Distensión estomacal o gases

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 26 junio, 2019

Uno de los síntomas menos comentados pero más persistentes del desequilibrio hormonal es la distensión estomacal. Esta es una queja común entre hombres y mujeres, ya que la sensación de hinchazón en el vientre puede ser causada por una variedad de razones; sin embargo, en las mujeres puede estar vinculada con alteraciones en los niveles de hormonas a lo largo de su vida reproductiva.

La distensión estomacal puede presentarse con diferentes grados de severidad, desde una leve molestia y sensación de plenitud estomacal, hasta una fuerte hinchazón en el vientre, acompañada por gases y ruidos estomacales. Sigue leyendo para aprender más sobre la distensión estomacal, sus causas y su conexión con los cambios hormonales femeninos, así como las opciones de tratamiento disponibles.

Distensión estomacal o gases

Acerca de la distensión estomacal

Datos clave sobre la distensión abdominal

  • Alrededor del 21% de la población reporta molestias abdominales como un "problema importante" para su salud gastrointestinal.
  • Las mujeres tienen más probabilidades de experimentar distensión abdominal que los hombres.
  • Enun estudio, solo el 7% de participantes informaron que la distensión estomacal no estaba relacionada con ningún otro síntoma gástrico.

La distensión estomacal consiste en un exceso de gases que se acumula en el estómago, causando hinchazón en el vientre. Provoca una incómoda sensación de plenitud y puede acompañarse de dolor abdominal y flatulencia.

Para algunas personas, la distensión estomacal es simplemente una molestia ocasional que puede evitarse fácilmente o no causa mucha incomodidad. Otras, sin embargo, la experimentan hinchazón y gases con mayor frecuencia y desean controlar estos síntomas para evitar el dolor y la vergüenza social que generalmente los acompañan.

Identificando la distensión estomacal

Es difícil establecer con precisión los diferentes tipos de distensión estomacal. Sin embargo, tres criterios pueden ayudar a identificar las diferentes formas en que este síntoma puede presentarse: frecuencia, duración e intensidad.

En la siguiente sección conocerás los procesos detrás de la distensión estomacal, así como sus causas hormonales y de otro tipo.

Acerca de la distensión estomacal

Causas

Aprender sobre las causas de la hinchazón estomacal es la clave para entender cómo prevenir y tratar estos ataques molestos. Si bien las causas exactas de la distensión estomacal son complejas y diversas, la mayoría de los médicos e investigadores creen que, en el caso de las mujeres,  puede existir una fuerte vínculo con desequilibrios hormonales. Adicionalmente, otros factores y condiciones médicas pueden causar sensación de plenitud estomacal, acompañada de dolor estomacal y gases.

Causas hormonales de la distensión estomacal

Las hormonas son mensajeros químicos que controlan muchas funciones corporales. Cuando ocurren fluctuaciones en los niveles hormonales, los órganos no reciben las señales que les permiten funcionar adecuadamente, por lo que se producen una serie de trastornos. Investigadores médicos han descubierto que los desequilibrios hormonales, especialmente de estrógeno, hacen que las mujeres sean más susceptibles a los síntomas de inflamación estomacal y problemas digestivos. Esto se debe a que el estrógeno y la progesterona influyen en la retención de sodio, así como en los movimientos intestinales (peristalsis), diseñados para hacer que los alimentos pasen sin problemas a través del tracto digestivo.

Esta es la razón por la que muchas mujeres experimentan distensión estomacal en momentos de desequilibrio hormonal significativo, tales como la pubertad, el síndrome premenstrual, la menstruación, el embarazo, el postparto y la menopausia. La fluctuación en los niveles de progesterona durante estas etapas hace que aumenten los síntomas de inflamación estomacal.

Adicionalmente, existen causas hormonales específicas y factores ambientales típicos que pueden explicar la aparición de distensión estomacal en las mujeres a lo largo de su vida reproductiva.

Causas hormonales durante las diferentes etapas reproductivas

La pubertad es la etapa en la que el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas reproductivas; estos y otros factores, como los drásticos cambios corporales, contribuyen a la distensión estomacal durante la pubertad.

El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas. Esto,  junto con otros factores, como la fatiga o los antojos, pueden provocar inflamación en el vientre, acompañada de hinchazón y gases.

El postparto (incluyendo el periodo de lactancia materna) es otra etapa de profundos desequilibrios hormonales, lo que conduce a síntomas como la distensión estomacal. Además, otros factores, como la diástasis abdominal, también contribuyen a la sensación de plenitud estomacal durante el postparto.

La menopausia es la etapa en que la producción de hormonas reproductivas disminuye naturalmente, lo que indica el final de la fertilidad femenina. Además de las causas hormonales, otros factores que pueden causar distensión estomacal durante la menopausia son las fluctuaciones de peso y los problemas de absorción de nutrientes, que son parte natural del proceso de envejecimiento.

Causas menos comunes de distensión estomacal

Si bien el desequilibrio hormonal es una de las principales causas de la hinchazón estomacal durante la vida de una mujer, los expertos señalan que los trastornos digestivos pueden ser causados por otras condiciones subyacentes, menos comunes, que incluyen problemas de tiroides, trastornos del sueño y el consumo de ciertos medicamentos.

  • Infecciones gastrointestinales. Diferentes tipos de infecciones estomacales, como H. Pylori, son una causa común de severa hinchazón y gases, que pueden ir acompañados, en los casos más agudos, por diarrea.

  • Síndrome del intestino irritable (SII). Esta condición, de causas desconocidas, se caracteriza por dolor abdominal crónico o calambres, además de hinchazón en el vientre, estreñimiento y otros problemas gastrointestinales.

  • Enfermedad celíaca. Esta es una enfermedad autoinmune congénita, que impide la absorción del gluten en algunas personas, causando hinchazón y gases, además de fatiga extrema, fiebre, e incluso heces ennegrecidas después de ingerir alimentos que contienen trigo, cebada y centeno.

  • Intolerancias alimentarias específicas. Algunas personas tienen diverso grado de sensibilidad a ciertos alimentos, y su ingestión puede causarles distensión estomacal. Las intolerancias alimentarias más comunes incluyen lactosa, trigo y aditivos específicos.

Causas de distensión estomacal o gases

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para la distensión estomacal

Algunas mujeres tienen más probabilidades que otras de sufrir síntomas de inflamación estomacal debido a razones psicológicas, de comportamiento y de salud, tales como obesidad, estrés o historia familiar. Estos factores predisponentes pueden afectar los niveles hormonales y aumentar las posibilidades de desarrollar distensión estomacal a lo largo de la vida, incluso pasada la menopausia.

  • Obesidad. Un estudio en los Estados Unidos encontró que las mujeres obesas (con un índice de masa corporal de más de 30), tenían tres veces más probabilidades de sufrir los síntomas del síndrome premenstrual que la mujer promedio, incluyendo hinchazón y gases. 

  • Uso crónico de medicamentos. Muchos medicamentos recetados, como las pastillas para dormir, los antidepresivos y los analgésicos, suelen causar distensión estomacal, entre otros trastornos digestivos, como efecto secundario. Adicionalmente, algunos medicamentos de venta libre, que generalmente se consideran libres de riesgo, como la aspirina, también pueden aumentar el riesgo de hinchazón, dolor estomacal y gases.

  • Historia familiar. Las mujeres que tienen un pariente de primer grado con síndrome de colon irritable tienen más probabilidades de desarrollar este trastorno, así como de sufrir problemas digestivos generalizados, incluyendo distensión estomacal y gases, a lo largo de sus vidas.

  • Intolerancia a la lactosa. Esta es una incapacidad genética para producir cantidades suficientes de lactasa, una enzima que le permite al cuerpo digerir la leche. Esta condición generalmente se desarrolla por sí sola después de los 5 años, y se estima que afecta hasta el 75% de la población mundial en algún grado. Causa una hinchazón severa, el paso del gas y el estómago gruñendo después de consumir productos lácteos.

  • Dependencia de la nicotina y tabaquismo. Varios estudios señalan que las personas que fuman tabaco o aspiran nicotina (cigarrillo electrónico) de forma regular tienen más probabilidades de sufrir de distensión estomacal y gastritis, ya que la nicotina aumenta la cantidad de ácidos gástricos, lo cual daña gradualmente el revestimiento estomacal, causando malestar, hinchazón y dolor severos.

Detonantes de la distensión estomacal

Además de los factores de riesgo a largo plazo, la hinchazón en el vientre, o distensión estomacal, también puede ser provocada por ciertas condiciones ambientales y hábitos poco saludables. Evitar estos detonantes tanto como sea posible puede ayudar a evitar la aparición de síntomas de inflamación estomacal. Algunos de estos detonantes incluyen hábitos dañinos, tales como beber bebidas carbonatadas y mantener una dieta irritante para el estómago.

  • Bebidas gaseosas. Los refrescos, las bebidas energéticas y las aguas con gas pueden causar irritación inmediata en el revestimiento del estómago, así como exceso de gases en la cavidad abdominal, lo que agrava los síntomas de inflamación estomacal.

  • Ciertos hábitos al comer. Masticar chicle, usar sorbetes para beber, o hablar mientras se come, puede hacer que pase más aire de lo normal al estómago, provocando hinchazón y gases.

  • Edulcorantes artificiales. El uso de edulcorantes artificiales, como sorbitol o xilitol, puede desencadenar sobrecrecimiento bacteriano dentro del estómago. Aunque las bacterias estomacales suelen ser saludables y necesarias para la digestión, deben mantenerse cuidadosamente equilibradas. Si este equilibrio se rompe, pueden surgir problemas digestivos y exceso de gases.

  • Recalentar carbohidratos complejos. Ciertos alimentos, como las papas, la pasta y el arroz, contienen grandes cantidades de almidón, que se descompone ligeramente al recalentarse y se vuelve más difícil de digerir.

  • Comer alimentos detonantes. Muchas personas con sensibilidad o intolerancia a ciertos alimentos pueden experimentar distensión estomacal después de ingerirlos. Ciertas verduras, como frijoles, coles de Bruselas o col, pueden provocar un exceso de gases en algunas personas. Del mismo modo, condimentos irritantes, como la pimienta de cayena, el curry, el comino o la mostaza, pueden ser particularmente agresivos para el estómago de algunas personas.

Distensión estomacal - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Debido a que la manera de administrar la dieta y calificar el nivel de molestias que ésta pueda causar cambia de una mujer a otra, cada cual experimentará la distensión estomacal de forma distinta. Sin embargo, muchos síntomas de inflamación estomacal son bastante comunes, especialmente entre las mujeres que sufren de desequilibrio hormonal.

Síntomas comunes

  • Sensación de plenitud estomacal
  • Presión alrededor del estómago después de comer, incluso si se consumieron pequeñas porciones.
  • En casos más severos, dolor estomacal y gases, con sensación de falta de aire
  • Aumento de eructos o flatulencias

Signos

A diferencia de los síntomas, los signos son criterios medibles que generalmente son evaluados por un médico. Los principales criterios a considerar para el diagnóstico de distensión estomacal incluyen :

  • Fiebre leve, prolongada o crónica de entre 99.5 y 101°F (37.5-38°C)
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Anemia o bajo recuento de glóbulos rojos
  • Sangrado rectal
  • Antecedentes familiares de síndrome de colon irritable, cáncer de colon o enfermedad celíaca.

Diagnóstico de la distensión estomacal

Para diagnosticar e identificar los síntomas de inflamación estomacal, un médico generalmente realiza los siguientes procedimientos: revisar el historial médico y realizar un examen físico. De ser necesario, puede ordenar pruebas adicionales.

  • Historial médico. El diagnóstico del especialista se centrará en descubrir la condición subyacente que está causando hinchazón estomacal constante. Para evaluar si la distensión estomacal indica un desequilibrio hormonal u otro problema de salud, un médico puede preguntar sobre enfermedades anteriores, medicamentos que se estén tomando en ese momento y etapas de la vida reproductiva que la mujer pueda estar atravesando, como la pubertad y el embarazo, así como el inicio o el fin de la menopausia.

  • Examen físico. Generalmente, un examen físico es necesario para llegar a un adecuado diagnóstico. Durante este examen, suelen medirse los siguientes signos médicos: presión arterial, frecuencia cardíaca, temperatura y peso. Las fluctuaciones inusuales o anormales en cualquiera de estos signos vitales pueden estar relacionadas con problemas digestivos, o ser síntomas de otros problemas de salud.

  • Pruebas adicionales. Se pueden realizar diferentes pruebas adicionales para confirmar o descartar otras condiciones de salud. Estos pueden incluir análisis de sangre y orina, análisis de sangre completo, incluyendo niveles séricos de hormona folículo estimulante (FSH), hormona estimulante de la tiroides (TSH) u otros signos específicos de desequilibrio hormonal. Si se sospecha de problemas de absorción, el médico también puede medir los niveles de calcio o vitamina B12. También se puede solicitar una muestra de heces para descartar infecciones como Helicobacter Pylori.

Las mujeres que experimentan hinchazón estomacal constante, acompañada de dolor estomacal y gases, hasta el punto en que los síntomas interfieren con su vida diaria, pueden desear tratar o aprender a prevenir este problema gástrico. Sigue leyendo para aprender cómo aliviar la hinchazón estomacal mediante consejos útiles que disminuirán los síntomas hasta hacerlos más llevaderos.

Distensión estomacal - Signos y síntomas

Prevención y manejo

Prevención de la distención estomacal

Si bien no existe una forma única de prevenir completamente la distensión estomacal, al igual que no hay una manera de evitar los procesos hormonales naturales, una mujer puede tomar medidas para reducir las posibilidades de experimentarla, o minimizar la frecuencia e intensidad de los síntomas de inflamación estomacal.

En este sentido, los cambios en el estilo de vida son extremadamente importantes para la prevención, especialmente en lo que respecta a dieta, ejercicio y hábitos saludables. Además, una mujer puede buscar formas de complementar estos ajustes en el estilo de vida con el uso de suplementos que promuevan el buen funcionamiento del sistema endocrino y, por lo tanto, ayuden a minimizar los síntomas de desequilibrio hormonal, incluyendo la distensión estomacal.

Cambios en el estilo de vida

  • Dieta. Mantener una dieta equilibrada y nutritiva es muy importante para prevenir la inflamación en el vientre, así como para promover un peso saludable y evitar la aparición de otros problemas de salud. Es recomendable consumir alimentos ricos en calcio, magnesio, o vitamina E, tales como aceites prensados en frío, verduras de hoja verde y nueces, demás de cereales integrales y vegetales frescos.

  • Ejercicio. La actividad física regular puede ayudar a mantener un peso saludable y también promover la salud del sistema endocrino, que es responsable de equilibrar las hormonas. Las investigaciones muestran que los beneficios del ejercicio son muchos, incluidos el fortalecimiento de huesos y músculos, la reducción del colesterol, una mejor calidad de sueño y menos episodios de distensión estomacal.

  • Hábitos. Las investigaciones indican que las mujeres que fuman cigarrillos y consumen alcohol con frecuencia tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves de desequilibrio hormonal. Por lo tanto, evitar o minimizar el consumo de estas sustancias es deseable. Los alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar o cafeína también pueden provocar inflamación en el vientre, además de altos niveles de estrés, que pueden causar desequilibrio en los niveles hormonales. Por lo tanto, es importante utilizar técnicas apropiadas para prevenir los episodios de distensión estomacal.

  • Suplementos. Se recomienda una ingesta adecuada de hierro, magnesio, zinc, ácido fólico y ácidos grasos omega-3,  a través del consumo de suplementos multivitamínicos para prevenir la hinchazón en el vientre. Algunas hierbas fitoestrógenas, como el cohosh negro o el ginseng, también pueden ser útiles para prevenir los síntomas de inflamación estomacal de forma natural, aunque no es aconsejable consumirlas por tiempo prolongado. Otra buena opción son los suplementos herbales reguladores de hormonas, como Macafem, ya que nutren al sistema endocrino en su conjunto, contribuyendo a su óptimo funcionamiento y, por lo tanto, a prevenir la distensión estomacal causada por desequilibrio hormonal.

Para las mujeres que ya están experimentando distensión abdominal, las medidas de prevención pueden ser menos efectivas. Sin embargo, existen muchas maneras de controlar o disminuir la intensidad de los síntomas de inflamación estomacal, incluyendo dolor, hinchazón y gases. Sigue leyendo para saber cómo aliviar la hinchazón estomacal.

Manejo de la distensión estomacal

Dondequiera que una mujer se encuentre al experimentar distensión estomacal u otro tipo de problemas digestivos, existen formas efectivas de controlar los síntomas. Realizar pequeños cambios en la rutina diaria, así como evitar factores desencadenantes puede marcar una gran diferencia para las mujeres que buscan cómo aliviar la hinchazón estomacal.

Los siguientes consejos pueden ayudar a mejorar el manejo de la distensión estomacal, brindando a las mujeres las herramientas que necesitan para sobrellevar la incómoda sensación de plenitud estomacal o el exceso de gases, incluyendo los alimentos que se deben evitar y  cómo hacer un seguimiento más cuidadoso de los síntomas.

Consejos generales de gestión

  • Mantener un diario. Un registro de alimentos consumidos, horas de ejercicio diario y de sueño, así como de cualquier situación inusual y estresante que genere síntomas de inflamación estomacal. Esto ayudará a identificar claramente los factores y detonantes más comunes.

  • Reorganizar el horario de comidas. Además de reducir el consumo de alimentos que producen gases, principalmente frijoles y verduras crucíferas (brócoli, repollo y coles de Bruselas), así como de condimentos irritantes, es recomendable hacer de cinco o seis comidas pequeñas durante el día, en lugar de dos o tres grandes. Esto facilita la digestión y minimiza la producción de gas.

  • Probar una dieta de eliminación. Muchas mujeres pueden ser intolerantes a la lactosa, o a otros alimentos comunes, sin ser conscientes de ello. Si se sospecha de alguna intolerancia alimentaria, es recomendable eliminar posibles detonantes, generalmente alimentos que producen gases, como los lácteos, el gluten, los huevos o las nueces, durante dos o tres semanas para ver si los síntomas desaparecen o se reducen. Si se ven mejoras, el siguiente paso es reintroducir los alimentos de uno en uno, y estar alerta ante cualquier recurrencia de distensión estomacal.

Consejos alternativos de manejo para la hinchazón abdominal

Los tratamientos alternativos también son una excelente manera de controlar la hinchazón estomacal constante o frecuente. Aunque abordan la posible causa hormonal, son eficaces para reducir la distensión estomacal.

Distensión estomacal - Prevención y manejo

Tratamientos

Si no se previene a tiempo, la distensión estomacal puede volverse inevitable en algún momento de la vida de una mujer. Aunque no existe una solución mágica, es posible encontrar un tratamiento para la distensión abdominal que minimice la intensidad y frecuencia de los síntomas.

Tres enfoques de tratamiento para los sudores nocturnos

Se pueden considerar tres niveles de abordaje para tratar la hinchazón en el vientre o distensión estomacal: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas.

Se alienta a las mujeres a comenzar con el enfoque menos riesgoso de tratamiento para la distensión estomacal, los ajustes de estilo de vida, y luego pasar al siguiente nivel. Si bien la intervención médica no suele ser necesaria para los síntomas de inflamación estomacal, algunas mujeres que no encuentran alivio en los cambios de estilo de vida y la medicina alternativa,  pueden considerar opciones farmacológicas, generalmente como un último recurso para los síntomas más persistentes y graves, luego de sopesar cuidadosamente los riesgos asociados con este tipo de tratamientos.

1

Cambios en el estilo de vida

Este nivel primario de tratamiento implica la menor cantidad de riesgo, aunque requiere de autodisciplina. Sencillos ajustes en la dieta, además de un incremento en la actividad física y la adquisición de hábitos saludables, pueden generar enormes beneficios en la lucha contra la distensión estomacal y mejorar la salud en general.

Nutrición

La dieta es de suma importancia para regular  la distensión estomacal. Una dieta balanceada, rica en nutrientes que favorecen el equilibrio hormonal, así como evitar alimentos irritantes y aquellos que se hayan detectado como fuente de intolerancias alimentarias, es bastante efectivo en términos de estabilizar la función digestiva.

  • Alimentos con fitoestrógenos. Este tipo de alimentos puede ayudar a complementar las deficiencias de estrógenos en las mujeres, especialmente durante la menopausia. El alimento fitoestrógenos más popular es la soya; sin embargo, los frijoles, los guisantes, las lentejas, las semillas, la linaza, el centeno y el mijo, también son buenas fuentes de fitoestrógenos.
  • Frutas y vegetales. Aumentar la cantidad de frutas y verduras con alto contenido de agua puede ayudar a regular la función gastrointestinal y deshacerse de los síntomas frecuentes de distensión estomacal.
  • Proteína animal magra. Incluir proteínas magras extra de origen animal, como pechuga de pollo, pavo o pescado, en lugar de carnes curadas o cantidades excesivas de almidón y azúcar, puede ayudar a reducir significativamente la frecuencia de episodios de distensión estomacal.
  • Qué evitar en la dieta:
    • Cantidades excesivas de sal
    • Azúcar y caramelos duros
    • Chicle
    • Alimentos ricos en almidón como el arroz o la pasta
    • Bebidas con gas

Ejercicio regular

Debido a que el desequilibrio hormonal a menudo está detrás de episodios severos y frecuentes de distensión estomacal, aumentar la actividad física diaria puede ser de gran ayuda. Los entrenamientos cardiovasculares, como caminar con energía, realizar aeróbicos, trotar o montar en bicicleta, son particularmente buenos porque implican mover todo el cuerpo, lo que favorece a una adecuada peristalsis.

Hábitos saludables

Algunos hábitos pueden ser particularmente dañinos para quienes sufren de hinchazón en el vientre y exceso de gases. Las investigaciones indican que las mujeres que fuman cigarrillos tienen muchas más probabilidades de desarrollar síntomas de desequilibrio hormonal, así como otras afecciones, tales como gastritis, que pueden empeorar los síntomas de inflamación estomacal. También es recomendable evitar masticar chicle y hablar con la boca llena, ya que esto puede hacer que se introduzca demasiado aire al estómago. Otros consejos incluyen mantener un peso saludable, reducir el estrés y dormir al menos siete horas por noche para ayudar al equilibrio hormonal.

Si bien estos cambios ayudarán a aliviar la distensión estomacal, no abordan directamente el desequilibrio hormonal, la causa más común de este problema digestivo entre las mujeres en edad reproductiva. Por lo tanto, un tratamiento adicional puede ser necesario. La medicina alternativa ha demostrado ser una opción segura y natural de tratamiento para la distensión estomacal relacionada con el desequilibrio hormonal.

2

Medicina alternativa

Los medicamentos y suplementos alternativos implican poco o ningún riesgo y pueden ser una forma extremadamente efectiva de tratar la distensión estomacal. En este sentido, hay dos tipos de suplementos herbales que pueden usarse: fitoestrógenos y reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Estos suplementos herbales, como el cohosh negro (cimicífuga) o el sauzgatillo, contienen compuestos de origen vegetal que son similares al estrógeno producido por el cuerpo humano. Dichos compuestos son conocidos como fitoestrógenos, y pueden contribuir al alivio de los síntomas de inflamación estomacal.

Los fitoestrógenos pueden servir como una opción de tratamiento eficaz para mujeres en la menopausia, debido a quesus niveles de estrógeno son generalmente bajos, pero no son necesariamente efectivos en otras etapas de la vida, como la pubertad.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Este tipo de suplementos, como Macafem, no contienen hormonas, ya sean naturales o artificiales. En cambio, son ricos en nutrientes esenciales y alcaloidesque estimulan el sistema endocrino, de modo que las glándulas produzcan, de manera natural,  las hormonas que el cuerpo necesita en las cantidades adecuadas. Esto ayuda no solo con los niveles de estrógeno, sino también con la progesterona y otras hormonas.

Estossuplementos pueden considerarse la forma más segura y natural de tratarel desequilibrio hormonal subyacente detrás de la distensión estomacal,y pueden tomarse a lo largo de la vida de una mujer, ya que apoyan la producción natural de hormonas del cuerpo.

Adicionalmente, otro tipo de suplementos, tales como vitaminas y remedios herbales, también pueden contribuir al alivio de los síntomas de inflamación estomacal, o al menos hacerlos más manejables.

  • Suplementos vitamínicos. Existen algunas vitaminas específicas que pueden ayudar a controlar los problemas digestivos y disminuir la distensión estomacal. Por ejemplo, la vitamina B6 (piridoxina) puede ayudar a reducir la inflamación en el vientre y promover una buena digestión. Si bien esta vitamina puede ser difícil de encontrar por sí sola en las tiendas de salud, todos los suplementos del complejo B la contienen y están ampliamente disponibles en tiendas y farmacias.

  • Otros suplementos herbales. Existe evidencia de que ciertos suplementos herbales pueden minimizar la sensación de plenitud estomacal y el exceso de gases. Por ejemplo, el jengibre actúa reduciendo la inflamación; la menta y la albahaca proporcionan un alivio inmediato contra los síntomas de dolor estomacal y gases, y se afirma que el aceite de clavo de olor antes de las comidas puede disminuir la distensión estomacal posterior.

En muchos casos, una combinación de ajustes de estilo de vida y medicina alternativa constituye la forma más efectiva de aliviar la distensión abdominal. Sin embargo, para aquellas mujeres con síntomas severos puede ser necesario considerar opciones farmacológicas.

3

Opciones farmacológicas

Las intervenciones en este tercer nivel implican mayor riesgo y, a menudo, costos más altos. No todos los tratamientos son adecuados para las mujeres en cada etapa de la vida, por lo que se recomienda consultar con un médico antes de optar por cualquier alternativa farmacológica de tratamiento para la distensión estomacal.

Existen dos tipos principales de medicamentos que pueden prescribirse para tratar los síntomas de inflamación estomacal: reguladores de hormonas y reguladores digestivos.

  • Terapia de reemplazo hormonal (TRH). La TRH es una forma rápida de combatir la hinchazón en el vientre como un síntoma de la menopausia; sin embargo, puede conllevar efectos secundarios graves, y está relacionado con un incremento en el riesgo de ciertos tipos de cáncer, coágulos sanguíneos y enfermedades cardiovasculares. Este tratamiento está reservado principalmente para mujeres que experimentan un profundo desequilibrio hormonal relacionado con la menopausia.

  • Anticonceptivos orales. Cuando la hinchazón abdominal está relacionada con el síndrome premenstrual, es posible controlarla mediante el uso de anticonceptivos orales, que pueden reducir la gravedad de los síntomas de inflamación estomacal al estabilizar los niveles hormonales durante el ciclo menstrual. Sin embargo, esta opción no es adecuada para mujeres embarazadas o amamantando.

  • Medicación reguladora de la digestión. La mayoría de los medicamentos de venta libre en esta categoría están dirigidos a aliviar los síntomas en lugar de tratar las posibles causas subyacentes, e incluyen: medicamentos inhibidores de bomba de protones (IBP), que reducen los niveles de acidez en el cuerpo (omeprazol, lansoprazol y esomeprazol, disponibles bajo diversos nombres comerciales); bloqueadores H2, que reducen directamente la producción de ácidos estomacales (principalmente ranitidina y famotidina, con diferentes nombres comerciales); y antiácidos, que neutralizan los efectos de la acidez estomacal, regulando el pH gástrico; generalmente contienen sales de magnesio, de aluminio y de calcio, y pueden adquirirse como polvo, pastillas masticables, cápsulas y en forma líquida, bajo una variedad de nombres comerciales .

  • Medicamentos para los gases. Estos medicamentos también son de venta libre y se diferencian por su compuesto activo: alfa-galactosidasa (Beano, Gas-Zyme 3x), es una enzima que el cuerpo no produce y mejora la digestion, al descomponer los azúcares que producen exceso de gases; simeticona (Gas-X, Mylanta Gas), que aliviar la distensión estomacal al facilitar el paso de los gases a través del tracto digestivo; y lactasa, que es una enzima necesaria para la digestión de la leche y otros derivados lácteos. La lactasa (en gotas o tabletas) previene la formación de gases en personas que experimentan distensión estomacal y exceso de gases debido a su intolerancia a la lactosa.

Estos tres enfoques de tratamiento para la distensión estomacal no son mutuamente excluyentes. Una mujer puede usar diferentes opciones en diferentes momentos, o combinarlas dependiendo de la duración y severidad de sus síntomas. Sin embargo, cada vez más mujeres encuentran que se puede lidiar con la distensión abdominal mediante una combinación de cambios de estilo de vida y tratamientos alternativos.

Tratamientos para la distensión estomacal o gases