas de la vida reproductiva femenina, como la pubertad, el embarazo, el postparto (incluida la lactancia materna) y la menopausia, puede conducir al crecimiento excesivo de vello en la mujer.

Identificación del hirsutismo

La apariencia del hirsutismo puede variar de una mujer a otra, dependiendo de la gravedad del desequilibrio hormonal subyacente. La herramienta más común para medir la severidad del vello corporal excesivo en mujeres es el la escala de Ferriman-Gallwey, que tiene en cuenta las áreas en las que crece el vello, así como la longitud y el grosor del mismo en cada una de ellas.

Le siguiente sección ofrece información útil para comprender mejor las causas del exceso de vello, tanto hormonales como de otra naturaleza.

Acerca del exceso de vello

Causas del exceso de vello

Conocer las posibles causas detrás del hirsutismo es esencial para tratar adecuadamente este trastorno, que puede ser molesto y vergonzoso. En la mayoría de los casos, el crecimiento excesivo de vello en la mujer es causado por fluctuaciones hormonales, específicamente por un desequilibrio en la producción de andrógenos. Sin embargo, aunque con menor frecuencia, otras causas podrían estar detrás de la aparición de vello no deseado.

Causas hormonales del hirsutismo en mujeres

Una de las más frecuentes causas del exceso de vello, o hirsutismo, es la sobreproducción de andrógenos en el cuerpo femenino. Estas hormonas masculinas estimulan los folículos pilosos, lo que resulta en el crecimiento de vello no deseado.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una de las principales causas del exceso de vello. Sin embargo, otros trastornos menos comunes también pueden estimular una excesiva liberación de andrógenos en el cuerpo:

  • En el síndrome de Cushing el sistema endocrino produce demasiado cortisol (también conocido como la "hormona del estrés"), lo que causa una interrupción en la producción de otras hormonas. Por otro lado, los medicamentos que aumentan los niveles de cortisol pueden tener este mismo efecto.

  • La hiperplasia suprarrenal congénita es una afección hereditaria en la que las glándulas suprarrenales producen un exceso de cortisol y andrógenos.

  • En casos raros, el aumento de los niveles de andrógenos podría ser causado por un tumor secretor de hormonas en los ovarios o la glándula suprarrenal.

También se cree que un exceso de insulina (la hormona que transporta el azúcar a las células) en el torrente sanguíneo puede causar hirsutismo, ya que estimularía a los ovarios para que liberen más andrógenos. Por lo tanto, las condiciones que involucran resistencia a la insulina, tales como el síndrome de ovario poliquístico, la diabetes tipo II y la obesidad, pueden conducir al hirsutismo.

Algunos medicamentos, como los utilizados para tratar las náuseas, la esquizofrenia, la epilepsia, las migrañas, la presión arterial alta y el trastorno bipolar, pueden provocar indirectamente que el cuerpo produzca demasiados andrógenos.  Adicionalmente, el fármaco Danazol, que se deriva de la testosterona y se usa para tratar la endometriosis, también puede alterar el equilibrio de los niveles hormonales.

Otros factores fisiológicos y causas hormonales específicas pueden explicar el exceso de vello en determinadas etapas de la vida reproductiva, como son la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia.

La pubertad se inicia en el momento en que el cuerpo de una niña comienza a secretar hormonas reproductivas. Estas fluctuaciones hormonales, así como otros trastornos no relacionados, pueden conducir al vello corporal excesivo en mujeres jóvenes.

El embarazo está acompañado de constantes fluctuaciones hormonales, tanto de hormonas femeninas como masculinas, a fin de promover un óptimo desarrollo fetal. Estos cambios endocrinos, entre otros factores, pueden provocar la aparición de exceso de vello corporal durante este período.

El postparto es otra etapa en la que los niveles de hormonas reproductivas fluctúan, y este desequilibrio puede conducir a trastornos como el vello excesivo o la pérdida de cabello.

La menopausia se caracteriza por una gradual disminución en la producción de hormonas reproductivas, en preparación al fin de la fertilidad en la mujer. Estos cambios hormonales a menudo pueden provocar el crecimiento de vello no deseado, especialmente en el rostro.

Causas poco comunes de hirsutismo

Si bien los desequilibrios hormonales son una de las principales causas del exceso de vello, en algunos casos el hirsutismo puede ser causado por factores no hormonales, como el aumento de la sensibilidad a los andrógenos.

Causas del exceso de vello

A continuación se detallan los factores de riesgo y los detonantes que pueden empeorar los síntomas de hirsutismo en las mujeres.

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para el exceso de vello

Algunas mujeres tienen más probabilidades de experimentar hirsutismo en algún momento de sus vidas debido a ciertos factores de riesgo (p. ej., la genética) los cuales pueden afectar los niveles de andrógenos en el cuerpo.

Detonantes del exceso de vello

Además de los factores de riesgo a largo plazo, el uso de ciertos medicamentos que aumentan los niveles de andrógenos puede desencadenar hirsutismo. Lo ideal es evitar dichos medicamentos o buscar una alternativa natural.

Para identificar correctamente la raíz del crecimiento excesivo de vello en la mujer, es importante familiarizarse con todos sus signos y síntomas, los cuales se detallan a continuación.

Exceso de vello - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Debido a que los genes y los niveles hormonales son diferentes en cada mujer, las experiencias con el hirsutismo variarán de una a otra. Sin embargo, muchas mujeres que sufren de vello excesivo experimentan síntomas comunes causados por una sobreproducción de andrógenos, tales como vello de patrón masculino en la cara, el cuello, el pecho, la ingle o los muslos, entre otros que se enumeran a continuación.

Síntomas comunes de hirsutismo en mujeres

  • Acné
  • Senos más pequeños
  • Cambios tonales, como voz más grave
  • Calvicie (alopecia)
  • Agrandamiento del clítoris
  • Aumento de la masa muscular

Si un desequilibrio hormonal está causando exceso de vello corporal, puede estar relacionado con otro trastorno hormonal, como el síndrome de ovario poliquístico o el síndrome de Cushing. Por lo tanto, otros síntomas pueden acompañar al hirsutismo, como períodos irregulares o presión arterial alta.

Signos de hirsutismo en mujeres

A diferencia de los síntomas visibles o palpables, los signos médicos son criterios que los médicos miden y evalúan. El dermatólogo o endocrinólogo probablemente tendrá en cuenta determinados signos que le ayudarán a llegar a un diagnóstico.

En el crecimiento de vello con patrón masculino, éste aparece en lugares donde generalmente no ocurre en las mujeres. En términos de apariencia, el vello no deseado es oscuro y grueso, a diferencias los vellos finos, claros y suaves (o vellos) que crecen naturalmente en brazos, mejillas, etc.

La cantidad de crecimiento del vello se puede cuantificar usando la escala de Ferriman-Gallwey. En el método modificado, se examinan nueve áreas del cuerpo para determinar el crecimiento de patrón masculino: labio superior, mentón, pecho, abdomen, área púbica, brazos, muslos, espalda alta y espalda baja. Cada área recibe una puntuación de cero a cuatro, donde cero es sin pelo y cuatro es una gran cobertura. El puntaje máximo es 36, pero un puntaje de 6 a 14 indica hirsutismo leve, mientras que un puntaje de 15 o superior generalmente indica hirsutismo moderado a severo.

Los médicos también pueden usar el diámetro del vello y el conteo del tallo como signos, aunque estos son más difíciles y más caros de evaluar que la escala de Ferriman-Gallwey.

Diagnóstico de hirsutismo

Para identificar y evaluar los síntomas de hirsutismo, el médico generalmente revisará el historial del paciente, realizará un examen físico y solicitará pruebas adicionales, si lo considera necesario.

Complicaciones del exceso de vello corporal

En casos raros, si el hirsutismo no se trata, dependiendo de la condición hormonal subyacente, puede causar complicaciones, lo que representa un riesgo para la salud general de una mujer. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el exceso de vello no requerirá de una intervención médica invasiva. Algunas complicaciones potenciales del hirsutismo, incluyen baja autoestima y, en raras ocasiones, cáncer.

Signos y síntomas del exceso de vello

Las mujeres que padecen de exceso de vello corporal generalmente buscan buscar formas de tratarlo o evitar que empeore. A continuación se detallan algunas técnicas para prevenir el vello excesivo o al menos hacerlo más manejable.

Prevención y manejo

Prevención del hirsutismo

Dado que depende de diversos factores, principalmente relacionados con el desequilibrio hormonal, puede ser difícil prevenir el hirsutismo, ya que no hay forma de evitar los cambios naturales del cuerpo a lo largo de la vida. Sin embargo, hay algunas medidas que una mujer puede tomar para reducir las posibilidades de crecimiento de vello no deseado o limitar su apariencia.

Los cambios en el estilo de vida son cruciales para la prevención, especialmente en lo que respecta a la dieta, el ejercicio y los hábitos saludables. Adicionalmente, existen suplementos naturales que pueden usarse, de manera complementaria, para mejorar el funcionamiento del sistema endocrino y aliviar el desequilibrio hormonal.

Afortunadamente, las mujeres que ya padecen de hirsutismo tienen a su disposición varias formas de controlar el crecimiento del vello no deseado e incluso eliminarlo por completo.

Manejo del hirsutismo en mujeres

Incluso después de que el vello no deseado ha crecido, hay formas efectivas de disimularlo o eliminarlo de inmediato, tales como el afeitado, la depilación o la decoloración.

Es importante tener en cuenta que, en algunas mujeres, ciertas técnicas caseras de eliminación del vello (como el afeitado) pueden causar foliculitis o irritación del folículo piloso. Esto puede ser doloroso y tomar semanas para aliviarse; durante ese tiempo, no se puede eliminar más vello en el área afectada. Las mejores y más efectivas técnicas de manejo variarán de una mujer a otra, dependiendo de su tipo de piel, su estilo de vida y sus objetivos personales con respecto al manejo del crecimiento del vello corporal.

Consejos alternativos para reducir el exceso de vello corporal

Los tratamientos alternativos pueden ser de gran ayuda para las mujeres que padecen de exceso de vello. Si bien no abordan el desequilibrio hormonal detrás del hirsutismo, pueden proporcionar algo de alivio a nivel psicológico. Dichos métodos incluyen acupuntura y reiki.

Aunque estos métodos pueden ayudar a mejorar el bienestar emocional, afectado por los síntomas de hirsutismo, no tratan la raíz del problema, que en la mayoría de los casos es un desequilibrio hormonal debido a una excesiva liberación de andrógenos. Sin embargo, existen varios tratamientos naturales que pueden abordar las causas hormonales del hirsutismo. Sigue leyendo para obtener más información sobre los diferentes enfoques para tratar el crecimiento del vello no deseado.

Prevención y manejo del exceso de vello

Tratamiento para el exceso de vello

El crecimiento excesivo de vello, a menudo causado por un desequilibrio hormonal, puede ser vergonzoso para muchas mujeres. A veces, el vello no deseado es tan severo que puede causar molestias físicas y mentales. Afortunadamente, es posible que prácticamente todas las mujeres encuentren un efectivo tratamiento para el hirsutismo.

Tres enfoques de tratamiento para el exceso de vello

Se consideran tres niveles de tratamiento para el exceso de vello: (1) Cambios de estilo de vida, (2) Terapias alternativas y (3) Opciones farmacológicas y quirúrgicas.

Se recomienda empezar por la opción menos riesgosa, los cambios en el estilo de vida, antes de avanzar hacia otros niveles de tratamiento.  Las opciones farmacéuticas y quirúrgicas deben usarse solo en casos extremos, después de evaluar adecuadamente los riesgos involucrados.

1

Cambios de estilo de vida

Este nivel primario de tratamiento está virtualmente libre de riesgo, aunque requiere de gran autodisciplina. Realizar sencillas modificaciones en la vida diaria puede mejorar la salud general, así como reducir el riesgo de obesidad y sus complicaciones asociadas, entre ellas el hirsutismo en mujeres. Se pueden obtener grandes beneficios para la salud mediante una dieta balanceada, ejercicio regular y la adopción de hábitos saludables.

Aunque los cambios de estilo de vida pueden contribuir reducir los síntomas de hirsutismo, no abordan directamente el desequilibrio hormonal que es su causa principal, por lo que puede ser necesario un tratamiento adicional. Las terapias alternativas han demostrado ser una excelente opción de tratamiento para el exceso de vello relacionado con una sobreproducción de andrógenos.

2

Terapias alternativas

Las terapias y suplementos naturales conllevan un escaso nivel de riesgo, y pueden ser una forma extremadamente efectiva de tratamiento para el hirsutismo. En el caso de los suplementos herbales, hay dos tipos principales que se pueden usar: suplementos herbales fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Ciertas hierbas contienen compuestos vegetales similares al estrógeno, que ayudan a compensar el déficit de esta hormona en el cuerpo, lo cual contribuye al alivio de los síntomas de hirsutismo.

Suplementos herbales, como el ginseng, son principalmente efectivos en mujeres que están atravesando la menopausia, ya que éstas tienen niveles naturalmente bajos de estrógeno,pero no son necesariamente efectivos para las mujeres en otras etapas de la vida, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Suplementos como Macafem, estimulan la producción de hormonas naturales al nutrir el sistema endocrino, lo que permite recuperar el balance hormonal.

Estossuplementos se consideran la opción más segura y natural de tratamientopara el hirsutismo causado por una excesiva producción de andrógenos, ypueden tomarse a lo largo de la vida, ya promueven el equilibrio natural de hormonas en el cuerpo de la mujer.

Existen otros tipos de suplementos, como las vitaminas y otros suplementos herbales, que también pueden reducir los síntomas de hirsutismo, o al menos hacerlos más manejables.

Una combinación de enfoques suele ser la ruta más efectiva. Los cambios en el estilo de vida combinados con terapias alternativas son la mejor opción de tratamiento para el hirsutismo; sin embargo, para algunas mujeres los síntomas pueden ser mucho más severos, en cuyo caso se hace necesaria la intervención médica.

3

Opciones farmacológicas y quirúrgicas

Las intervenciones en este nivel implican mayor riesgo y, generalmente, una mayor inversión económica. Es importante destacar que no todos los tratamientos son adecuados para las mujeres en todas las etapas de la vida, por lo que se recomienda hablar con un médico antes de comenzar a tomar fármacos para el tratamiento del hirsutismo.

Hay dos tipos principales de medicamentos para tratar crecimiento excesivo de vello en la mujer: terapia de reemplazo hormonal (TRH), cremas para remover el vello excesivo e intervenciones quirúrgicas.

Estos tres niveles de tratamiento para el hirsutismo no son mutuamente excluyentes, y pueden usarse de manera individual o combinada, a fin de obtener el mayor beneficio, dependiendo de la duración y la gravedad de los síntomas. Hoy en día, cada vez más mujeres descubren que los mejores resultados se obtienen mediante una combinación de opciones de estilo de vida saludable y tratamientos alternativos.

Tratamiento para el exceso de vello

Fuentes