Dolor de articulaciones

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 16 septiembre, 2019

Los dolores articulares o artralgias se caracterizan molestias en una o múltiples articulaciones del cuerpo. Los problemas articulares pueden ser el resultado de una gran cantidad de lesiones o enfermedades diferentes, y los síntomas de artralgia varían desde un malestar leve hasta un dolor intenso que deteriora el funcionamiento físico.

Durante la pubertad, el embarazo, el postparto (incluida la lactancia materna) y la menopausia, se producen cambios hormonales importantes en la vida de una mujer, los cuales pueden causar una serie de síntomas desagradables, entre ellos dolor de articulaciones. Sin embargo, existen alternativas para disminuir el impacto de los problemas articulares en la vida de una mujer.

Continúe leyendo para conocer todo sobre el dolor de articulaciones, incluyendo sus causas, factores de riesgo, síntomas, signos, prevención y opciones de tratamiento disponibles.

Dolor de articulaciones

Acerca de

Datos clave sobre el dolor de articulaciones

  • Los dolores articulares o artralgias pueden ocurrir en cualquiera de las coyunturas del cuerpo. El dolor osteoarticular más común es el de la rodilla, seguido del dolor de hombro y cadera.
  • Aproximadamente 27 millones de estadounidenses sufren actualmente de osteoartritis, una de las causas más comunes de dolor en las articulaciones.
  • El dolor osteoarticular es una condición extremadamente común; una encuesta reciente realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indica que un tercio de los adultos que viven en los Estados Unidos han sufrido dolor en las coyunturas en los últimos 30 días.
  • El dolor de articulaciones es dos veces más común en mujeres que en hombres, y los informes de dolor articular aumentan con la edad.

Las coyunturas o articulaciones forman las uniones entre los huesos, brindan apoyo y facilitan el movimiento corporal. Cuando ocurre un daño articular, el resultado suele ser dolor y pérdida de movilidad. Los dolores articulares o artralgias producen molestias, inflamación, dolor, calor o rigidez en cualquiera de las 360 coyunturas del cuerpo.

Contrariamente a la creencia común, el dolor de articulaciones no es inevitable con la edad y generalmente indica una afección subyacente o desequilibrios hormonales, tales como los que ocurren naturalmente durante la pubertad, el embarazo, el postparto (incluida la lactancia) y la menopausia. Una vez que se trata la causa del dolor osteoarticular, la inflamación y el malestar generalmente disminuyen.

Identificando el dolor de articulaciones

El dolor osteoarticular puede experimentarse por períodos breves, en cuyo caso se denomina dolor articular agudo, o puede prolongarse por más de tres meses, convirtiéndose en dolor articular crónico.

Los casos de dolor articular agudo pueden ser desencadenados por hábitos y circunstancias específicas, tales como fumar, llevar una dieta desequilibrada, o tomar ciertos medicamentos, mientras que el dolor articular crónico generalmente ocurre junto con afecciones médicas preexistentes.

Acerca del dolor de articulaciones

Causas

Conocer las posibles causas de dolor de articulaciones puede ayudar a las mujeres a prevenir o tratar adecuadamente cada caso. El dolor osteoarticular suele indicar problemas subyacentes, como desequilibrios hormonales, enfermedad ósea o artritis, entre otras condiciones de salud.

Breves episodios de dolor en las articulaciones pueden coincidir con cambios hormonales. Siga leyendo para descubrir las causas hormonales del dolor en las articulaciones.

Causas hormonales de dolor de articulaciones

Las hormonas regulan una variedad de funciones corporales, tales como el crecimiento, la reproducción sexual y la actividad cerebral. Las fluctuaciones en los niveles de las siguientes hormonas pueden ser causa de dolores articulares o artralgias:

  • Estrógeno. Durante la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia, los niveles de estrógeno fluctúan. Cuando descienden, pueden causar dolor en las articulaciones, mayor riesgo de lesiones y pérdida ósea, entre otros síntomas.

  • Cortisol. El incremento de esta hormona causa inflamación en el cuerpo y se libera en respuesta al estrés, lo que significa que la tensión nerviosa sostenida puede provocar dolor en las coyunturas.

  • Endorfinas. Estas hormonas que generan sensación de bienestar y son los analgésicos naturales del cuerpo. Aunque se desconoce la razón, se sospecha que las endorfinas funcionan más eficazmente en hombres que en mujeres. El doctor Patrick Wood, investigador del dolor en la Universidad Estatal de Louisiana, afirma: "Los estudios han encontrado que el cerebro de las mujeres libera menos dopamina en respuesta al dolor. Sin dopamina, las endorfinas no pueden funcionar de manera efectiva". Por lo tanto, las mujeres pueden ser propensas a experimentar cualquier tipo de dolor físico con mayor intensidad que los hombres.

Aunque el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de artralgias durante la vida reproductiva de una mujer, éstas pueden variar en cada etapa del desarrollo. Por ejemplo, en la pubertad, el dolor osteoarticular tiende a ser causado por distintas razones que durante la menopausia.

También hay causas hormonales específicas de dolor en las coyunturas, según la etapa de la vida reproductiva en la que estos síntomas aparecen. Dichas causas, unidas a otros factores, pueden influir en la manera en que cada mujer experimenta los dolores articulares o artralgias, tal como se demuestra a continuación:

Causas hormonales durante diferentes fases en la vida de una mujer

La pubertad es la etapa en la cual el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas que provocarán cambios corporales y la menstruación. Estos factores endocrinos, sumados a las presiones escolares y sociales, contribuyen a la aparición del dolor osteoarticular durante la pubertad.

El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas, que junto con otros factores, como la fatiga o los cambios corporales, pueden provocar dolor en las coyunturas.

El postparto (incluyendo el periodo de lactancia materna) es otra etapa en la que las hormonas reproductivas están desequilibradas y provocan síntomas que pueden incluir dolor de articulaciones. Además, otros factores, tales como la depresión posparto, contribuyen al dolor osteoarticular durante esta etapa.

La menopausia se caracteriza por una disminución natural en la producción de hormonas reproductivas, lo que señala el final de la fertilidad en la mujer. Durante esta etapa, otros factores se suman a las causas hormonales de dolor en las articulaciones, principalmente la aparición de una variedad de síntomas de la menopausia.

Si bien el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de artralgias durante la vida reproductiva de una mujer, otras afecciones menos comunes también pueden causar dolor en las coyunturas.

Puede ser necesario hacer cambios en el estilo de vida o tomar suplementos para disminuir los efectos del dolor de articulaciones inducido por un desbalance hormonal. Antes de iniciar cualquier tratamiento, es importante conocer la causa subyacente. Siga leyendo para conocer las otras posibles causas de dolor de articulaciones.

Otras causas de dolor de articulaciones

Otras posibles causas de dolor de articulaciones, no relacionadas con el desequilibrio hormonal, son: lesiones pasadas, artritis, fibromialgia y osteoporosis.

Aunque el dolor de articulaciones puede ocurrir naturalmente, en diferentes períodos a lo largo de la vida, generalmente debido a cambios hormonales, algunas mujeres son más propensas a desarrollar problemas de articulaciones que otras, los cuales también puede indicar la existencia de una condición de salud más grave. Siga leyendo para obtener más información sobre los factores de riesgo para el dolor articular.

Causas de dolor de articulaciones

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para dolor de articulaciones

Algunas mujeres tienen más probabilidades que otras de sufrir dolor en las coyunturas por factores psicológicos, conductuales y de salud. Estos factores de riesgo pueden afectar los niveles hormonales y aumentar las posibilidades de que una mujer desarrolle dolor de articulaciones durante su vida reproductiva.

Detonantes del dolor de articulaciones

Además de los factores de riesgo a largo plazo, el dolor osteoarticular también puede ser desencadenado por determinados hábitos y circunstancias ambientales que pueden controlarse. Evitar estos hábitos, así como la exposición a entornos poco saludables, puede ayudar a prevenir la aparición de síntomas de dolor en las articulaciones.

Es importante poder reconocer y comprender los signos y síntomas de artralgia, a fin de seleccionar el curso de tratamiento adecuado para cada caso específico. Sigue leyendo para obtener más información.

Dolor de articulaciones - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Existen muchos signos y síntomas médicos que pueden ayudar a identificar el dolor osteoarticular. Sigue leyendo para obtener más información sobre qué esperar de una evaluación médica formal.

Síntomas comunes de dolor de articulaciones

Algunas mujeres que experimentan dolores articulares o artralgias pueden sufrir diversos síntomas, mientras que otras pueden experimentar solo uno o dos. En ambos casos, la intensidad y la frecuencia también pueden variar. Los síntomas de artralgia más comunes incluyen:

  • Rigidez, hinchazón, dolor o calor en las articulaciones
  • Movilidad reducida
  • Dolor o debilidad muscular
  • Fiebre
  • Enrojecimiento en la zona adolorida
  • Fatiga

Los síntomas más graves de dolor de articulaciones, que pueden indicar una afección médica grave, incluyen:

  • Excesivo sangrado por heridas leves
  • Respiración dificultosa
  • Movimientos rápidos y espasmódicos
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Dolor de pecho
  • Deformidad visible de las articulaciones afectadas

Signos de dolor de articulaciones

Más allá de los síntomas físicos de dolor osteoarticular, existen indicadores médicos menos obvios que deben ser evaluados por un médico o profesional de la salud, principalmente:

  • Nivel de estrógeno: las fluctuaciones en los niveles de estrógeno, particularmente durante la pubertad, el embarazo, el postparto y la menopausia, pueden provocar dolores articulares o artralgias.

Si el dolor de articulaciones se vuelve incontrolable, o su causa no es hormonal, se recomienda consultar a un médico, el cual puede realizar diversas pruebas para diagnosticar cada caso individual.

Diagnóstico del dolor de articulaciones

A fin de identificar los signos y síntomas de artralgia, el especialista generalmente revisará el historial médico y realizará un examen físico, además de una evaluación psiquiátrica. Si lo considera necesario, solicitará pruebas adicionales. También es posible que la paciente sea derivada a un fisioterapeuta o un especialista en ortopedia, quienes pueden diseñar planes de recuperación individualizados para el dolor osteoarticular.

Complicaciones del dolor de articulaciones

El dolor de huesos y articulaciones puede presentarse en cualquier etapa de la vida de una mujer y es una afección que tiende a empeorar si no se trata, motivo por el cual nunca debe ignorarse. Las mujeres que experimentan dolor en las coyunturas deben seguir un ritmo de vida que se sientan capaces de manejar, así como abstenerse de realizar actividades que requieran de un esfuerzo excesivo, tales como levantar objetos pesados, correr largas distancias o arrodillarse durante largos períodos de tiempo.

Los casos leves de dolor osteoarticular suelen ocurrir como parte natural de los cambios hormonales asociados con el ciclo menstrual de una mujer, y pueden manejarse con facilidad sin necesidad de intervención médica. Sin embargo, ocasionalmente el dolor articular crónico causado por un desequilibrio hormonal puede interferir con la calidad de vida de una mujer.

Las complicaciones que incluyen daño articular permanente, artritis, aumento de peso y osteoartritis se han relacionado con el dolor de huesos y articulaciones, por lo que es esencial analizar los síntomas de artralgia e identificar la raíz de los problemas de articulaciones en sus primeras etapas. Sigue leyendo para saber cómo aliviar el dolor de las articulaciones y prevenir su aparición.

Dolor de articulaciones - Signos y síntomas

Prevención y manejo

Prevención del dolor de articulaciones

Afortunadamente, existen diversas formas de prevenir y controlar el dolor osteoarticular. Introducir mejoras en la dieta y usar suplementos, así como adoptar hábitos saludables y una rutina de ejercicios, pueden ayudar a disminuir los efectos del dolor de huesos y articulaciones.

Manejo del dolor de articulaciones

Existen varias estrategias de manejo del dolor en las coyunturas, las cuales pueden aplicarse tanto en casos de dolor articular agudo como para brindar alivio al dolor articular crónico.

Es importante investigar las posibles causas de dolor de articulaciones y tratar incluso los casos más leves, a fin de evitar que se agraven los síntomas de artralgia. Sigue leyendo para conocer las opciones de tratamiento para dolor de articulaciones.

Dolor de articulaciones - Prevención y manejo

Tratamientos

El tratamiento para dolores articulares, ya sean éstos leves o crónicos, es esencial para evitar que se convierta en un problema continuo, se enfoca en la reducción del dolor y la inflamación, así como en preservar la función articular.

Tres enfoques de tratamiento para dolor de articulaciones

En cuanto a los enfoques de tratamiento para dolores articulares, pueden considerarse tres niveles. Estos se clasifican en: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas. Aunque estos enfoques se pueden usar indistintamente, se recomienda que las mujeres comiencen haciendo pequeños cambios en su estilo de vida, que es la opción menos costosa e invasiva, pero requiere de mayor autodisciplina.

1

Cambios en el estilo de vida

Se recomienda llevar un diario para monitorear los episodios de dolor de huesos y articulaciones, incluye datos como momento del día en que ocurre, duración,  intensidad del dolor osteoarticular, actividades que preceden al episodio, acciones tomadas para aliviar los síntomas de artralgia y efectos, exitosos o no.

Si los cambios en el estilo de vida por sí solos no son efectivos para disminuir la intensidad o la frecuencia del dolor de articulaciones, también puede ser beneficioso incorporar tratamientos alternativos en la rutina diaria.

2

Medicina alternativa

Los medicamentos y suplementos alternativos implican un riesgo mínimo de efectos secundarios y pueden ser métodos muy efectivos para tratar el dolor en las articulaciones. Existen dos tipos principales de suplementos herbales que pueden utilizarse en el tratamiento para dolores articulares: fitoestrogénicos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Ciertas hierbas, como el cohosh negro (cimicífuga) contienen estrógenos de origen vegetal (fitoestrógenos), los cuales actúan como complemento o reemplazo del estrógeno natural cuando el cuerpo de la mujer no produce esta hormona en cantidades suficientes, ayudando a aliviar el dolor de articulaciones. 

Estos tratamientos son más efectivos para las mujeres que pasan por la menopausia y tienen niveles bajos de estrógeno; sin embargo, no son necesariamente eficaces para mujeres en otras etapas de la vida, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,incluido Macafem, carecen de fitoestrógenos pero estimulan las glándulas endocrinas, ayudando al cuerpo a producir hormonas de manera más eficiente y en los niveles adecuados. Esto da como resultado una normalización de los niveles de estrógeno y de otras hormonas.

Estetipo de suplementos se consideran la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal que causa el dolor de articulaciones, ypueden usarse a lo largo de todas las etapas reproductivas, ya que promueven la producción de hormonas naturales.

Si los ajustes de estilo de vida y los tratamientos alternativos no son capaces de aliviar el dolor de huesos y articulaciones, puede ser necesario tomar medicamentos recetados.

3

Opciones farmacológicas

El naproxeno sódico, el ibuprofeno, el paracetamol y la aspirina son las opciones farmacológicas más populares en el tratamiento para dolores articulares. Este tipo de medicamentos puede causar efectos secundarios como ardor o escozor, y solo deben usarse bajo supervisión médica.

Para afecciones graves, los médicos pueden inyectar esteroides en las articulaciones de los pacientes cada tres o cuatro meses. Esta forma de tratamiento es más común en pacientes con inflamación, enfermedad articular o artritis. Se sabe que las inyecciones alivian el dolor en las articulaciones, pero aún se desconocen sus efectos secundarios a largo plazo.

Todo medicamento puede causar efectos secundarios, por lo que se recomienda tomarlos solo cuando sea necesario, y bajo la supervisión de un profesional de la salud. Una combinación de terapias alternativas y medicamentos parece ser la solución más efectiva para los casos de dolor articular crónico.

Estos tres enfoques no son mutuamente excluyentes. Pueden emplearse determinadas opciones en diferentes momentos, o una combinación de ellas, dependiendo de la duración y la gravedad de sus síntomas de artralgia. Sin embargo, muchas mujeres están descubriendo que una combinación de estilo de vida saludable y suplementos naturales suele ser la mejor opción de tratamiento para dolores articulares.

Tratamiento para el dolor de articulaciones

Fuentes