Cambios en el olor corporal

Por el Equipo Editorial de SheCares | Actualizado: 17 mayo, 2019

Los cambios en el olor corporal pueden ser mortificantes para todas las mujeres que los experimentan. Si bien la sudoración es un mecanismo necesario para enfriar el cuerpo, algunas mujeres pueden experimentar sudoración excesiva o mal olor corporal del que no pueden deshacerse de la forma habitual. La causa más común de este trastorno es el desequilibrio hormonal, y puede presentarse en diferentes momentos de la vida de una mujer.

La buena noticia es que el mal olor corporal se puede controlar en todas las etapas reproductivas a lo largo de la vida. Continúe leyendo para conocer todo sobre los cambios en el olor corporal, desde sus causas y factores desencadenantes hasta sus signos y síntomas, al igual que las diferentes opciones de tratamiento.

Cambios en el olor corporal

Acerca de los cambios en el olor corporal

Datos clave sobre el olor corporal

  • El olor corporal es exclusivo de cada individuo y se ve afectado por la alimentación, los hábitos y los factores ambientales.
  • Según un estudio, el olor corporal de las mujeres huele a cebollas, mientras el de los hombres huele más a queso.
  • Las mujeres son más sensibles al olor corporal que los hombres.

El término "olor corporal" se refiere al olor fétido que puede emanar del cuerpo cuando una persona suda. La sudoración es una función corporal esencial, cuyo objetivo es regular la temperatura corporal, y es liberada por las glándulas apocrinas y ecrinas. Mientras que el sudor secretado por las glándulas ecrinas no tiene olor y sirve para enfriar el cuerpo, las glándulas apocrinas liberan una secreción más grasosa, a través de folículos pilosos en áreas como las axilas, la ingle y el cuero cabelludo. El mal olor se produce cuando las bacterias comienzan a descomponer el sudor apocrino; por lo tanto, un olor corporal fuerte tiene su origen en una producción inusualmente alta de sudor apocrino.

La producción de sudor apocrino en las mujeres es más pronunciada cuando ocurren fluctuaciones hormonales. Aunque esto sucede regularmente durante el ciclo menstrual, muchas mujeres sufren de cambios hormonales acentuados, conocidos como síndrome premenstrual (PMS). En este caso, así como durante etapas significativas de la vida reproductiva, como la pubertad, el embarazo, el posparto (incluida la lactancia) y la menopausia, es más probable que ocurra un cambio en el olor corporal.

El olor corporal producido por el sudor puede ser un gran indicador de la salud general. Cuando una mujer está sana y su cuerpo se encuentra en armonía, puede esperar experimentar un olor corporal normal. Sin embargo, la aparición de un olor corporal fuerte puede estar relacionado con un desequilibrio en el cuerpo, el cual puede ser hormonal, relacionado con la dieta o con alguna enfermedad.

Identificando el olor corporal

Si bien cada mujer puede experimentar de manera diferente el olor corporal, este trastorno se clasifica, principalmente, de acuerdo a su intensidad y el tipo de mal olor que se produce.

Continúe leyendo para conocer todas las causas del mal olor corporal, tanto hormonales como de otro tipo, a fin de obtener una mejor comprensión de esta condición.

Acerca de los cambios en el olor corporal

Causas

Para poder tratar el olor corporal es esencial conocer las causas que lo producen. Aunque podrían existir muchos factores contribuyentes, en las mujeres los cambios hormonales se encuentran entre las principales causas del mal olor, y deben considerarse antes que otros factores y afecciones médicas.

Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas del mal olor corporal.

Causas hormonales de olor corporal

Las hormonas son mensajeros químicos que controlan todos los procesos en el cuerpo; pero cuando ocurren fluctuaciones en los niveles de estrógeno y progesterona, las células y los órganos no reciben las señales correctas para poder funcionar adecuadamente, lo que puede llevar a trastornos hormonales. Se ha descubierto que las alteraciones en los niveles hormonales, especialmente de estrógeno, afectan la sensibilidad al calor en el cuerpo de las mujeres, causando frecuentes episodios de sofocos y sudoración excesiva.

La deficiencia de estrógeno durante el ciclo menstrual y otras etapas de desequilibrio hormonal significativo en la vida de la mujer (pubertad, embarazo, posparto y menopausia) hace que el cuerpo se sobrecaliente y produzca sudoración excesiva, aumentando las posibilidades de que el olor corporal se intensifique.

También existen otras causas endocrinas y factores ambientales que pueden explicar un repentino cambio en el olor corporal, dependiendo de la etapa de la vida reproductiva de la mujer en la que aparece este trastorno.

Causas hormonales a lo largo de la vida de una mujer

  • La pubertad es la etapa en la que el cuerpo de una niña comienza a producir hormonas reproductivas; éstos y otros factores, como la aparición de vello corporal y el estrés, contribuyen a intensificar el olor corporal durante la adolescencia.
  • El embarazo conduce a cambios extremos en la producción de hormonas reproductivas. Estas alteraciones endocrinas, junto con otros factores, como el aumento en la temperatura del cuerpo, pueden provocar un olor corporal fuerte.
  • El posparto y la lactancia se caracterizan por profundos desequilibrios hormonales, lo que lleva a síntomas como mal olor corporal. Otros factores incluyen la sudoración excesiva, causada por los cambios corporales durante este periodo.
  • La menopausia marca un descenso significativo en la producción de hormonas reproductivas en las mujeres, indicando el fin de su capacidad para concebir. Además de las alteraciones endocrinas, otros síntomas de la menopausia también pueden sumarse a las causas del mal olor corporal en esta etapa de la vida.

Otras causas

Para las mujeres que experimentan mal olor corporal, la causa más probable es el desequilibrio hormonal. Sin embargo, existen otras condiciones de salud, menos comunes, que pueden afectar la temperatura o las glándulas corporales, lo que produce sudoración excesiva y, por lo tanto, una intensificación del olor corporal. Éstas incluyen trastornos de la tiroides, diabetes o incluso tumores.

Siga leyendo para conocer todo sobre los factores de riesgo y detonantes de los cambios en  el olor corporal.

Causas de olor corporal

Factores de riesgo y detonantes

Factores de riesgo para cambios en el olor corporal

La posibilidad de desarrollar mal olor corporal puede ser mayor para las mujeres que tienen ciertos factores de riesgo para la salud, como la diabetes o una condición llamada hiperhidrosis, que causa sudoración excesiva. Cuando estos factores de riesgo están presentes, es más probable que se intensifique el olor corporal, especialmente durante las fases de cambio hormonal a lo largo de la vida reproductiva.

Detonantes de olor corporal

Además de los factores de riesgo a largo plazo, existen desencadenantes ambientales que pueden ocasionar olor corporal fuerte en la mujer. Las comidas picantes o los cambios extremos en la temperatura corporal, por ejemplo, pueden sobreestimular el funcionamiento de las glándulas apocrinas, lo que se traduce en sudoración excesiva y mal olor.

Continúe leyendo para conocer los signos y síntomas del olor corporal y cómo un médico puede reconocer y diagnosticar esta afección.

Cambios en el olor corporal - Factores de riesgo y detonantes

Signos y síntomas

Las mujeres que sufren síntomas de desequilibrio hormonal pueden experimentar síntomas muy diferentes, que dependerán de la hormona exacta que se activó. Algunas experimentan síntomas leves de olor corporal con poca frecuencia, mientras que otras tienen síntomas graves casi a diario. Sin embargo, la mayoría de las mujeres son capaces de reconocer que su propio olor está cambiando y se sienten incómodas o avergonzadas por ello. Para otras mujeres, puede ser más difícil notarlo:

Síntomas comunes de cambios en el olor corporal

  • Aumento de la sudoración
  • Necesidad de cambiar de ropa o lavarla con más frecuencia.
  • Olor corporal fuerte o desagradable
  • Sudor con olor a vinagre, pescado, o afrutado

Diagnóstico de cambios en el olor corporal

Algunas mujeres pueden sentir que su olor corporal es tan fuerte y desagradable que requieren atención médica. Para diagnosticar e identificar estos síntomas, el médico generalmente revisa la historia clínica de la paciente y luego realiza un examen físico. En algunos casos, si es necesario, puede ordenar algunas pruebas.

Complicaciones de los cambios en el olor corporal

Es poco probable que los síntomas empeoren si no se tratan, a menos que el mal olor corporal sea causado o exacerbado por la falta de higiene personal. Sin embargo, esta condición de salud trae muchas complicaciones de orden psicológico o social; las mujeres pueden sufrir de baja autoestima, ansiedad, e incluso depresión, lo que puede afectar su vida personal, social y profesional. Muchas mujeres se hacen demasiado conscientes de su olor corporal y pueden llegar a evitar situaciones sociales o actividades físicas, lo que reduce su confianza en sí mismas.

Continúe leyendo para conocer algunas técnicas y hábitos que pueden ayudar a prevenir o controlar el mal olor corporal.

Síntomas de cambios en el olor corporal

Prevención y manejo

Prevención del olor corporal

No existe forma de impedir por completo el olor corporal, particularmente cuando su aparición es causada por desequilibrios hormonales; sin embargo, algunos ajustes en el estilo de vida, incluidos los relacionados con la dieta, el ejercicio y los hábitos, pueden disminuir las posibilidades de experimentar mal olor corporal o reducir su intensidad. Para una mayor efectividad, estas medidas pueden complementarse con el uso de suplementos para estimular el sistema endocrino y promover el balance hormonal.

Siga leyendo para descubrir cómo evitar el mal olor corporal, o al menos manejar sus síntomas de manera que éstos no interfieran con sus actividades diarias. 

Manejo del olor corporal

Afortunadamente, las mujeres que experimentan olor corporal fuerte debido a razones hormonales tienen a su disposición diversas formas de manejar este problema, a fin de reducir su ocurrencia y gravedad. Hacer pequeños cambios en su estilo de vida, así como evitar circunstancias desencadenantes, puede hacer una gran diferencia.

Los siguientes son consejos generales que todas las mujeres pueden seguir, a cualquier edad. La mejor técnica de manejo dependerá de la frecuencia e intensidad de los síntomas de olor corporal que experimente cada mujer.

Consejos alternativos para el manejo del olor corporal

Posibles opciones de manejo incluyen tratamientos alternativos, como la acupuntura o la biorretroalimentación. Aunque estos tratamientos no abordan el desequilibrio hormonal, que suele ser la causa principal del olor corporal, pueden ser efectivos para reducir la sudoración excesiva y el mal olor a corto o mediano plazo.

Afortunadamente, hay varias opciones de tratamiento disponibles para las mujeres que padecen de este problema. Siga leyendo para obtener más información sobre el tratamiento del olor corporal.

Cambios en el olor corporal - Prevención y manejo

Tratamientos

Muchas mujeres, en algún momento de su vida reproductiva, experimentan problemas con el olor corporal. Afortunadamente, debido a que el olor corporal también es una consecuencia de las fluctuaciones en los niveles de hormonas como el estrógeno, la testosterona y la progesterona, es posible encontrar un tratamiento eficaz.

Tres enfoques para tratar el olor corporal

Se pueden considerar tres niveles de tratamiento para sudoración excesiva y mal olor. Estos se clasifican en: (1) Cambios en el estilo de vida, (2) Medicina alternativa y (3) Opciones farmacológicas y quirúrgicas.

Se recomienda comenzar por la opción menos riesgosa, los cambios en el estilo de vida, y pasar a la siguiente etapa del tratamiento solo si es necesario. Para la mayoría de las mujeres, el síndrome de mal olor corporal puede tratarse a través de cambios de bajo riesgo en el estilo de vida y suplementos; sin embargo, las opciones farmacéuticas y quirúrgicas están disponibles en casos extremos, aunque se recomienda que una mujer evalúe los riesgos asociados antes de comprometerse con dicho tratamiento.

1

Cambios en el estilo de vida

Este nivel primario de tratamiento es el enfoque menos riesgoso, aunque requiere de autodisciplina. A menudo, los cambios simples en el estilo de vida pueden generar enormes beneficios en la lucha contra el olor corporal y lograr un mayor nivel general de salud. Fundamentalmente, una dieta mejorada, ejercicio regular y hábitos saludables pueden hacer un gran servicio a la mujer.

2

Medicina alternativa

Al igual que los multivitamínicos, la medicina alternativa y los suplementos herbales implican poco o ningún riesgo y pueden ser una forma extremadamente efectiva de tratar el olor corporal. En el caso de los suplementos herbales, existen dos tipos principales: los fitoestrogénicos y los reguladores de hormonas.

Suplementos herbales fitoestrogénicos

Hierbas como el cohosh negro, la soya o el sauzgatillo contienen componentes estrogénicos de origen vegetal que suplementan la baja producción de estrógeno natural en el cuerpo de la mujer,  lo que ayuda a reducir la sudoración excesivay el mal olor corporal.

Los suplementos fitoestrogénicos songeneralmente efectivos en mujeres que están atravesando la menopausia, las cuales suelen tener bajos niveles de estrógeno, pero no son necesariamente eficaces para las mujeres en otras etapas de la vida, como la pubertad, el embarazo y la lactancia. Asimismo, no se recomiendan en mujeres que padecen de ciertas condiciones médicas.

Suplementos herbales reguladores de hormonas

Estos suplementos,incluyendo Macafem, estimulan de manera natural el sistema endocrino, haciendo que todas las glándulas  produzcan hormonas de manera más eficiente. Esto resulta en un equilibrio de los niveles de estrógeno y otras hormonas importantes, como la progesterona.

Los suplementos reguladores de hormonas pueden considerarse la forma más segura y natural de tratar el desequilibrio hormonal, que es la causa subyacente en la mayoría de casos de olor corporal, y pueden tomarse en cualquiera de las etapas de la vida reproductiva de una mujer, ya que promueven la producción natural de hormonas del cuerpo.

Otros suplementos que pueden disipar el olor corporal, o al menos reducir su gravedad, incluyen suplementos nutricionales (vitaminas y minerales)  y otros suplementos de hierbas.

Para la mayoría de las mujeres, los cambios en el estilo de vida, especialmente en lo que respecta a la dieta y la higiene personal, combinados con suplementos herbales, a menudo mejoran la salud general en la medida en que el síndrome de mal olor corporal deja de ser un problema. Sin embargo, a veces el olor corporal fuerte se convierte en un problema crónico, causado por una enfermedad subyacente o un trastorno hormonal de mayor gravedad. En estos casos, las mujeres pueden decidirse por una opción de tratamiento más drástica.

3

Opciones farmacológicas y quirúrgicas

Las intervenciones para tratar el olor corporal y la sudoración excesiva en este tercer nivel implican los mayores riesgos y efectos secundarios, así como un costo más elevado. Es indispensable consultar con un médico especialista antes de comenzar cualquier tratamiento farmacológico para el mal olor corporal, especialmente porque no todos los tratamientos son adecuados para las mujeres en cada etapa de la vida. Los tratamientos para el olor corporal pueden incluir terapia de reemplazo hormonal (TRH) y opciones quirúrgicas.

Estos tres enfoques para el tratamiento del síndrome de mal olor corporal no son mutuamente excluyentes. Dependiendo de la etapa reproductiva que esté atravesando y de la gravedad de sus síntomas, una mujer puede usar cualquiera de estos enfoques, o una combinación de tratamientos para combatir la sudoración excesiva y el olor corporal. Sin embargo, para la mayoría de mujeres cuyo olor corporal fuerte se relaciona con un desequilibrio hormonal, es posible controlar y tratar los síntomas con una combinación de cambios en el estilo de vida y medicina alternativa.

Tratamientos para el olor corporal